La quita del IVA no amortiguó la suba de precios en los supermercados

Luego del fuerte revés electoral que sufrió de agosto pasado y la posterior devaluación, el gobierno nacional dispuso la eliminación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a algunos productos de la canasta básica. A un mes del anuncio, la medida lejos estuvo de fomentar el consumo y aminorar la suba de precios.
Según expuso un informe de la consultora Ecolatina, los valores de las mercaderías a las que se aplicó la exención del 21 por ciento tuvieron una disminución leve del 0,8 por ciento durante la primera quincena de agosto y, en el último mes, incrementaron sus valores el 7,5 por ciento.
Además, en Misiones, referentes de medianos y pequeños supermercados afirmaron a El Territorio que las medidas lanzadas por el presidente Mauricio Macri fomentaron la disparidad de precios, dudas sobre la aplicación y también la competencia desleal entre los comercios dado que la normativa sólo rigió para las grandes firmas y no para ellos, en una primera instancia.
Lejos de incentivar el consumo, los empresarios locales coincidieron con el informe de la consultora y expresaron que la quita del impuesto sólo apaciguó la suba de precios que, desde la segunda quincena de agosto, se encarecieron el 30 por ciento en total.

Sin efecto
La exención del impuesto a una decena de alimentos de la canasta básica generó más dudas que certezas y el resultado, en su primer mes, no fue el más óptimo.
Al respecto, Nelson Lukoski, titular de la Asociación de Comerciantes de Misiones, evaluó que la medida marcó una pequeña baja en los valores de los alimentos durante la primera semana de aplicación, pero que luego quedó opacada ante el incremento del 30 por ciento que tuvieron las mercaderías.
En diálogo con Acá te lo contamos por Radioactiva indicó que “la baja real de los alimentos no fue del 21 por ciento, que es el valor del impuesto, sino que fue para paliar las subas posteriores”.
En este sentido, agregó que la iniciativa no fomentó las ventas en general, que se mantuvieron estables en el último mes.
“Los supermercados pretendemos que haya estabilidad en los precios, como sí se registró entre junio y julio. Ahora los precios están desorganizados, no se sabe a ciencia cierta cuál es el valor real. Con esta medida de la quita del IVA hubo algunas empresas que se vieron beneficiadas”, consideró.
Además, planteó que el arancel cero debería regir más allá del 31 de diciembre, fecha que culminará la vigencia de la medida dispuesta por Nación.
Asimismo, consideró que el escenario económico es inestable y que “todavía no sabemos qué va a pasar, sobre todo entre noviembre y diciembre, que son meses complicados, en las que habrá fuertes incrementos de precios”.
Por su parte, Ismael Ortigoza, de la Cooperativa de Almaceneros, reflexionó: “Estábamos contentos porque pensamos que la eliminación del IVA era un incentivo para el consumo, pero la incertidumbre económica y política genera poca certezas en general”.

Competencia desleal
“La quita del IVA tuvo apenas un leve impacto para el sector y trajo más efectos negativos en materia fiscal para los medianos y pequeños comercios de barrios, que apenas se pudieron plegar a la medida”, indicó Lucas Kerps, empresario supermercadista de Posadas.
Además, manifestó que la exención del impuesto no generó una baja real en los precios de los alimentos, sino que amortiguó otra suba producto de la devaluación.
“Lo único que hizo la quita del IVA fue evitar que se encarezcan los precios en un 20 por ciento, como consecuencia de la corrida cambiaria de mediados de agosto”, explicó.
“En términos nominales, la medida no fue aplicada por todos los comerciantes, que algunos sí pudieron hacerlo y otros no. Además, sólo se ejecutó para el beneficio de los consumidores. Después, a los monotributistas. Pero no lo hicieron para los proveedores, que sí nos aplican el impuesto”, especificó.
Agregó que el iniciativa adoptada por el gobierno nacional no otorgó precisiones y que sólo fomentó la brecha de precios entre los comercios, eliminando así los valores de referencia.
“Parece que fue una medida que va a prueba y error, de si tiene impacto en los precios. Pero desde un principio se gestó como una idea que discriminó a un grupo y otros los terminó beneficiando. Creó una brecha entre los monotributistas y los contribuyentes, ya que muchas categorías no fueron tenidas en cuenta”, manifestó.
En este sentido, el empresario supermercadista consideró que la batería de medidas lanzadas por Macri después de las elecciones primarias fomentó la competencia desleal entre los comercios, ya que hay controles para determinados grupos y para otros no.
“En sí la medida tiene muchos baches legales, donde los contribuyentes de mayor categoría tienen beneficio y otros no. A medida que se van dando cuenta que hay un universo más extenso, de que no incluyó a los pequeños comercios, van lanzando decreto tras decreto porque se dieron cuenta que había una competencia desleal. Ahora los kioscos exigen soluciones porque no se los consideró”, adujo.
Sobre las últimas normativas lanzadas desde el Ejecutivo nacional planteó: “Quieren defender a las pymes, pero sólo las descuidan. Hay muchas empresas que están destrozadas, se observan caídas fuertes en la producción. Piensan una cosa, hacen otra. No se sabe qué quieren hacer, porque piensan en ayudar al consumidor, pero no para la pequeña empresa, que tiene que aguantar el peso fiscal, que es elevado. Señalan una solución atada con alambre, que al rato se destruye”.

En cifras

7,5%

Es el incremento de precios que tuvo la docena de alimentos de la canasta básica a los que se les quitó el IVA, según relevó la consultora Ecolatina.

territoriodigital.com