Norberto Schmidt y Jonathan Ayala, flamantes ingenieros nucleares de Misiones: “El título es un sueño cumplido”

Norberto Schmidt y Jonathan Ayala son de Misiones y hace más de ocho años trabaron amistad cuando ambos cursaban la escuela secundaria. Esa amistad y los sueños compartidos los llevó lejos de su tierra colorada, hasta el Instituto Balseiro en San Carlos de Bariloche para estudiar Ingeniería Nuclear. El viernes egresaron formando parte de la 40° promoción. “La idea es devolver al Estado todo lo que invirtió en nosotros a través de nuestra educación”, sostuvieron en comunicación telefónica con Misiones On Line.

Los dos jóvenes ingenieros hablan con emoción y con orgullo por los logros alcanzados y no es para menos: ambos forman parte de la nueva camada de egresados de Ingeniería Nuclear que se cursa en el prestigioso Instituto Balseiro en Bariloche. Sólo 15 alumnos egresaron este fin de semana porque ese es el cupo con el que se maneja el Instituto, que beca con 16 mil pesos por mes a los alumnos seleccionados.

De ahora en más, el desafío será el ejercicio profesional. “Yo me quedaré en Bariloche para seguir estudiando”, cuenta Norberto. Mientras que Jonathan asegura que orienta sus expectativas hacia Córdoba o Buenos Aires. “En la Argentina, hay centros atómicos en Buenos Aires y Córdoba. Nos encantaría que haya algo en Misiones, pero por ahora las posibilidades están en Buenos Aires”, dice Jonathan.

“Llegar no fue fácil”, coinciden en afirmar ambos. Por eso agradecen a la familia y al Estado la posibilidad de estudiar. “Estamos ahora despidiendo a familiares que vinieron a acompañarnos para la entrega del título y ya se vuelven a Misiones”, explicaron.
Norberto nació en Oberá y Jonathan en San Vicente (“casi por casualidad”, explica) y ambos estudiaron en la Facultad de Ingeniería de Oberá. “Ya nos habíamos conocido en la secundaria cuando participamos en unas competencia de matemática”, relatan. “Compartimos ocho años de amistad”, aseguran.
El Instituto Balseiro es una institución pública y gratuita con una serie de características que lo hacen único. Fue creado en 1955 y es una unidad académica integrada al Centro Atómico Bariloche (CAB) que cuenta con laboratorios de punta en investigación y desarrollo a los que los estudiantes del IB tienen acceso para realizar prácticas.
Quince ingenieros nucleares recibieron este viernes 28 de junio sus diplomas durante un nuevo acto de colación. Además, se recibieron 14 Ingenieros Mecánicos.
Para los “nucleares” es un año especial, ya que se cumplen 40 años de la primera promoción de la carrera. Cuarenta años de una ingeniería con características únicas en América latina, y que ofrece a sus estudiantes un reactor escuela, el RA-6, ubicado en el mismo campus que está integrado al Centro Atómico Bariloche.
Para culminar su carrera, los flamantes debieron trabajar sobre temas específicos vinculados con distintos sectores industriales e incluso de la salud. Algunos de los temas fueron: “Análisis de la producción de radioisótopos alternativos para uso medicinal en el reactor RA-10”, “Cadena de cálculo de una cámara gamma”, “Diseño y optimización de dispositivos de irradiación para la producción de nuevos radioisótopos en gran escala”, entre otros.

AD

Fotos: Gentileza Norberto Schmidt y Jonathan Ayala

misionesonline.net