Todo lo que no conocías de la yerba mate

Con el oro verde misionero se fabrican cosméticos, alimentos, medicamentos, telas y hasta obras de arte.

Es la infusión nacional argentina, se produce en Misiones y tal vez está en tu desayuno de cada día. Pero eso no es todo lo que se puede hacer con la yerba mate. Las hojas de este árbol que llega a medir 20 metros, se utilizan para una gran variedad de productos innovadores en todo el mundo.

“Hay unas cuantas aplicaciones que tienen que ver con la medicina, la cosmética e incluso la moda”, dijo Carlos Coppoli, subgerente de Marketing del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM). Entre los productos de innovación, hay telas orgánicas a partir de hongos cultivados en yerba mate, como también cosméticos antiedad y bebidas energizantes que se venden con etiquetas escritas en árabe o en chino.

A su vez, este año el INYM presentó cápsulas de yerba que se pueden preparar en las mismas máquinas de hacer café ya que son compatibles con todas las Nespresso. Este nuevo producto está en etapa de experimentación y todavía no salió al mercado pero tiene chances de ser bien recibido por los consumidores del exterior.

“En Argentina producimos para consumo interno más de 260 millones de kilos de yerba mate por año. Y después producimos un poquito más de 40 que exportamos”, relató Coppoli. “Tenemos dos grandes mercados de exportación, uno es Siria-Líbano, después tenemos Chile, Francia, España y Estados Unidos”, añadió.

A su vez también hay dulces y platos gourmet a basa de yerba que integran la oferta culinaria de chefs y pasteleros misioneros con buena repercusión entre sus clientes.


Más allá del mate

Chiquitina Engel es una artista plástica de Posadas que se destaca por pintar sus cuadros usando un extracto de yerba mate que le proporciona una fábrica provincial. Cada obra vale 500 dólares y su técnica tuvo repercusión internacional ya que fue entrevistada por la cadena CNN en Español en forma reciente.

“Comencé un proceso de experimentación basado estudios que había realizado acerca de cómo los padres jesuitas enseñaron a los guaraníes a teñir sus telas con la yerba”, contó Chiquitina.

La artista dijo que aplicó en sus obras de arte el mismo proceso que usaban los habitantes de las misiones jesuíticas. Agregó que logró el resultado buscado tras pasar por “una etapa de prueba y error” en su taller ubicado en la galería de arte PosArt que creó con su marido en la capital misionera.

Con su técnica, Chiquitina consiguió distintas tonalidades de ámbar, marrón y verde con las cuales crea sus dibujos.  “Los colores y saber que está hecho con un producto tan típico de la región, hace que mucha gente se haya volcado a adquirir mis obras”, contó la pintora con entusiasmo.

agenciahoy.com