Ritual satánico en Brasil fue una farsa y la muerte de dos niños sigue impune

La Policía descubrió que los testigos mintieron en plan de inculpar a los acusados. “Era todo una farsa (...) incluso el hecho de que los niños fueran argentinos es mentira", dijo a PRIMERA EDICIÓN el delegado Baggio. Liberaron a los presos y se levantó la orden de captura sobre el misionero.

Dos niños descuartizados. Y punto. Eso es lo único que quedó en pie tras el insólito revés judicial que sufrió la investigación que involucraba al misionero Jorge Adrián Alves (33) en  Brasil, después de que la Policía Civil de Rio Grande Do Sul confirmara este miércoles que la versión del sacrificio humano fue, lisa y llanamente, una farsa orquestada por motivos aún confusos.

Con la boca abierta, una decena de periodistas escuchó ayer por la tarde atentamente las palabras del delegado Rogério Baggio, titular de Homicidios de Novo Hamburgo, quien anunció la liberación de los cinco detenidos que tenía la causa y la caída de las órdenes de captura que pesaban sobre Alves y el otro prófugo que hasta el momento tenía la investigación.
“Todo lo que teníamos hasta ahora es mentira. Todo. Fue una farsa. Los testigos que declararon mintieron con riqueza de detalles y lograron que la investigación siguiera el rumbo de un ritual satánico, pero finalmente llegamos a la verdad. El argentino Alves no tiene nada que ver y el hecho de que los niños sean argentinos también es mentira”, confió ayer aPRIMERA EDICIÓN el propio Baggio, minutos después de atender a los medios brasileros en rueda de prensa.
Increíble pero real. La Policía investiga ahora un plan orquestado por parte de un sujeto que fue detenido ayer por la mañana en San Leopoldo, a diez kilómetros de Novo Hamburgo, quien habría sido el “cabecilla” de la puesta en escena. Todo resulta propio de una película de Hollywood.
Baggio dio detalles este miércoles sobre cómo comenzó a descubrirse esa mentira.
“Cuando volví de mis vacaciones estudié el caso detalladamente. La desconfianza llegó con el segundo testigo, que fue quien habría visto cómo eran abandonados parte de los cuerpos en la calle donde luego fueron hallados. Ese testigo dijo que estaba con un compañero de trabajo, pero no supo precisar más detalles. Con los datos que nos brindó, encontramos a ese compañero en el estado de Santa Catarina, pero resultó ser un médico. ¿Qué hace un médico trabajando como albañil en una obra en construcción?”, relató Baggio a este matutino. Ante las contradicciones, el testigo finalmente se derrumbó: “Entonces dijo que todo era mentira y confesó que el autor de la idea fue esta persona detenida en San Leopoldo”.
El delegado aclaró que se llegó a la verdad gracias a que “investigamos la vida de todos los testigos. Supimos todos los detalles. Los llamamos para una nueva declaración y entonces no tuvieron otra alternativa más que contar la verdad”.
Sobre la aprehensión registrada ayer por la mañana, Baggio ratificó que ese sujeto fue apresado “por inducir a los tres testigos claves a mentir”. Si bien no brindó mayores detalles para no entorpecer la investigación, ya que habría más involucrados, contó que “estas tres personas -los testigos- tenían dificultades financieras y fueron coaccionadas y orientadas por alguien que conoce la investigación y a los cinco investigados en un principio. Solo así se explica la riqueza de detalles que brindaron a la hora de declarar”.
El jefe de Homicidios se mantuvo cauto a la hora de revelar los motivos por el que el ahora apresado orquestó la mentira. “El motivo para incriminarlos no es personal, según entendemos. Ahora la verdadera motivación es motivo de investigación. Sin dudas, esta persona conoce muy bien la investigación policial”, afirmó el funcionario policial.
Baggio agregó que los tres testigos claves fueron coaccionados bajo promesas de que recibirían “un lugar para vivir, alimentos e incluso un salario”, tras lo cual apuntó que la versión que brindaron fue tan creíble “que dos de ellos fueron incorporados al programa de protección de testigos”.
Los periodistas citados ayer por la tarde en Novo Hamburgo no tardaron en consultar a Baggio por su parecer sobre Moacir Fermino, el delegado que estuvo a cargo de la investigación durante sus vacaciones, quien procedió a la detención de los cinco involucrados y pidió la captura del misionero Alves, tras atribuir el esclarecimiento del hecho a una “revelación divina” gracias a testimonios de “profetas”.
“Por una cuestión ética no voy a dar declaraciones del delegado Fermino”, dijo ayer el entrevistado. Lo cierto es que ahora Moacir Fermino está bajo una investigación interna de la fuerza brasilera por su insólito accionar.
Inocentes y libres
Durante la conferencia de prensa, Baggio confirmó que ante las revelaciones recientes, la propia Policía Civil requirió la liberación de los cinco detenidos que tenía la causa y pidió también que se levante la orden de captura que pesaba sobre los dos prófugos. Uno de ellos era el misionero Alves.
“Inmediatamente pedimos la libertad de todos. La Policía está para buscar la verdad de los hechos. Supimos que quienes estaban presos eran inocentes. Cuando tuvimos la certeza, pedimos la libertad y la jueza acató ese pedido”, contó Baggio.
Ayer volvieron a la calle el brujo Silvio Fernandes Rodrigues -líder del templo satánico- el empresario Jair Da Silva, Andrei Jorge Da Silva, Anderson Da Silva y Paulo Ademir Norbert Da Silva. También se levantaron las órdenes de captura que pesaban sobre el misionero Alves y Márcio Miranda Brustolin.
“La orden de captura sobre Alves también cayó. En un 99 por ciento ellos son inocentes. Tuvieron su vida devastada, fueron públicamente condenados. Ahora no descartamos nada, no tenemos idea de lo que pudo haber sucedido con los niños. Estamos nuevamente en cero”, confesó Baggio.
Todos habían sido acusados por el sacrificio de los dos niños, cuyos restos aparecieron el 4 de septiembre del año pasado en el barrio Lomba Grande de Novo Hamburgo. Alves había sido sindicado como el responsable de llevar los niños desde Argentina hacia Brasil para tal fin. Sin embargo, finalmente todo quedó en la nada y las autoridades ahora ratificaron que todos son inocentes.
“Todo fue una mentira”, reiteró a PRIMERA EDICIÓN, sobre el final, Baggio. Fue una farsa insólita pocas veces vista que atravesó incluso las fronteras.

 

www.primeraedicion.com.ar

Sponsors – Direccion General de Rentas de la Provincia de Misiones

Sea el primero en comentar

Haga un comentario