Submarino ARA San Juan: los sumergibles rusos llegan esta tarde a la zona de búsqueda

Lo confirmaron fuentes de la Armada a Clarín. Vienen en el barco Yantar y pueden bajar hasta los 6.200 metros.

El barco Yantar de Rusia se convirtió en las últimas horas en la gran esperanza dentro del operativo de búsqueda del submarino ARA San Juan. Esta nave trae los dos sumergibles capaces de bajar hasta los 6.270 metros de profundidad y tomar imágenes que permitan verificar los indicios detectados en la zona de búsqueda, un área de 4 mil kilómetros cuadrados en pleno Atlántico Sur. El epicentro es el punto en el que se detectó una explosión el 15 de noviembre, tres horas después del último contacto con la tripulación.

Fuentes de la Armada confirmaron a Clarín que el barco estará llegando durante la tarde y según trascendió, se dirigirá directamente a la zona del operativo.

El barco llega cuando se cumplen 20 días del último contacto con el submarino, y cuando ya se descartaron 3 de las 6 señales halladas en el área de operaciones. Las otras tres siguen siendo investigadas -por otro equipo ruso, el Pantera Plus-, pero aún no dieron resultados positivos.

En la zona hay un clima hostil, con fuertes vientos y olas que dificultan el operativo. En este escenario el Yantar sería clave ya que, según explicó ayer la Armada, tiene un sistema de procesamiento dinámico que facilita, a pesar de la mala meteorología, puede poder mantener la vertical”.

El Yantar fue diseñado en San Petersburgo para la investigación en aguas profundas. Tiene el último y más innovador equipopara estudios acústicos, biológicos, físicos y geofísicos, está equipado con dos vehículos submarinos autónomos de aguas profundas que le permiten examinar áreas submarinas de hasta 6.000 metros de profundidad y están capacitados para poder realizar tareas de rescate.

Los vehículos se llaman Konsul y Rus: pueden acomodar una tripulación de dos personas y gracias a sus cascos de presión de titanio, las naves pequeñas alcanzaron en las últimas pruebas los 6.270 metros de profundidad, para ser exactos.

“El Yantar está equipado con un exclusivo complejo de investigación científica a bordo que le permite recopilar datos sobre el ambiente oceánico, tanto en movimiento como en espera. No hay complejos similares en ninguna parte “, decía el jefe del departamento de investigación de aguas profundas del Ministerio de Defensa ruso, Alexei Burilichev, cuando la nave fue presentada al mundo en mayo del 2015.

El gigante ruso mide 108 metros de longitud y tiene un sistema de propulsión que incluye dos hélices en la proa, avanza a 15 nudos (unos 27 kilómetros por hora). Su llegada está prevista para el próximo martes.

La ayuda rusa había llegado luego del llamado que el presidente Mauricio Macri le hizo a su par, Vladimir Putín. Rápido, primero aterrizó en Comodoro Rivadavia el avión Antonov, uno de los más grandes del mundo, que trajo el Pantera Plus, un mini submarino que tiene una capacidad de inmersión de mil metros. El aparato viaja en el buque argentino ARA Islas Malvinas y es el que se está encargando de buscar algunas verificación visual de las señales halladas. Hasta acá, todas fueron descartadas.

Anoche, durante una entrevista en TN, el ministro de Defensa Oscar Aguad dijo que no se descarta la posibilidad de traer de regreso el submarino, aunque eso dependerá de la profundidad a la que se lo encuentre y las dificultades que represente el operativo. En tanto, la Armada y la jueza que lleva la causa admitieron ayer que existe la posibilidad de que nunca sea hallado.

 

Sponsors – Direccion General de Rentas de la Provincia de Misiones

Sea el primero en comentar

Haga un comentario