Son menos los creyentes católicos frente al avance de los evangélicos y “sin religión

Los católicos pasaron de 76,5 al 62,9 por ciento en once años. Lo reveló una encuesta nacional del CONICET sobre creencias religiosas. El 60% plantea que el Estado no debe financiar a los cultos.

BUENOS AIRES (diarios y agencias). Una encuesta nacional realizada por un grupo de científicos del CONICET reveló que los creyentes del papa Francisco pasaron del 76,5 al 62,9 por ciento de la muestra en tan solo 11 años.

El dato contrasta con el aumento de las personas “sin religión” del 11,3 al 18,9 por ciento; y de los evangélicos, que crecieron en adherentes del 9 al 15,3 por ciento.

Otro cambio relevante es que se duplicaron quienes creen que el aborto es un derecho; la pena de muerte es apoyada por el 50% de los consultados y el 70% cree que es necesario que el Estado aplique controles migratorios más estrictos.

El informe fue elaborado sobre una muestra representativa a nivel país de 2.421 casos y financiado por la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación.

El grupo de estudiosos encabezados por el director en Sociología Fortunato Mallimaci consideró que el catolicismo conserva el país una “mayoría atenuada”, aunque progresivamente va perdiendo terreno.

Dos de cada diez habitantes en el país se definen “sin religión”, siendo principal este rasgo entre los jóvenes de 19 a 29 años, que llega hasta el 24,7%. Ello no quita que siga presente una significativa religiosidad entre los argentinos: los creyentes abrazan una suerte de “cuentapropismo religioso”, ya que dejan de asistir a los templos.

Detalles

“La encuesta revela que la creencia en Dios es del 80 por ciento, a la vez que estamos en un contexto de incredulidad en las instituciones en general, de la cual las organizaciones religiosas no están exentas. En este sentido, eso podría explicar por qué 60% de los creyentes reconocen que su relación con Dios la manejan por su propia cuenta y 30% por medio de la asistencia a un templo”, consideró Mallimaci.

En las distintas regiones del país se observan diferencias sustantivas. Por ejemplo, en el noroeste argentino, se caracteriza por ser la región más católica, donde se supera la media nacional por más de 10 puntos con el 76 por ciento de adherentes.

En la ciudad de Buenos Aires y la zona metropolitana junto a la Patagonia ese registro cae hasta el 51% de personas católicas, y donde se percibe un número de habitantes “sin religión” del orden del 26,2 por ciento y 24,3 por ciento, respectivamente.

Lo cierto es que los números sobre la religiosidad se distancian cada vez más de los registros históricos. Según el censo del año 1947, la proporción de católicos en Argentina llegaba al 93,6%, lo que registra un descenso de más de 30 puntos.

lavozdemisiones.com