Dengue: insisten en la limpieza de los hogares

Ayer comenzó la 29ª edición del Levantamiento de Índices Rápido de Aedes Aegypti (Liraa) en toda la capital provincial, impulsado la Municipalidad de Posadas y el Ministerio de Salud Pública de Misiones.

De acuerdo al escenario teórico epidemiológico, desde junio en adelante se inicia el interbrote, el prebrote comienza en noviembre y se extiende hasta mediados de diciembre y en adelante se denomina brote a la espera de que aparezcan los casos.
Por eso, Fabián Zelaya, director del Instituto de Vigilancia Epidemiológica del municipio, explicó que las tareas preventivas que se realicen en el período de interbrote son cruciales para lo que sucederá en adelante.
El objetivo es alcanzar a más de 4.500 casas con la intención de reunir la información necesaria que -junto con el análisis de las ovitrampas- servirá para posteriormente diagramar acciones específicas según la realidad de cada barrio.

En esta oportunidad, el relevamiento tuvo su apertura en la Escuela 796 del barrio Santa Rita de Posadas. Zelaya dialogó al respecto con el programa Acá te lo contamos por Radioactiva: “Apuntamos a los más chicos porque creemos que la base está justamente en la educación. Es un cambio cultural que lo tenemos que hacerlo desde abajo, ya que son ellos los que el día de mañana van a hacer el ordenamiento de su patio cuando tengan su casa”.
En este sentido, explicó que está edición es comparable a la realizada en septiembre de 2018, cuando los resultados fueron alentadores: en aquel momento, el muestreo arrojó el dato que, de cada 100 viviendas visitadas, sólo cinco tenían larvas de Aedes -el transmisor de dengue-, chikungunya, zika y fiebre amarilla. Por eso este año esperan obtener un resultado similar o inferior.

“El clima entre abril y septiembre de 2018 fue completamente distinto a este año, que tuvimos muchísimas lluvias y eso hace que sea mucho más propensa la proliferación de criaderos. Por eso insistimos en que después de cada lluvia tenemos que ver nuestro patio para tratar de eliminar los recipientes que contengan agua”.
En este marco, Zelaya hizo hincapié en la importancia de eliminar los criaderos, teniendo en cuenta que si una hembra pone 300 huevos y 150 son hembras, la proliferación del vector transmisor se vuelve incontrolable.

“El vecino tiene que entender que eliminando un criadero se está beneficiando a él y toda su manzana”, concluyó.

territoriodigital.com