Masivo cruce en la frontera para la compra de alimentos

La crisis económica del país impactó también en el comercio fronterizo. Ello derivó que cada vez sean más los brasileños y paraguayos que cruzan a diario al país para comprar mercaderías.
Es que la revaluación del guaraní y el real, por la depreciación del peso, generó que varios de los alimentos de la canasta básica resulten más económicos en Posadas y Bernardo de Irigoyen que en los mismos países de origen. Como consecuencia, se registró una disminución de ventas en los circuitos comerciales, principalmente en Encarnación.

Algunos precios
En un relevamiento que realizó El Territorio en algunos supermercados de Encarnación, se observó la diferencia de precios por el tipo de cambio.
Por ejemplo, el aceite de 900 mililitros en Posadas se consigue entre 85 y 95 pesos. En cambio, en Encarnación se vende entre 100 y 110 (10.825 y 11.900 guaraníes, respectivamente); un 15% de diferencia.
En el caso del kilo de azúcar, en suelo argentino se vende en promedio a 39 pesos y en Paraguay, a 53 (5.800 guaraníes), un 35% de brecha.
La yerba de un kilo cotiza entre 150 y 180 pesos en el país, mientras en los comercios encarnacenos se vende en torno a los 361 (18.400 guaraníes), un 100% más caro por la diferencia cambiaria.
Para el caso del arroz de un kilo, éste se vende a 35 pesos y su equivalente en la vecina orilla es de 41 (4.450 guaraníes); 17% de brecha.
Las mayores diferencias radican en los valores del queso cremoso y la carne. En Argentina, el lácteo se consigue a 445 pesos el kilo y en Paraguay, a 623 (67.438 guaraníes), un 41% más costoso. De su lado, el vacío en Argentina está 295 pesos el kilo, mientras en la Perla del Sur cotiza a 415 (45.000 guaraníes), una distancia del 40%.
Sin embargo, el único producto más económico en Paraguay es la leche, cuyo pack por litro se consigue a 45 pesos en Posadas, mientras en el vecino país cuesta entre 39 y 42 (4.560 guaraníes).

Más presencia paraguaya
El comercio encarnaceno fue uno de los más afectados por los vaivenes del dólar. Como consecuencia, son varios los paraguayos que optan por efectuar compras en la Argentina.
Arístides Martínez, quien preside la Asociación de Comerciantes del Circuito Comercial de Encarnación, manifestó que bajó la asistencia de turistas y compradores a la ciudad fronteriza por efecto de la devaluación.
En diálogo con Acá te lo contamos por Radioactiva dijo que “el movimiento en el puente, tanto a nivel turístico como para las compras, sigue, pero no a los niveles a los que estábamos acostumbrados antes. Ahora, con la devaluación que tuvo el peso argentino, somos nosotros lo que estamos yendo a hacer las compras en la Argentina, por la revalorización del guaraní”.
Detalló que los artículos de limpieza, aceite, harina, fideos y combustibles son los productos más elegidos por los encarnacenos.
En este sentido, recalcó que disminuyó el caudal de ventas en el circuito comercial del vecino país y que, pese a ello, hay rubros que se mantienen en pie, tales como el de electrónica e indumentaria.
“Hoy el peso argentino está muy bajo, y eso no le conviene al argentino, que decide comprar en su país. En cambio, para el paraguayo, le resulta más económico comprar en Argentina, porque la moneda hace que todo sea más barato”, expresó.
En este sentido, indicó que uno de los rubros más afectados fue el de los cambistas. “Hay poco movimiento, casi escaso, y afecta a la economía. Ya no se venden muchos dólares, porque bajó la capacidad de compra. Pero eso no quiere decir que no se hagan ventas bajo el valor de dólar. El argentino que viene a Paraguay con dólares termina ganando. Ese panorama se ve muy poco y es un síntoma de la situación que está atravesando la Argentina”, refirió.

Brasil, con cambios de hábitos
En los últimos meses, los vecinos de Bernardo de Irigoyen modificaron sus hábitos de compras. Con la cotización del real entre los 15 y 16,50 pesos, quienes cruzaban a las localidades brasileñas de Dionisio Cerqueira y Barracón ya no lo hacen.
Es que antes, varios de los productos de la canasta básica resultaban más económicos en Brasil y ahora, como consecuencia de la devaluación y la diferencia cambiaria, el movimiento de argentinos al vecino país mermó.
Packs de leche, pollos y aceites son algunos ejemplos que hasta meses atrás era conveniente comprar en Dionisio Cerqueira.
Esto generó una creciente especulación en las compras en Brasil y un cambio de hábitos en los vecinos de la localidad, que priorizan consumir en Argentina.
Cuando el tipo de cambio previo a la devaluación era favorable para los argentinos, las familias cruzaban para comprar arroz, azúcar, aceite, embutidos, aderezos, productos lácteos y cárnicos, y bebidas azucaradas y alcohólicas.
Según relevó El Territorio, buena parte de la canasta básica resulta más económica en el lado argentino que del brasileño.
Tal es el caso del azúcar, que en la Argentina cuesta entre 28 y 36 pesos el kilo, mientras que en Brasil se consigue entre 48 y 55, un 53% más caro en Brasil si se toman los valores más altos.
El aceite de 900 mililitros en el país oscila entre los 65 y 100, y en el lado brasileño se vende entre los 70 y 130, un 7% y 30% más costoso, respectivamente.
El mismo caso se replica en el arroz, que se vende entre 40 y 50 pesos el kilo, y en suelo brasileño, entre 60 y 90, una diferencia del 50% y 80%, respectivamente.
En el caso de los fideos, el pack de medio kilo se comercializa entre 28 y 35 pesos en la Argentina y en Brasil es aún más caro, entre 45 y 50. Esto es, entre un 60% y un 40% de brecha.
Y en el caso de la yerba, el pack de un kilo oscila los 160 pesos, mientras en Brasil ronda los 260, una distancia del 62,5%.
La leche, sin embargo, no sufre mayores variaciones, ya que en ambos lados de la frontera se vende entre los 40 y 50 pesos el litro, y resulta hasta un 25% más económica en la Argentina. Mientras que el pack de doce unidades, entre los 480 y 550 pesos. Y el queso tipo cremoso, en Brasil se vende en 630 pesos.
Pese a la diferencia de precios, aún se observa el movimiento de argentinos hasta Brasil para efectuar la compra de pollos, ya que en el país vecino se vende el kilo entre los 100 y 150 pesos.

Iguazú, sin ventajas en el comercio

Pese al incremento de las asimetrías económicas con los países vecinos, Puerto Iguazú no ofrece grandes ventajas para brasileños y paraguayos. En este sentido, los iguazuenses aún optan por comprar diversos productos de la canasta básica en Foz de Iguazú, además de consumir otros servicios esenciales.
En diálogo con El Territorio, propietarios de supermercados y negocios de la Ciudad de las Cataratas manifestaron no notar la diferencia en las ventas a ciudadanos de los países limítrofes, ya que las ventas de determinados productos continúa de la misma manera.
“Los brasileños llevan embutidos, aceitunas, aceite de oliva, vinos y en algunos casos carne, pero no se ha notado un incremento en las ventas, ya que solemos tener clientes fijos o las empresas de turismo traen gente a las vinotecas”, indicaron.
Pese al aumento del real, los iguazuenses continúan realizando las compras en Brasil, además de la compra de remedios y consultas a profesionales en ortodoncia y odontología.

Alimentos, el rubro que más aumentó en el último año

Según relevó el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), la inflación de octubre fue del 3,3% y el acumulado interanual llegó al 50,5%. Sin embargo, la categoría de alimentos y bebidas no alcohólicas se ubicó por encima del promedio, y trepó al 51,8%.
Con fuerte incidencia por la suba del dólar, que en el último año escaló el 70%, incidió fuertemente en los costos de los alimentos.
Si se analizan los precios de los 50 productos que analizar el instituto estadístico, se observó que las verduras, , el agua mineral sin gas, los embutidos y los lácteos fueron los que más encarecieron en el último año.
Según precisó el Indec, el litro de leche entera en sachet subió en un año casi el 60%, al pasar de 30,66 a 49 pesos. En tanto que los quesos cremoso, pategrás y sardo subieron entre el 80% y 90%. En el caso de la manteca y el yogurt, encarecieron un 87% y el pote de dulce de leche -de 400 gramos- alzó 75%.
En el caso del queso sardo, el kilo pasó de 352,20 pesos en octubre de 2018 a 670,38, mientras que el cremoso ascendió desde 198,33 pesos el kilo el año pasado a 354,69 este año. A su vez, de 29 pesos que costaba en 2018 el envase de 195 centímetros cúbicos de yogur firme, hoy vale 54,47. Respecto de los embutidos, lo que más subió fue el paquete de salchichas de seis unidades, que trepó de 40,62 a 68,28 pesos. Le siguió el jamón cocido, que pasó de 292,90 a 458,85 pesos el kilo en los últimos doce meses.
También las galletitas tuvieron una suba importante. Las de agua envasadas treparon 49,70%, en tanto que las dulces envasadas sin relleno aumentaron 69,74% en un año. También la yerba tuvo un salto de precio. El paquete de 500 gramos cuesta 88,69 pesos, cuando en octubre del año pasado se vendía a 54,29.
Los cortes de carne subieron menos que el promedio (entre 40% y 48%) y la harina y el aceite, que son dos productos altamente afectados en sus costos por la suba del dólar, aumentaron 33,26% y 31,87%, respectivamente.

territoriodigital.com