Conoce los 5 hábitos que debes evitar para tener una buena salud mental

Como todo motor, el cerebro requiere de unos cuidados igual que cualquier otra parte de nuestro cuerpo. Debemos aprender a prevenir problemas en un futuro, cosa que la mayoría de nosotros no nos planteamos a menudo. Aquí te mostramos los 5 hábitos que debes evitar para mantener una buena salud mental.

Gozar de una buena salud mental es imprescindible, por ello el 10 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Salud Mental, una fecha que sirve para visibilizar el peligro silencioso de las enfermedades mentales y sus estigmas. Y, por tanto, recalcar la importancia de pedir ayuda si la necesitamos.

No somos conscientes de la importancia de la salud mental hasta que la ponemos en riesgo. ¿Alguna vez te has preguntado o calculado el tiempo que le dedicas al cuidado de tu psique?

¿Por qué debemos cuidar de nuestra salud mental?

El estado mental es igual o más importante que el estado físico, por lo que resulta paradójico que acudamos al médico ante cualquier dolencia pero rehusemos buscar ayuda psicológica o psiquiátrica cuando nos vemos superados por nuestras emociones.

La salud mental es algo que no se puede ver a simple vista porque lo que sentimos, la mayor parte de las veces, son síntomas subjetivos. Los signos nos avisan de enfermedades físicas, sin embargo, los trastornos psicológicos rara vez los muestran, hablamos más bien de sintomatología interna.

Lo cual, hace que en gran parte de las ocasiones, la persona no se preocupe tanto y no acuda a un profesional. Debido a esto podemos estar incubando un malestar el tiempo suficiente para que se convierta en un trastorno, cuando podría haberse tratado de una forma más sencilla desde el principio.

Hábitos que debes evitar para mejorar tu estado mental

No desayunar

¿Cuántas veces has escuchado que «el desayuno es la comida más importante del día»? Aun así, hay muchas personas que no acostumbran a desayunar y esto es bastante malo porque al no desayunar tendrás bajo nivel de azúcar en la sangre y, ¿sabes qué pasa?

Tus órganos se ven comprometidos al no saber de dónde van a sacar azúcar, por lo que genera suministro insuficiente de nutrientes al cerebro y este se va degenerando lentamente. Además, que vamos a tener un menor rendimiento intelectual a lo largo de la jornada.

No dormir lo suficiente

Sin las horas correctas de sueño, tu cuerpo no podrá regenerarse. Hay muchas personas que se van a la cama tarde o, por culpa de las obligaciones, no pueden conciliar el sueño de manera correcta. Cuando esta práctica indebida se convierte en un hábito, los procesos cognitivos se afectan de forma considerable.

Además, aparece el estrés, la depresión, el mal humor y, a largo plazo, podrían aparecer accidentes cerebrovasculares, entre otros problemas asociados con la mente. Recuerda que en promedio se aconseja dormir 8 horas para poder recuperarnos.

Fumar

Los profesionales de la salud que tratan a las personas con problemas psiquiátricos suelen pasar por alto los hábitos de fumar de sus pacientes,asumiendo que es mejor hacer frente en primer lugar a la depresión, la ansiedad o los problemas de abuso de sustancias.

Sin embargo, una investigación de la Universidad de Washington, en EE.UU., muestra que las personas que luchan con problemas del estado de ánimo o adicción pueden dejar de fumar de forma segura y, además, que el hecho de dejar este hábito está asociado con una mejor salud mental.

No hacer ejercicio

«Aunque todavía se está estudiando la repercusión del ejercicio físico sobre la salud mental, el deporte actúa sobre el sistema nervioso central, estabilizando sus proteínas y evitando enfermedades producidas por la ruptura del equilibrio de estas sustancias”, afirma Miguel del Valle, catedrático de la Universidad de Oviedo y delegado del rectorado para el Deporte y la Salud.

Asimismo, estar en movimiento no solo es bueno para tu organismo, si no que tu cerebro te agradecerá porque una mejor circulación atrae mejores ideas.Además ayuda a reducir el estrés y darle una pausa a tus pensamientos.

Usar demasiado los dispositivos electrónicos

En la actualidad, la mayor parte de prácticas sociales se viven a través de la red o internet. Así, el ritmo de vida se centra en aquellos artefactos electrónicos donde se puede acceder a las redes sociales y otro tipo de cosas similares.

El uso constante de la tecnología, sobre todo de los smartphones, evitan que aprovechemos el presente. Además conlleva problemas de visión, estrés, insomnio, depresión y ansiedad.

Ahora ya conoces algunos hábitos cotidianos a los que, quizás, no dabas la suficiente importancia. Con pequeños cambios podemos mejorar en gran medida nuestra calidad de vida para poder gozar una buena salud mental.


http://misionesopina.com.ar