El carro polaco en Misiones

No hay sendero misionero que se precie de tal si antes por él no cruzó de lado a lado una yarará, si no lo sobrevoló en su errático derrotero una mariposa azul, y si no lo surcó de huellas un carro polaco tirado por yunta de bueyes. Del estado natural a la fase del progreso

El noble anchico cae duramente en la selva y en poco tiempo va remolcado por los pesados y laboriosos trancos de animales, en su nuevo destino. Valerio Wionczak fabricó varios carros polacos. Este vecino posadeño oriundo de Colonia Alberdi entregó puntualmente el encargo de Antonio Chabán, de Graciliano González y Casimiro Pietrioski. Ejes y cubos, estribos, varales y frenos. Asiento, bastidores, balancines, piso y lanza fueron concienzudamente diseñados a la medida del uso. Las ruedas traseras, mayores, y las delanteras, menores, se fabricaban a mano, serruchando con doble sierra y taladro. La llanta al rojo vivo se adaptaba a martillazos y entonces, rueda y llanta, se volvían ágil acople por las caminos. Y ahora, como ayer, vuelven los carros que solo ven los viejos polacos con los ojos del corazón. En tiempos pasados viajaban al sol o bajo la lona en días de lluvia que nunca supo detenerlos. A veces cargaba los productos de la chacra y otras veces de visita a otro pueblo marchaba en ellos la familia completa. El yugo de los bueyes los une en raro abrazo con el camino y forman con el carro un conjunto escultórico que casi no muta con el movimiento. Oberá convoca cada año al inmigrante en una especie de nuevo ritual. Aquellos con sus costumbres, éstos con las suyas. Cánticos y comidas no los separan. Vestimenta y arte tampoco. Nada es distintivo bajo la misma sonrisa, una estirpe de voluntades y desarraigos ha construido la historia de Misiones, que siempre celebró Mandové, el artista capaz de inscribir en los cielos sub tropicales, sobre las sierras , una nueva constelación: el carro polaco.

(fuente el teritorio)

Sponsors – Direccion General de Rentas de la Provincia de Misiones

Sea el primero en comentar

Haga un comentario