Misiones: la cirugía robótica alcanzó las 850 intervenciones en tres especialidades y trabajan para abarcar nuevas áreas

Urología, ginecología y cirugía general son las especialidades en las que interviene el robot Da Vinci desde el Hospital Escuela de Agudos “Dr. Ramón Madariaga”, y su objetivo a futuro es poder realizar cirugías torácicas, constituyéndose como pionero en el país, además de las cirugías cardiológica y bariátrica.

Lidia López de Puerto Esperanza es una de las pacientes que fue intervenida por el robot y se animó a relatar su experiencia a este medio.

El robot interviene a través de trocares laparoscópicos (un dispositivo médico que se compone de un obturador, una cánula y un sello), se colocan a través del abdomen durante la cirugía y son dirigidos por un médico a través de monitores 3D. Uno de sus beneficios es la mínima invasión y una menor repercusión sobre la vida del paciente, permitiendo una mejor y más rápida reinserción a la vida social y laboral.

En el año 2012, luego de una inversión de 8 millones de pesos, este robot fue instalado en el Hospital Escuela de Agudos “Dr. Ramón Madariaga y logró posicionar al sistema de salud misionero a la vanguardia y como referente en Latinoamérica.

Hoy existen apenas cinco de estos robots en la Argentina. Dos en el hospital Italiano, uno en el Complejo Médico Policial Churruca, otro en el Hospital de Trauma y Emergencias Dr. Federico Abete-Malvinas Argentinas (en desuso) y éste, en Posadas. En el resto del mundo existen alrededor de 3200 robots Da Vinci siendo EEUU el país con más instalaciones.

En septiembre de 2017, luego de una serie estudios y observaciones, Lidia debió ser intervenida quirúrgicamente de una histerectomía debido a un cáncer de cuello uterino que padecía en ese entonces.

“Si bien no fue una decisión mía, tenía la idea de que lo hagan a través de ese método por todos los beneficios que mi doctor me venía comentando. A diferencia de las cirugías tradicionales que son cortes, estas son mínimas incisiones. Yo tengo un total de cinco incisiones pequeñísimas que me permitieron una recuperación casi inmediata. Puedo decir que físicamente no sentí dolor y a las 24 horas de la cirugía ya me habían dado el alta”, relató a MISIONES OPINA Lidia López de 35 años, además de remarcar la calidad humana de los médicos que la atendieron y la contención que recibió durante el proceso.

Actualmente, el Hospital Escuela de Agudos “Dr. Ramón Madariaga” superó las 850 cirugías con el robot Da Vinci desde la instalación del equipo en dicho nosocomio, según indicó el Dr. David Rywaka, responsable del Servicio de Cirugía Robótica del hospital.

Y agregó que: “En este último año se incrementó el número anual porque se sumó el equipo de cirugía general, tenemos un número de aproximadamente 280 cirugías anuales. Actualmente los servicios que utiliza la cirugía robótica son ginecología, urología y cirugía general. Próximamente se sumará cirugía bariátrica”.

Algunas de las operaciones que realizan con esta tecnología son, cirugías de cánceres de endometrio, cérvix, ovario, endometriosis profunda, cánceres de riñón y próstata, cánceres de colon, páncreas, entre otras cirugías complejas que por vía laparoscópica tradicional no serían posibles.

“Las operaciones que se realizan son prácticamente todas las que son posibles por vía mínimamente invasiva además de casos más complejos como cirugías oncológicas ya sea de ginecología, urología o cirugía general”, comentó Rywaka.

Cirugías frecuentes:

Hasta el momento, entre las cirugías más frecuentes se encuentran las de patologías benignas de las tres especialidades. A lo que el médico agregó que: “Cada vez incrementamos el número de cirugías complejas por las prestaciones y beneficios del sistema Da Vinci, por lo que actualmente tenemos casi una equidad entre cirugías benignas y oncológicas”.

Por su parte, el Ministro de Salud de la Provincia de Misiones, Walter Villalba, aseguró que en los comienzos de la puesta en marcha del robot, la situación fue muy compleja debido a la innovación que presentaba, y siendo el hospital público el primero y único en el país en hacer funcionar el sistema robótico, en un momento en que las exportaciones eran muy difíciles.

Durante los primeros años lograron una formación y práctica profesional sólida en urología, contando con médicos de distintos países del mundo y luego se expandieron a otras especialidades como la ginecología y la cirugía general, convirtiendo a la Argentina en el país que opera tres especialidades con el robot Da Vinci.

“Gracias a esta posibilidad, hoy los médicos misioneros que formaron parte de este quipo están aptos y avalados formalmente para ser instructores en cualquier lugar del mundo”, aseguró Walter Villalba durante una entrevista con este medio.

“A futuro tenemos el desafío de ir avanzando sobre cirugía torácica, que es algo que no hay en el país. Sería muy bueno implementarlo en el Hospital Escuela ya que contamos con el personal médico capacitado para hacerlo, y el sueño también sería la cirugía cardiológica por robótica”.

Para finalizar recordó: “Un hito en la historia de este programa a nivel nacional e internacional fue que se realizó la primera transmisión de una cirugía hecha acá a todo el mundo durante un congreso internacional realizado en la ciudad de Buenos Aires en paralelo con una cirugía que se hizo en Italia. En esa oportunidad se realizaron dos cirugías robóticas transmitidas para todas las sociedades científicas del mundo, una se hizo en Roma y la otra en Posadas”.

Beneficios

Las ventajas de someterse a operaciones con estos equipos de alta tecnología son varias y se las puede dividir en institucionales, para el paciente y para el médico.

Institucionales

Menor tiempo de internación del paciente, siendo prácticamente sólo un día de internación.

Menor costo en medicación ya que no genera dolor posoperatorio.

Disminución de costo de atención al paciente.

No requiere transfusiones de sangre por lo que no se gasta en este fluido tan importante y costoso.

Disminución de tiempos quirúrgicos, de complicaciones intra y postoperatorias, y de reingresos hospitalarios.

Para el paciente

Ausencia de dolor posoperatorio.

Rápida reinserción laboral y familiar, permitiendo al paciente volver a su núcleo familiar y volver a trabajar de forma rápida.
Resultados estéticos y cosméticos, ya que son cirugías mínimamente invasivas.

Para el médico

Visión 3D, mayor presunción quirúrgica, ergonomía, aumento de vida útil del médico, disminución del temblor fino de la mano.

Posibilidad de entrenamiento en simulación.

Docencia intraoperatoria.

misionesopina.com.ar