Por suba de las naftas, algunas multas pueden costar hasta 113.000 pesos

Cada aumento en las naftas provoca automáticamente un cimbronazo en los diferentes eslabones de la economía, desde incrementos en productos de la canasta básica, por los costos que implica transportar la mercadería de un lugar a otro, a encarecimientos en los costos de producción y hasta, algunas veces, subas en el transporte de pasajeros. Pero hay un eslabón pocas veces tenido en cuenta y que se dispara ante cada confirmación de alza de los combustibles. Este es la sanción que reciben los infractores de tránsito al cometer una falta. Esto se debe a que las penas se pagan en unidades fijas (UF) que equivalen, cada una, a un litro de nafta premium. Si bien todos los municipios misioneros están adheridos al Decreto Nacional  437/2011, sobre el sistema de puntos aplicable a la Licencia Nacional de Conducir, algunos rigen sus valores de multas por ordenanzas municipales, como ocurre en Posadas, con la ordenanza de tránsito en vigencia XVI 17. Dicha normativa en su articulado dispone que “las unidades fijas equivalen en dinero al menor precio de venta al público, de un litro de nafta especial, al momento de su efectivo pago”. Así, cada unidad fija vale hoy un litro de nafta Infinia de la firma YPF, es decir, a 56,69 pesos, según el último aumento que entró en vigencia el pasado 19 de septiembre.En diálogo con El Territorio, Gastón Acosta, director de Tránsito de Posadas, señaló: “Las faltas más comunes son el mal estacionamiento en la ciudad. De lunes a viernes y sobre todo durante la mañana es cuando eso se ve más. Hay gente que para tanto en sendas peatonales, ochavas o rampas de discapacitados”. Cruzar semáforos en rojo o no usar cinturón de seguridad son otras de las situaciones más comunes que se ven en el día a día de la calle. “Hay mucha gente que no lo quiere usar o lleva a los chicos atrás sin la sillita”, indicó el profesional de la seguridad vial. “Hay una falta que se está volviendo muy común que es que en una avenida doble mano, el que va a girar a la izquierda estaciona en el carril rápido, y eso está prohibido. El que viene por el carril rápido, si no está atento, no le va a dar el espacio de frenado y va a chocar al que obstaculiza”, explicó. Si bien no todas las faltas son iguales, las consideradas graves son las más costosas, pero en definitiva será el juez quien dictamine cuál será la penalidad que pagará el infractor, teniendo en cuenta que en cada falta hay un mínimo y un máximo establecido en la ley municipal. Por ejemplo, una persona que recibe la multa máxima prevista en la ordenanza para casos graves, de 2.000 UF, debe pagar 113.380 pesos. De acuerdo a la ordenanza vigente en la ciudad capital, conducir en estado de ebriedad o bajo los efectos de estupefacientes es considerada una falta muy grave y la multa va de 250 a 2.000 UF. Esto sería, de 14.172 a 113.380 pesos en base a lo que vale la nafta Infinia.

De la misma forma, la multa mínima por no respetar las señales de los semáforos es de 159 UF, unos 9.013 pesos.Mientras que el mínimo por circular con vehículos de transporte de carga sin las condiciones de seguridad reglamentarias y la debida señalización es de 42 UF,  unos 2.380 pesos. La misma multa mínima se aplica, por ejemplo, en caso de estacionamiento en lugares prohibidos en forma antirreglamentaria, sobre la vereda o entrada y salida de cocheras. Los mismos valores, de forma aproximada, se repiten por girar a la izquierda en avenida de doble mano, circular en contramano, girar en U, participar u organizar picadas en la vía pública, no respetar las indicaciones de los agentes de tránsito o los controles, la falta de luces reglamentarias, el uso de luces antirreglamentarias, interrumpir fila de escolares y cruzar bocacalles a alta velocidad, entre otros. Asimismo, las infracciones graves, como interrumpir el tránsito, realizar conductas que atenten contra el medio ambiente, circular a alta velocidad, la adulteración de patente, darse a la fuga y la falta de elementos de seguridad como matafuegos, entre otras infracciones similares, tienen como pena una multa máxima de 1.000 unidades fijas, es decir, 56.690 pesos. Y manejar con auriculares y sistemas de comunicación de operación manual, celulares, establece una pena de 80 a 1.000 unidades fijas, esto quiere decir, de 4.500 pesos a 57.000 pesos aproximadamente. En ese sentido, Acosta reflexionó: “El problema que tenemos que tratar de fondo no es hacer multas, es la educación. Acá tenemos que invertir mucho en educación. La gente se enoja, mira la multa pero no mira que no tiene que hacer la falta, que tiene que manejar con precaución dentro de las normas legales, si lo hace así no existe la multa”. 

En cifras

2.000

Unidades fijas es la multa máxima prevista en ordenanza para casos graves como conducir borracho. Cada unidad vale un litro de nafta premium.

Unos 13.000 estudiantes rendirán para tener licencia

Estudiantes del último año del secundario de escuelas técnicas de toda la provincia rendirán el próximo 16 de octubre un examen teórico sobre la conducción de autos y motos, siendo este el primer requisito para obtener la licencia. Desde el Programa de Educación en Seguridad Vial del Consejo General de Educación (CGE) explicaron en Radioactiva 100.7 que la iniciativa está basada en la Ley Nacional de Promoción de la Educación Vial 27.214 y la Ley Provincial 34 de Educación en Seguridad Vial y su decreto de reglamentación 1387/16.“Este año el examen fue incorporado al calendario escolar 2019 por resolución 817 del CGE. Así que los chicos se están preparando para dar su examen”, explicó Norma Cuquejo, a cargo del programa.“Esta edición tenemos agendados alrededor de 13 mil alumnos para rendir. El año pasado fueron 12.300 de un total de 14 mil que cursan el último año de la secundaria técnica”, señaló. Según dijo Cuquejo, el programa de educación vial incluirá a la totalidad de los alumnos que cursan el último año de la enseñanza media técnica desde 2020. En ese marco sostuvo que el trabajo se hace en conjunto con cada municipio. “Establecimos redes con diferentes organismos, sobre todo con las comunas, porque desde el CGE somos responsables del examen teórico para esa primera licencia de conducir y los chicos que aprueban la evaluación, con esa certificación se acercan al municipio y allí hacen el examen práctico”, contó. En las escuelas los contenidos son trabajados de forma transversal, por ejemplo, en biología se aborda cómo afecta el consumo de medicamentos o alcohol al manejar. En inglés la señales en otra lengua. En física las distancias necesarias para frenar, otras escuelas, en tanto, tienen talleres específicos de educación vial. 

territoriodigital.com