Yacutinga, la más elegante de la Selva Misionera

Una de las aves más hermosas de la Argentina, que solo puede verse en Misiones, está amenazada por la caza furtiva y la transformación de ambientes. Igualmente, de esta “pava de monte” podemos seguir disfrutando su presencia en el Norte de la provincia. Una fija para observarla es el Arroyo Uruzú, en el Parque Provincial Urugua-í.

A través de una alianza con Aves Argentinas, la centenaria organización ambientalista que inaugura su Programa Bosque Atlántico, a partir de esta edición estaremos compartiendo semanalmente secretos sobre la biodiversidad de nuestra Maravilla Natural. Exclusivo de Misiones On Line.

La Yacutinga es, sin duda, una de las aves emblemáticas de la selva misionera, por ser exclusiva del Bosque Atlántico, pero también por su impactante contraste de colores y un diseño de plumaje refinado.

Parece una gran gallina, llamativa en todos los sentidos. Pertenece al grupo de las pavas de monte, que en nuestro país tiene unas cinco especies. La Yacupoí es su pariente. Es la única que tiene ese diseño tan contrastante, negro azabache con parches y pinceladas blancas. La cara es una obra de arte: celeste, rojo, blanco, negro. Sublime.

Silenciosa, la Yacutinga puede ser la sorpresa de nuestras recorridas. Y una salida de campo que nos depare su presencia no será igual. Puede observarse posada en ramas de altura media en árboles cercanos a arroyos y ríos de lecho rocoso. Tanto en pareja como en pequeños grupos, se alimenta de frutos carnosos en las copas de los árboles e incluso musgos que extrae con el picho del lecho de los cursos de agua.

En nuestro país, algunos sitios recomendables para su observación son las pasarelas del circuito superior del Parque Nacional Iguazú y el Arroyo Uruzú en el Parque Provincial Urugua-í.

Actualmente la yacutinga se encuentra en peligro de extinción debido a la modificación de su hábitat natural. Por ser tan conspicua, la caza furtiva también es una gran amenaza para esta estrella de la selva. Tiempo atrás, los naturalistas y viajeros apuntaban grupos de decenas de individuos.

Su distribución se correspondía a todo el Bosque Atlántico (en nuestro país la Selva Misionera), pero hoy se encuentran poblaciones estables solo del centro al norte de la provincia de Misiones en la Argentina, en el este de Paraguay y en Brasil en el PN do Iguaçu y en las selvas del Este, desde el sur de Florianópolis hasta Río de Janeiro.

Advertencia: las pavas de monte también aparecen registradas entre los animales atropellados en ruta, porque al tener un vuelo pesado, cruzan bajo de monte a monte. Además de ser Maravilla Natural, necesitamos ser Maravilla Vial. Buenos caminos, pero seguros para todos. Conductores y otros habitantes de la selva.


FOTOGRAFÍA: EMILIO WHITE

misionesonline.net