23 de septiembre: Día Nacional de los Derechos Políticos de la Mujer

En 1947 se dio un primer paso en la conquista de los derechos de las mujeres. Un repaso por la historia de este acontecimiento que marcó un hito en la igualdad civil.

La historia del voto femenino está enlazada a la primera etapa del peronismo ya que el 23 de septiembre de 1947 Eva Perón anunció la ley 13.010 que habilitó una conquista histórica de las mujeres.

Sin embargo, aunque ese día marcó un antes y un después en la historia argentina, la primera elección en la que participaron las mujeres fue el 11 de agosto de 1951 cuyo resultado designó el segundo mandato de Juan Domingo Perón.

Cuando Eva confirmó la promulgación de la Ley 13.010 brindó un discurso desde el balcón de la Casa Rosada donde incentivó a las mujeres a tener un rol destacado y a ser protagonistas.

Uno los antecedentes fue la ley Sáenz Peña que, en 1912, definió el voto universal, secreto y obligatorio aunque sólo para los hombres.

En la primera elección con voto femenino de 1951 participaron 3.500.000 nuevas electoras que representaban casi la mitad del empadronamiento.

De esa cantidad de electoras, el 64 % votó la fórmula presidencial Perón-Quijano. Lo cierto es que la ley 13.010 quedó asociada para siempre a la figura de Evita porque fue fundamental en el tratamiento del proyecto. Incluso, la primera dama accionó cuando el voto femenino estuvo a punto de perder estado parlamentario, y para revertir esa situación organizó una marcha de mujeres.

Evita validó el lugar de la mujer enfrentándose a los conservadores de la Alianza Libertadora Nacionalista, y también a los compañeros de su propio partido que se resistían al nuevo lugar de la mujer.

Antecedentes del voto femenino

Apenas comenzado el siglo XX, en 1907, Alicia Moreau de Justo y la activista Elvira Rawson de Dellepiane, crearon en Buenos Aires el Comité Pro-Sufragio Femenino.

Cuatro años después, en 1911, la doctora Julieta Lanteri marcó un hito del movimiento sufragista y realizó una presentación judicial para exigir que se respeten los derechos civiles y políticos. Y le salió bien.

La justicia consideró que el reclamo estaba amparado por la Constitución y el falló señaló que “la mujer goza en principio de los mismos derechos políticos que las leyes, que reglamentan su ejercicio, acuerdan a los ciudadanos varones”.

Lanteri tenía un largo recorrido en la defensa de los derechos de la mujer. Con sólo 19 años logró que se le otorgara una excepción que le permitiera cursar la carrera de medicina. Y desde entonces fue una de las pioneras del movimiento sufragista en la Argentina.

No hubo novedades parlamentarias hasta la llegada del año 1947, cuando a las mujeres lograron establecerse como figuras decisivas de la democracia. Y en eso mucho tuvo que Eva Perón.

Fuente: Clarín