El drama de los argentinos varados en Venezuela: “Nos sentimos secuestrados”

Lo cuenta uno de los turistas que quedaron en Caracas desde el viernes por los problemas económicas de la aerolínea Conviasa.

Viajan, no viajan, viajan, no viajan. Así pasan las horas los argentinos que quedaron varados en Venezuela, luego de que la compañía aérea Conviasa dejara de operar el viernes por problemas económicos. Cansados de las idas y vueltas, muchos de los afectados decidieron hoy ir al aeropuerto de Caracas a pedir una respuesta definitiva a su reclamo.

“Hoy a las 9 supuestamente nos iban a llamar para volar, pero con mi esposa y un grupo de venezolanos vinimos a hacer un ‘piquete pacífico’ en el aeropuerto”, cuenta Jorge Domínguez, un vecino de Hurlingham que debía volver el domingo luego de pasar sus vacaciones en Isla Margarita. Al menos 50 argentinos están imposibilitados de volver al país por este conflicto. Muchos fueron con sus valijas esta mañana y se pararon frente a los mostradores de la empresa.

“Del hotel no me permitieron usar el transfer porque Conviasa se los prohibió. Vinimos en taxi con lo último que nos queda de plata, yo no tengo tarjeta… estamos en el horno”, contó Jorge desesperado a Clarín. El enojo de los pasajeros se da no sólo por la demora en el regreso, sino también porque desde el viernes vienen recibiendo promesas de la empresa que luego no se cumplen. Primero les dijeron que iban a volar el sábado, luego el lunes, ayer les dijeron que iban a abordar hoy a las 14. Pero aún siguen varados.

“Recién ayer pudimos hablar con el consulado, nos dijeron que no sabían nada. Los tuvimos que llamar nosotros. Y del hotel nos amenazaron que si nos íbamos, perdíamos el alojamiento y el derecho al pasaje. Nos sentimos secuestrados”, contó a Clarín el turista varado.

Otro argentino afectado, Daniel Vivas, contó ayer a Clarín el clima hostil que se vive en Caracas. “La situación de violencia acá es muy importante. Desde la habitación escuchamos tiros y bombas. Quedamos en el medio de este lío y lo único que queremos es volvernos”, contó.

Los problemas con Conviasa comenzaron el viernes. La firma no está cumpliendo con su cronograma de vuelos ya que, por deudas pendientes, le suspendieron la póliza de seguro de tres aviones (cada uno de ellos tenía una capacidad para 108 pasajeros). A eso se suma el retiro, también por problemas económicos y por temor a la escalada en violencia que se está registrando en Venezuela, del avión 747, que le alquilaba la empresa española Wamos y tenía capacidad para 500 pasajeros. Estos inconvenientes derivaron en la cancelación y demora de varios tramos, entre ellos, los que tienen a Argentina como destino.

La desconfianza entre los varados creció al conocerse la noticia de que un avión que debía salir anoche quedó detenido en el aeropuerto de Caracas. “Los pasajeros no salieron de las puertas de embarque”, contó el argentino, que es hipertenso y tiene problemas para conseguir la medicación que debe tomar. Las últimas pastillas que le quedaban las regaló el viernes, al taxista que lo llevó al aeropuerto, sin saber la pesadilla que estaba por comenzar. Además, cuenta, la demora en el regreso le genera otros inconvenientes de salud. “Estoy preocupado por el turno que pierdo para hacer una intervención en el Ramos Mejía, hace seis meses que lo espero y ahora no tengo forma de avisarles”, dice a través del Whatsapp de su teléfono, usando el wifi del aeropuerto, la única forma de comunicación que le queda ya que no tiene más crédito.

Según contaron a Clarín algunos de los afectados, desde la empresa les dicen que otro problema para poder volar es que Brasil y Bolivia les cerraron el espacio aéreo y los aviones disponibles no pueden hacer vuelos directos. Hoy recibieron una nueva promesa de que en las próximas horas podrían volar. Pero hasta que el avión no despegue, no se hacen ilusiones.

www.clarin.com

Sponsors – Direccion General de Rentas de la Provincia de Misiones

Sea el primero en comentar

Haga un comentario