En doce meses, los lácteos tuvieron una suba del 102%

Según el presidente de la entidad, Pedro Bussetti, durante el primer semestre del corriente año cada consumidor ingirió 35 litros menos de leche con relación a los datos del año 2015.

Los lácteos, productos tan básicos como necesarios para el crecimiento de los niños y que conforman la llamada canasta alimentaria, registraron una suba de hasta un 102 por ciento en el último año. El dato fue dado a conocer por Defensa de Usuarios y Consumidores (DEUCO), entidad que, en base a los relevamientos oficiales del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), dieron cuenta que, entre los meses de agosto del 2018 y 2019 los derivados de la leche subieron entre un 85,3% y un 102%.

Por otro lado, DEUCO comunicó que, en el primer semestre de este año, cada consumidor ingirió 35 litros menos de leche con respecto a los números relevados en 2015.

De acuerdo a un gráfico que emitieron -citando al Observatorio de la Cadena Láctea (OCLA)-, en 2015 una persona consumió, en promedio, 217 litros de leche estadística que bajó a 182 en los primeros seis meses de 2019 -en 2016 fueron 200; en 2017 fueron 195; y en 2018, 190-, es decir un 16,1% menos.

Bajo esta línea, detallaron que, en el primer semestre de 2019, se consumió un 13,2% menos de leche fluida que en el mismo periodo de 2018; al igual que la leche en polvo, con un 9,9% menos por tonelada (en caso de ser subproducto) y un 11,4% menos en su equivalente a litros; el queso, con -5,5% y -5%, respectivamente; y otros productos lácteos, con -13,1% y -11,8%.

De esta manera, el presidente de DEUCO, Pedro Bussetti, explicó: «Este incremento tiene mucho que ver con la exportación, porque Argentina es uno de los principales países exportadores de leche en polvo. Entonces, como no hay ningún mecanismo que permita que los precios estén regulados, los exportadores, productores y las empresas fijan el precio de la leche y de todos los lácteos en el mercado interno, de acuerdo a las condiciones de exportación».

Según analizó, luego de la devaluación del 12 de agosto pasado (tras los resultados de las PASO), «los precios de los alimentos se han dolarizado, como si tuvieran alguna relación directa con el dólar».

En este sentido, Bussetti reflexionó que «un Estado moderno tiene que garantizarle a la población el acceso a la canasta básica de alimentos. Dentro de esa canasta, si hay un producto que es insustituible para la alimentación es la leche».

Finalmente, exigió: «Nosotros lo que le exhortamos a las autoridades es que se generen los mecanismos, ya sea mediante las retenciones a las exportaciones o acuerdos de precios, y permitan que todos los argentinos accedamos a estos alimentos que son infaltables».

agenciahoy.com