El próximo miércoles 29 de mayo no habrá bancos por un nuevo paro nacional

Las distintas seccionales de la Asociación Bancaria del país realizarán un paro de 24 horas sin asistencia a los lugares de trabajo. Según informaron desde la entidad sindical la medida de fuerza adhiere a la conmemoración del histórico paro del 29 de mayo de 1969 en Córdoba.

Desde la Bancaria indicaron que a más de cinco meses de iniciada nuestra paritaria no se logró un acuerdo definitivo; “por un lado, porque todos los días tenemos alza de precios que condicionan nuestra vida; por otro, porque gobierno y patronales siguen tratando de imponer condiciones inaceptables tanto en materia salarial como sobre otras condiciones laborales que hacen a la realidad de la evolución tecnológica de la actividad”.

Asimismo indicaron que la situación, como señalaron al convocar al paro del 30 de abril, que ahora tiene continuidad el próximo 29 de mayo -como “castiga todos los días, también en nuestra actividad, afectando ingresos y puestos laborales tanto en el sector público como privado. Los bancos hoy tienen por actividad principal las colocaciones en letras/títulos estatales a cambio de estratosféricas tasas de interés que impone esa entidad para inmovilizar depósitos”.

A continuación el escrito completo de la Asociación Bancaria:

Decíamos entonces y lo reiteramos:

“Ese supuesto “beneficio” que se asume arriesgando irresponsablemente los depósitos de terceros, supone la progresiva reducción de las operaciones en los servicios financieros a las empresas y a las familias imposibilitadas de pagar los brutales costos financieros que impone el Banco Central, cada día hay más mora y rechazo de cheques, cada día es más difícil cumplir los objetivos comerciales y alcanzar la remuneración vinculada, afectando ingresos muy castigados por el impacto del impuesto al salario. Este esquema puede ser negocio para algunos banqueros y los fondos especuladores, pero no para los bancarios y los bancos, complicando miles de puestos laborales, siendo inevitable un quebranto.

Porque en el caso de la Banca Pública, incluyendo al Banco Central, se la descapitaliza, y se la hace trabajar en términos reales a pérdida por un lado para asistir al Estado nacional o provincial pues la  recaudación fiscal cae día a día, o por otro -como sucede ahora en algunos casos- para colocar servicios financieros con un alto costo real con fines electoralistas a familias desesperadas pues sus ingresos no alcanzan para cubrir servicios esenciales. Todos sabemos que esto es pan insuficiente para hoy, hambre para mañana”.

NO HAY OTRA:

ESTA POLÍTICA ECONÓMICA DEBE CAMBIAR

Porque con ella nuestros ingresos, a pesar de nuestros esfuerzos para mantenerlos, siempre van atrás de los precios.

Porque este sistema tributario nos castiga, en beneficio de muy pocos, en perjuicio de la mayoría, con el brutal impuesto al salario y a consumos esenciales.

Porque los ingresos reales de nuestros jubilados cada vez son menos y no podemos admitir que se liquide el Fondo de Garantía previsional. Mucho menos que se utilicen los recursos que son de los jubilados, para realizarles préstamos a tasas usurarias.

Porque los precios de los alimentos y las tarifas son inadmisibles en un país productor de alimentos y energía.

Porque coloca en peligro al sistema financiero, en particular a la Banca Pública, empujándolo al quebranto y poniendo en riesgo a miles de puestos laborales.

Porque defendemos la industria, la producción nacional, el trabajo argentino, la economía real, a cuyo servicio debe estar el sistema financiero y esa es nuestra labor.

misionesonline.net