Con un plan social se compran menos alimentos que en 2001

“De 2001 a 2015 los planes sociales tuvieron una evolución positiva, pero de 2015 a 2019 la caída fue marcada”, señala un estudio del CEPA.

Los beneficiarios de Programas Sociales atraviesan una situación aún más apretada que la del 2001. Si sus ingresos son medidos en relación a una canasta de alimentos populares, se ve que hoy pueden comprar menos que en los meses de la crisis que puso fin al gobierno de Fernando de la Rúa.

Así lo indica un análisis del Centro de Economía Política (CEPA) que revisa, a septiembre de 2019, cuánto perdieron los haberes de los sectores populares, incluídos la jubilación y el salario mínimos. El informe sobre la licuación del poder adquisitivo de los salarios sociales advierte que en los meses que faltan hasta diciembre esos ingresos van a alcanzar menos aún, porque la recomposición prevista es menor a la velocidad que ha tomado la inflación.

“De 2001 a 2015 los planes sociales tuvieron una evolución positiva, pero de 2015 a 2019 la caída fue marcada, muy significativa. En esos cuatro años, en términos de poder adquisitivo, los programas sociales perdieron hasta quedar incluso por debajo de los niveles de 2001”, explicó Hernán Letcher, coordinador del CEPA.

Para realizar el análisis, el centro de estudios armó una canasta básica de alimentos populares, debido a que no hay datos oficiales de los precios de la Canasta Básica Alimentaria para todo el período que va de 2001 a hoy.

La Canasta empleada para esta comparación incluyó productos básicos: leche, frutas, verduras, carne y alimentos secos. Su costo fue estimado para tres momentos: 2001 (cuando el listado de los productos seleccionados tenía un costo de 26,50 pesos), diciembre de 2015 (cuando el mismo paquete había pasado a valer $357,85) y septiembre de 2019 (para comprarlo, hoy son necesarios $1.592,70). Esta canasta fue comparada luego con el monto de los planes, de la jubilación mínima y del Salario Mínimo, Vital y Móvil.

Lo que surge es que cada uno tuvo una evolución dispar. De modo general, en todos hay pérdida en relación a los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, pero en el caso de los planes sociales la caída fue mucho más acentuada. A continuación, el detalle:

  • En 2001 el monto de un Plan Trabajar se ubicaba entre $120 y $160 (en promedio, $140). Con ese dinero se podían adquirir 5,28 canastas. En 2015, los programas sociales tenían un monto de $2600 pesos, con los que se podían adquirir 7,27 canastas. Hoy el salario social está en $7.800, lo que alcanzan para sólo 4,9 canastas.
  • Con la jubilación mínima, en 2001 se compraban 5,66 canastas; en 2015 más del doble, 12,01 canasta, pero hoy el poder de compra está reducido a 8,12 canastas.
  • El Salario Mínimo Vital y Móvil , que en 2001 alcanzaba para 7,55 canastas se había recuperado a diciembre de 2015 hasta un nivel de 15,62 canastas. Tras las pérdidas de la gestión macrista, con un salario mínimo hoy se pueden comprar el equivalente a 9,81 canastas.

agenciahoy.com