Embarazo adolescente: “Vemos cada vez menos contención familiar”

Las estadísticas que se desprenden de la Dirección de Programación y Planificación del Ministerio de Salud Pública son alarmantes e impactan. Tal y como lo publicó El Territorio en su edición de ayer, nacieron en la provincia el año pasado 198 bebés de menores que tienen entre 10 y 14 años (ver Estadísticas…). Ese total corresponde a las gestaciones que están vinculadas directamente con una situación de abuso sexual, que casi siempre ocurre en el seno familiar.

Y si bien el embarazo adolescente tuvo un descenso en los últimos años el número aún sigue siendo alto por lo que es necesario concientizar y abordar el tema desde las distintas instituciones como la escuela, la familia y la iglesia.A raíz de esta situación charló con Acá te lo contamos por Radioactiva, Guido Fischer, sexólogo y delegado de la Sociedad Argentina de Sexualidad Humana.“Ya hemos hablado del tema de la educación sexual y lo que cuesta implementarla como método para subsanar en parte esta situación, pero el tema es mucho más amplio. Y esto tiene que ver con que no hay o cada vez vemos menos contención familiar. Esto es de lo que se debería hablar y difundir mucho más”, señaló el profesional de la salud mental.Y en esa misma línea, expresó: “Nunca se le ocurrió a una niña planificar un embarazo, hay una realidad por detrás de que no hay contención familiar, los padres no saben qué hacen los pibes, la familia no sabe si el chico tiene hambre, tiene un deseo de algo”.

Fischer sostuvo que el porcentaje de abuso sigue siendo muy alto, no obstante, se redujo a raíz de que el tema es más hablado desde las escuelas y otros ámbitos con la implementación, hace dos años, del Plan Nacional de Prevención del Embarazo No Intencional en la Adolescencia (Enia). “Toda esa difusión ayuda un poco a que las tasas de abuso hayan disminuido pero sigue existiendo y muchísimo. Y alrededor del 80% de los abusos se dan dentro de la familia, ya sea la nuclear o la extensa”, alertó.

Es así que Fischer volvió a resaltar los dos ejes fundamentales para prevenir y evitar el embarazo no planificado o por abuso: “Educación sexual integral llevada a todos los planos, principalmente en las escuelas pero también tiene que ser llevada a las instituciones que tengan un contacto y una influencia directa con la sociedad. Por otro lado, la contención hay que aplicar más que nunca el concepto de escuela para padres en la que mínimamente deban estar atentos y contener a sus hijos”.

La contención en las escuelas

La institución educativa suele ser el primer lugar en el que se detectan las problemáticas adolescentes: ya sea violencia, abusos, embarazo, problemas de aprendizaje, entre otras. Y en lo que a abuso y embarazo adolescente se refiere las escuelas deben estar preparadas para poder contener y brindar ayuda a las alumnas. Muchas, aunque no todas, cuentan con un gabinete psicopedagógico desde donde se las auxilia.“Tenemos el caso de una chica de quinto año que tuvo un bebé que está siendo contenida por todo el personal docente y todos hacemos de tíos para que ella pueda terminar la escuela”, contó Luis Pedrozo, director del CEP 36.

El director indicó que actualmente trabajan con el programa Enia desde el que se brindan talleres de todo tipo y también tienen un gabinete psicopedagógico.“Los profesores y preceptores detectamos algunas actitudes en algunos alumnos, entonces hacemos un listado de chicos y la psicóloga los va llamando para asesorarlos y cómo seguir con todo esto. Con el programa ESI bajaron muchos los embarazos no planificados, aunque para muchas familias siga siendo un tabú”, sostuvo Pedrozo.

Por su parte, Norma Meza, directora de la Comercio 6, también destacó el trabajo de prevención que realizan desde la escuela. No obstante, dijo, siempre aparece algún caso que es detectado por el preceptor; frente al asunto: “Se deriva al equipo de Orientación de la Escuela y se entra en contacto con la familia, que la mayoría de las veces ya está al tanto”. “Si está todo bien ya no intervenimos, nos aseguramos que esté con la atención y controles pertinentes trabajadora social, mediante», indicó.Por último, Gladys Ledesma, al frente del colegio Martín de Moussy, se refirió a un caso de este año de una alumna de 14 años embarazada. La chica dejó de concurrir a clases y desde el establecimiento trabajan para reinsertarla.  “Trabajamos desde la prevención, este año nos enfocamos bastante con todos los cursos con los talleres. Cuando ocurre el hecho se trabaja ya otro tipo de contención, se trabaja en conjunto con el gabinete y con la familia tratando de ayudar y contener para que la alumna no pierda el año y continúe estudiando”, señaló. 

Estadísticas que hablan

Fue por el alto número de embarazo adolescente en Misiones que hace dos años se implementó el Plan Nacional de Prevención del Embarazo No Intencional en la Adolescencia (Enia) en los departamentos Capital, Oberá y Guaraní, donde se dan la mayoría de los casos. Por ejemplo, de los 198 nacidos, 27 fueron de madres que tienen residencia en el departamento Capital, 24 en Guaraní, 24 en Oberá y 21 en el departamento Iguazú y el resto se dividen en las otras zonas de la tierra colorada. Y de los 198, hubo 36 recién nacidos con bajo peso. Y de los 4.548 nacidos de madres de entre 15 a 19 años se sostuvo que 1.000 fueron de adolescentes con residencia en el departamento Capital, 358 en Eldorado, 405 en Guaraní y 494 en Oberá; el resto de las adolescentes tienen residencia en las otras localidades.

territoriodigital.com