Misiones en el grupo de provincias donde la polarización entre Alberto Fernández y Mauricio Macri superó el 90 %

Misiones quedó entre las nueve provincias donde la polarización entre Alberto Fernández y Mauricio Macri capturó más del 90 % de los votos en las elecciones presidenciales. Las urnas de la Tierra Colorada captaron el 91,59 % de los sufragios en las generales del 27 de octubre (57,73 para el Frente de Todos y 33,91 % de Juntos por el Cambio).

Arriba, muy cerquita, se ubicaron Tucumán (91,69 %) y La Rioja (91,8 %). En el pelotón superior, Corrientes (93,1 %), Santiago del Estero (93,32 %) y la imbatible Formosa (93,65 %).

El promedio nacional fue del 88,47 % con 48,1 por ciento para Fernández y 40,37 por ciento para Macri. El grupo de los que superaron el 90 % de los votos entre esas dos opciones, se completa con Chaco (91,3 %), Catamarca (90,66 %) y Córdoba (90,62 %).

El análisis de los resultados y de esta concentración de sufragios en favor y en contra de solo dos opciones electorales, fue realizado por el diario Clarín.

El índice general del 88,47 % de promedio es considerado por ese medio un dato con impacto histórico. La cosecha de votos en la pelea electoral entre Alberto Fernández y Mauricio Macri los ubica segundos en el ranking de polarización desde la vuelta de la democracia. 

Ese registro sólo fue superado en 1983 por Raúl Alfonsín e Ítalo Argentino Luder que expresaban el bipartidismo de esa época. Radicales y peronistas se trenzaron en un duelo electoral que ganó Alfonsín.

Las provincias que estuvieron por debajo del promedio del 88,47 % fueron, en un primer grupo, San Juan (88,15%), CABA (88,1 %), Buenos Aires (88,06 %) y Santa Cruz (88,01%).

Más abajo, Mendoza (87,93 %), La Pampa (87,81 %) y Jujuy (87,69 %). Luego Sana Fe (86,16 %), Río Negro (85,81 %) , Neuquén (85,06 %), Salta 83,56 %), Tierra del Fuego (83,02 %) y Chubut (81,75 %).

Según el análisis realizado, las provincias donde la polarización supera los 90 puntos son preferentemente las del Norte. Entre ellas sobresale Formosa con influencia del peronismo, donde gobierna hace 24 años que el gobernador Gildo Insfrán. Allí Alberto Fernández superó los 65 puntos contra menos de 30 de Macri. 

Algo similar, pero de signo diferente, ocurrió en Santiago del Estero, donde quedó atrás el peronismo feudal de Juárez para dar paso al matrimonio que integran Gerardo Zamora – Claudia Ledesma, radicales en su origen y alineados ahora con Alberto Fernández. Zamora ocupó la línea de sucesión presidencial durante el gobierno de Cristina Kirchner. 

En Santiago del Estero el Frente de Todos logró un 74,95 % frente al 18,37 % de Juntos por el Cambio. Su mejor marca provincial. La contrapartida fue Córdoba, donde Macri obtuvo una diferencia de 32 puntos sobre Fernández  (61,31 % a 29,31 %).

Entre los resultados de la Ciudad de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires se dio un juego de espejos invertidos. En la Provincia, Fernández ganó con el 52,13 % a 35,93 %; mientras que en las urnas porteñas, Macri ganó 52,64 % a 35,46 %. Una relación invertida de la polarización.

El peso mayor fue el de las urnas bonaerenses donde Axel Kicillof sacó una diferencia de más de un millón y medio de votos, mientras que pese a la brecha de porcentajes, en la Capital Federal solo hubo una diferencia de 330.000 votos a favor de Mauricio Macri.

Fuente: Clarín

PD