Raúl Barboza hizo viajar en el tren del Chamamé a los misioneros

La sensibilidad de Raúl Barboza hizo mágica la noche del miércoles en Posadas. Un show intimista, donde el acordeonista hechizó a la plaza con sus sonidos litoraleños, apoyado por una formación de guitarra, contrabajo y una sutil percusión.

Un espectáculo con todas las letras, el maestro Raúl Barboza está de gira presentando su disco número 70 “Barboza cuarteto” donde está muy bien acompañado por los músicos Nardo González en guitarra, el posadeño Cacho Bernal en percusión y Roy Valenzuela en contrabajo.

La fría lluvia que caía al anochecer posadeño no frenó a los fanáticos del Chamamé, incluso y como debe ser hubo muchos correntinos que se acercaron a la capital misionera desde sus pagos para disfrutar de un encuentro con este mito viviente de la música del litoral.

Las puertas del auditórium se abrieron a las 21,15 horas y lentamente se fueron acomodando en las butacas. En la puerta una mesa con los discos del maestro era la parada obligada para acceder al último disco o algunos de los anteriores. Pasadas las 21,40 los músicos entraron al escenario, por último lo hizo Barboza, que primero le dedicó unos minutos a saludar al público, que lo recibió con aplausos.

Quizás el maestro aún tenga pocas palabras para expresar sus sentimientos, pero se vale de su acordeón para hacernos llegar esas emociones hechas canción que tienen la calidad de tocar el alma de quien la escucha. Entre canción y canción Barboza con la calma que lo caracteriza aprovechó para contar historias y anécdotas.

Es que su memoria de casi 80 años de girar por el mundo está cargada de recuerdos, amigos, charlas y viajes. Recordó su primera actuación en Posadas, saludando a Nora Urdinola que estaba en primera fila y comenzó a mencionar a varios de los que lo acompañaron en esa noche, al fallarle la memoria dijo como al pasar “es que don Alzheimer me anda persiguiendo, pero gracias a ustedes lo vamos a dejar atrás”.

“La primera vez que vine a Posadas descubrí sus chivatos, el calor, pero el calor de su gente” dijo el artista al recordar su primera visita en 1960 y mencionó a algunas de las personas que luego el tempo las hizo amigas como el Negro Torres, Marito Zanguina, Nora Urdinola, entre otros.

Saludo a su compadre el cacique Martínez de la comunidad de Fracrán y a su ahijado.

El artista dijo que “mostramos la música que hemos recolectado por el planeta, en tantos viajes y recorridas”. Destacó que el encuentro es grato gracias a que lo acompañan personas muy lindas como el posadeño Cacho Bernal, el guitarrista Nardo González y Roy Valenzuela en contrabajo, les agradeció por su música y calidad de personas.

Dijo “en la ruta compartimos el vino, las comidas, las rutas, los pensamientos” y de esas experiencias surgen las canciones que van creando. Recordó que como un legado y como bandera lleva la frase de Friedrich Nietzsche “si la música no hubiese existido la vida hubiese sido un error”.

“Si uno es músico hay que hacerle honor a ese favor que le concedió Dios” dijo el acordeonista, quien agradeció al publico por permitirle volver a la tierra colorada.

A los presentes les dedicó las canciones “Duende de la siesta”, “Pindovy” y “Cherogapé”. Cada canción tenía una magia hipnótica, capaz de trasladar al que lo escuchaba a los recuerdos de las casas de campo, los montes y las siestas. Luego de cada canción el público explotaba en aplausos, como queriendo que las canciones fueran eternas.

Luego el músico se tomo un tiempo para saludar a los músicos de la academia Grillitos Sinfónicos, y pidió que se valore su trabajo y se los incentive. Llamó a las autoridades a respetar el trabajo de los músicos y pidió que se profesionalice la profesión, permitiéndoles a los artistas desarrollarse y poder mostrar nuestra cultura, habló de la necesidad de una obra social y seguridad laboral para que los jóvenes puedan expresarse.

Sobre los Grillos destacó que “son muy buenos artistas, por eso vamos a ver si podemos tocar juntos el año que viene”. Adelantando lo que podría ser otra visita del maestro a la tierra colorada.

El show siguió con un homenaje a Nazareno uno de los creadores de acordeones más importantes del país. Luego vino La Calandria de Isaco con recuerdos sobre este artista y la primera vez que tocó esa canción en Alemania.

Luego para el cierre vino el famoso “Tren expreso”, que terminó con el público de pie aplaudiendo. Ante el pedido del público Raúl Barboza les regalo dos canciones más.

“Barboza Cuarteto” es el disco número 70 en la carrera del prestigioso músico argentino de descendencia guaraní, radicado en París desde hace más de 28 años.

En este nuevo disco, el intérprete de los sonidos del litoral está acompañado por los músicos Nardo González en guitarra, Cacho Bernal en percusión y Roy Valenzuela en contrabajo. El material fue grabado en El estudio del los Magma durante los veranos de 2015 y 2016, editado por el sello independiente Alternativa Musical Argentina.

Luego del show, el maestro se acercó a la entrada del auditórium donde saludo a los amigos y fans y firmó autógrafos además de sacarse una infinidad de fotos con ellos.

 

misionesonline.net

Sponsors – Direccion General de Rentas de la Provincia de Misiones

Sea el primero en comentar

Haga un comentario