15 años con Carlitos

El 21 de octubre de 2001, Carlos Tevez debutaba en Primera. Ese día se puso la camiseta de Boca, que hoy lleva pintada en su piel.

Bajó en el Estadio Olímpico de Córdoba escuchando música de su discman. Fue de los primeros en ingresar a la cancha para ver cómo estaba el campo de juego y, minutos más tarde, en empezar a hacer el calentamiento. Cuando le tocó salir junto a sus compañeros, en cambio, se tomó un tiempo más y prácticamente cerró la fila. Sabía que estaba a segundos de cumplir un sueño. Lo que no se imaginaba es que ese día se empezaban a escribir algunas de las páginas más importantes de la historia de Boca.

 
Hoy se cumplen 15 años del debut de Carlos Tevez en Primera de la mano de Carlos Bianchi

Hoy se cumplen 15 años del debut de Carlos Tevez en Primera de la mano de Carlos Bianchi. El resultado de aquel partido con Talleres es anecdótico (derrota 1-0), el hecho no: el futbolista criado en Fuerte Apache entra en la galería principal de los ídolos modernos del club. Por sus cuatro títulos en su primer ciclo. Por elevar a otro nivel el sentido de pertenencia. Por representar como pocos o ninguno la idiosincrasia del club.

Un joven soñaba con su debut a comienzos de octubre del 2001.
Se fue tras salir campeón de la Sudamericana en 2004, pero “devorado por el Mundo Boca”. Durante su exilio nunca se desligó del lugar que lo vio nacer -con el festejo de la gallinita como marca registrada. Sumó vueltas olímpicas en Brasil, Inglaterra e Italia, pero pensó y ejecutó el regreso desde su plenitud futbolística. Miraba desde su casa de Turín el último encuentro clásico por Copa Libertadores y entendió que no aguantaba más vivirlo sin estar dentro de la cancha. Llevar a Juventus a la final de la Champions League en el momento en el que estaba entre los diez mejores jugadores del planeta fue su última obra en Europa. Su cabeza -y su corazón- ya estaba de vuelta.

50.000 personas llenaron la Bombonera sólo para verlo saludar. “Volvió todo a la normalidad”, dijo tras ganarle 1-0 a River en Núñez el primer Súper en su regreso (y se mantiene invicto en su segundo ciclo). Con Arruabarrena como entrenador ganó los dos primeros títulos que disputó en su vuelta (torneo local y Copa Argentina) siendo goleador y figura. Pero, se sabe, la Libertadores es la copa que lo obsesiona.

El jugador-hincha sufrió su costado negativo tras la eliminación con Independiente del Valle: anímicamente le costó tanto recuperarse del dolor tras la derrota y su bajo nivel que se pidió una licencia para analizar su retiro. Recibió ofertas para jugar en Chelsea o aumentar la cuenta bancaria en el fútbol Chino. Sabía que era Boca o nada.

Tras la salida de Cata Díaz y Orion se consolidó como el único líder del vestuario (con Gago como principal escolta). Marca el rumbo dentro y fuera de la cancha: hace horas nada más marcó el territorio de los cuidados que deben tener los jugadores cuando visten la azul y amarilla. Habla desde la experiencia: lo sufrió y no pudo sobrellevarlo en sus primeros años en la institución.

Es prácticamente un guiño del destino: Guillermo Barros Schelotto lo piensa de 9 para el partido del domingo frente a Atlético Tucumán. La misma posición en la que lo ubicó Bianchi cuando se asomaba entre los grandes y quería jugar de 10…

“Sueño con jugar en Primera”, le contaba a Olé desde su habitación decorada con banderas de Boca cuando todavía no tenía en los planes el debut. “Y en poder compartir la cancha con Riquelme, que me pueda meter una bocha. Quiero estar más armado, aunque me parece que en Primera es más fácil que en Reserva. Hay más espacios y no te pegan tanto”, pensaba. A él mucho no le costó, ¿no?

YO DIGO – JULIAN MAIDANA, LO MARCO EN SU DEBUT

Siempre difícil para marcarlo: Nosotros en ese año también jugábamos la Libertadores. Y como teníamos un plantel corto, Zanabria (DT) nos llevaba a tres o cuatro que éramos titulares y nos ponía en el banco. En ese partido me tocó entrar y afortunadamente hacer el gol. Aquella fue una gran jugada de Albornoz por derecha, que terminé cabeceando directo a la red. Era el Boca de Bianchi, se venían con todo. Fue una gran satisfacción ganarle a ese equipo, no nos tocó perder con Boca durante ese año. Y siempre es un sabor especial ganarle a equipos así.

En ese momento Tevez no llamó mucho la atención, justo fue su debut. Se lo tomó como algo espontaneo y pasó inadvertido. Arrancó jugando de volante; después se fue transformando en el gran jugador que es hoy en día: completo y muy inteligente para jugar. Fue muy duro marcarlo, por cómo aguanta la pelota, o cuando juega de espalda, No tiene un gran físico pero se destaca en la fuerza y potencia. Más adelante jugamos en contra en Brasil, cuando estaba en Gremio y él en el Corinthians, me tocó volver a marcarlo. Sin dudas es un jugador muy explosivo.

YO DIGO – FRED GOMES, GLOBOESPORTE

Carlitos le gano a la rivalidad: En Brasil a Tevez lo quieren todos. Los hinchas de Corinthians en particular. Pero también de otros equipos. La mayoría quedó encantada con su fútbol, aunque también con su entrega y su lucha. Porque el Timao, así como pasa en Flamengo, son equipos a cuyos hinchas les gusta mucho que sus jugadores den batalla, corran, ayuden en defensa o dejen la sangre en la cancha.

Por eso Tevez no sólo conquistó a los corinthianos por su talento, sino también por su empuje. Y de alguna manera, venció la rivalidad futbolística que hay entre ambos países. Ojo, yo creo que esa rivalidad es más a nivel selección. Porque los brasileños valoramos a los jugadores argentinos. Sobre todo, la gran cantidad de enganches que producen. Pero Carlitos, naturalmente, se impuso a todo. Mascherano, por ejemplo, no lo logró: quedó marcado por cometer muchas faltas y recibir muchas tarjetas.

A Tevez siempre lo esperan con los brazos abiertos en Brasil. De hecho, cuando Paolo Guerrero sonó para Boca, muchos hinchas del Flamengo pedían un trueque: que vaya él y que llegue Tevez. Lo quieren todos.

YO DIGO – MARCELA MORA Y ARAUJO, TRABAJO PARA BBC Y THE GUARDIAN

Conquistó corazones: Tevez logró en Inglaterra lo mismo que en Brasil y en Italia: conquistó corazones. La particularidad es que en el fútbol inglés y en el brasileño, lo hizo en territorios hostiles. Y eso es muy notable.

Su etapa en Inglaterra la dividiría en tres. Primero, su estadía en el West Ham, fue la lucha por la supervivencia. Y ahí también ganó. Empezó con un montón de problemas por cómo se hizo su pase (pertenecía a dueños privados y eso en ese fútbol no se aceptaba), el DT no los comprendía y tanto a él como a Macherano les costó mucho la adaptación. Pero terminó siendo el héroe de la salvación del descenso. Luego, su paso por el Manchester United fue el momento top. Llegar a los más alto y conquistar los títulos más importantes de Europa. Ahí mostró su mejor versión. Y por último, en el City fue la etapa donde combinó los logros con nuevos conflictos, con el que tuvo con el técnico Mancini.

Más allá de eso, Carlitos siempre logró una gran conexión con la gente, con la tribuna. Y los ingleses, en los comentarios de los blogs, siempre le valoraron su entrega y su hambre. Ese hambre que muestra desde chico y que llevó por todo el mundo.

YO DIGO – CARLOS LANDONI, PERIODISTA DE MEDIASET

Crack de cracks: Cuando Tevez llegó a Juventus le ofrecieron usar la camiseta 10, la que nadie quería utilizar por el peso que tenía. La habían usado históricos como Sívori, Platini, Baggio y Del Piero, quien la tuvo como 20 años. Y él respondió con una simpleza que llamó la atención: “Para mí no es un problema llevar la 10. Yo la tenía en Boca y ahí la usó Maradona”. Se la puso y fue como si fuera suya.

En la Juve, los tifosis lo quieren muchísimo. Ellos siempre decían: si juega Tevez, ya empezamos 1 a 0. Para la Juventus fue muy importante no sólo por su talento, sino por lo que transmitió. A pesar de que venía ganando títulos, el equipo necesitaba un jugador como él: por su carácter, porque no le tenía miedo a nada ni a nadie y por lo que entregaba en cada partido. Era lo que aquí en Italia se llama un trascinatore, un jugador que entusiasmaba.

Recuerdo que un partido ante el Milan: Tevez metió un gol y Conte, su DT de la Juve, lo sacó y al salir le dio un gran abrazo y le dijo: “Tu eres un león, tu eres el león de este equipo”. Creo que eso muestra lo que fue Carlitos para ese plantel.

Incluso, también se ganó a los tifosis con esos festejos en los que levantaba su camiseta y tenía escrito el nombre de barrios humildes de Argentina. Eso generó impacto y mostró su carisma y humildad, algo que también se le valoró.

 

www.ole.com.ar

Sponsors – Direccion General de Rentas de la Provincia de Misiones

Sea el primero en comentar

Haga un comentario