Pulverizacion salario mínimo: Argentina es la segunda peor de la región

Un adulto necesitó $9.818 para no ser pobre, según reveló el INDEC. Si esa persona cobra el salario mínimo, que en ese mes fue de $12.500, tras pagar los gastos mínimos para no ser pobre le quedó un 21% de ingreso para gastar.

En mayo, un adulto varón necesitó $9.818 para no ser pobre, según reveló el INDEC. Si esa persona cobra solamente el salario mínimo, que en ese mes fue de $12.500 (valor que todavía mantiene), tras pagar los gastos mínimos para no ser pobre le quedó un 21% de ingreso para gastar. Ese porcentaje equivale a $2.625.

Qué pasa en el resto de los países de la región. Solo hay un país en el que ese porcentaje es menor que al argentino: México. Allí, tras cubrir las necesidades básicas, resta 1% del ingreso. Para llegar a esos resultados se restó el salario mínimo de cada país a su respectiva línea de pobreza individual (no la de la familia tipo).

Ecuador, en cambio, es el país con mejor relación entre la línea de pobreza individual y el salario mínimo, ya que el salario mínimo es de U$S394 mientras que las necesidades básicas individuales se satisfacen con U$S85, según informó el INEC (que vendría a ser el INDEC local).

Qué hay que tener en cuenta. El Instituto Nacional de Estadística de Uruguay publica tres líneas de pobreza: la rural, la urbana y la específica para Montevideo. En este análisis se tomó la línea de pobreza urbana, de $9.190. En el caso boliviano, no fueron encontrados números oficiales y actualizados. Venezuela se excluyó del análisis porque, en caso de tener el dinero necesario para cubrir las necesidades básicas, los productos no siempre son encontrados en las góndolas y así es difícil estimar la pobreza por ingresos.

En Argentina, el Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) está determinado por ley y es producto de negociaciones entre los sindicatos y el Gobierno.

A su vez, la línea de pobreza para cada hogar está definida por el valor de la Canasta Básica Total (CBT) por la cantidad de adultos equivalentes de ese hogar. En este análisis siempre se tomó la CBT para un adulto.

El acelerado proceso inflacionario argentino llevó al SMVM a su peor momento desde 2004, lo que obligó al Gobierno a adelantar el aumento del salario mínimo. Iba a llegar a $12.500 en junio, pero por decreto esa suba tomó efecto en marzo, tres meses antes.

De hecho, en febrero de 2019 se registró un valor mínimo para la relación entre el salario mínimo y la línea de pobreza, del 21% (igual al actual). Si el Gobierno no adelantaba el aumento, ese porcentaje habría sido aún menor en los dos meses siguientes.

Qué pasa en las familias tipo. Desde hace más de 8 meses, si ambos adultos de la familia tipo cobran un sueldo mínimo, esa familia se encuentra bajo la línea de pobreza.

Cómo se construyen las líneas de pobreza e indigencia. El INDEC publica el costo de los productos que debe consumir un varón adulto para no pasar hambre, la llamada Canasta Básica Alimentaria (CTA).

La línea de indigencia resulta de multiplicar el valor de esta canasta por la cantidad de «adultos equivalentes» que hay en un familia tipo. O sea, en términos de consumo de calorías, una familia tipo según los estándares del INDEC (compuesta por padre, madre, hijo e hija) equivale a 3,09 adultos varones.

Para la línea de pobreza se repite el proceso, pero con la Canasta Básica Total (CBT), además de alimentos, se incluyen costos básicos como pago de servicios, vestimenta, educación, etc.

agenciahoy.com