Antiespasmódicos vs. analgésicos: qué tomar cuando nos duele la panza

Aprender a distinguir cuál es su diferencia y su acción terapéutica es clave para saber qué conviene tomar ante el dolor de panza, los retorcijones y el espasmo abdominal

l balance de fin de año es una acción inherente a todos nosotros. Repasar las metas que nos fijamos y que pudimos o no cumplir, hacer cierres laborales o planear qué hacer con los chicos durante el verano, entre otros temas de la agenda, se convierten en definitiva en una serie de situaciones estresantes.
Tal tensión nerviosa suele manifestarse con síntomas físicos y el más común de ellos es el dolor de panza. Si lo colocamos bajo la lupa además del estrés, existen otros desencadenantes de este dolor abdominal.

Si bien algunos han optado por llevar una dieta saludable y balanceada, el hecho de comer en 3 minutos esa crocante ensalada de verdes (sana e inofensiva) pensando en aquellos pendientes o trabajando en la computadora, puede también generar un dolor estomacal. Por el otro lado, alimentarse mal y en gran cantidad provoca también malestar. Las reuniones sociales y laborales propias de esta época, son el contexto ideal para que el dolor se presente.

El dolor de panza se manifiesta con distinta intensidad y forma en cada persona. De manera leve, moderada o fuerte, cada persona es quien distingue bien su nivel de dolor abdominal. En tanto, algunos optan por esperar que naturalmente el dolor desaparezca. No obstante, según especialistas, es bueno reaccionar ante la aparición del síntoma por más leve que sea.

Infaltables del botiquín
La mayoría contamos con un botiquín doméstico repleto de medicamentos, pero no solemos saber qué tomar en estos casos de dolor abdominal. ¿Antiespasmódico o analgésico? ¿Qué hacer? Los prospectos tienen la respuesta. Pero aprender a distinguir cada alternativa, te dará la confianza necesaria para tomar el adecuado.

Hioscina Butilbromuro es un tradicional antiespasmódico que actúa donde se lo necesita y sus efectos secundarios son muy bien tolerados, similares a los de un placebo. En contrapartida, revolviendo entre el botiquín, encontramos los analgésicos. Estos se ocupan de reducir el dolor mediante el bloqueo temporal de la sensación de dolor y la inflamación de los tejidos, pero no eliminan el espasmo abdominal que lo ocasiona. Asimismo los analgésicos actúan en todo el cuerpo, ingresan al torrente sanguíneo y, así, presentan un riesgo potencial que provocan efectos secundarios no deseados.

Ante esos dolores, entonces, Hioscina Butilbromuro es una muy buena opción para tener en el botiquín. Porque relaja los espasmos de los músculos intestinales y actúa solo donde se producen los dolores y cólicos en la panza. A su vez, entre sus ventajas está la rápida acción: comienza a actuar a partir de los 15 minutos.

Puede tomarse para toda intensidad de dolor o molestia abdominal, sea leve, moderada o fuerte. Es aconsejable no esperar a que el dolor empeore para tratarlo; si se toma un antiespasmódico al inicio, cuando los síntomas todavía son leves, es más probable que el dolor pueda aliviarse sin alcanzar intensidades mas fuertes, evitando así el malestar innecesario.

Siempre es importante tener en cuenta que pueden existir otros tipos de dolores de panza que no ceden con antiespasmódicos. Ante cualquier duda, siempre es recomendable consultar a su médico.

 

www.lanacion.com.ar

Sponsors – Direccion General de Rentas de la Provincia de Misiones

Sea el primero en comentar

Haga un comentario