DESEMPLEO

En los meses de enero y febrero se perdieron 12 mil empleos

Las mediciones privadas reflejan un agravamiento del mercado laboral, sobre todo en la industria. Las encuestas reflejan más preocupación por este tema.

En pocos días se difundirá un nuevo dato trimestral de desempleo medido por el Indec. Y en el Gobierno ya se preparan para lo peor: hay altas probabilidades de que la medición vuelva a ser de dos dígitos, algo que no ocurría desde hacía siete años.

Lo cierto es que el temor a engrosar la lista de trabajadores suspendidos o despedidos se instaló en la agenda pública, en este inicio de 2019. Lo reflejan las encuestas consultadas por el propio Gobierno. Y lo revelan informes técnicos, que llevan un minucioso conteo de la problemática laboral.

En concreto: la cantidad de suspensiones y despidos en las empresas se disparó dos veces y media durante el primer bimestre del año, en relación con lo sucedido entre enero y febrero de 2018. Y la tendencia mantuvo en el comienzo de marzo.

De acuerdo con un relevamiento del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), durante enero y febrero se contabilizaron 12.149 casos entre suspensiones y despidos en las compañías privadas.

En los primeros 60 días del año pasado, se habían contabilizado apenas 4.732 casos. Siempre tomando en cuenta lo acontecido en el sector privado.

Como es previsible, la industria se transformó en el principal expulsor de mano de obra, profundizando un escenario de achicamiento. Le siguió el sector de los servicios, con el comercio como uno de los mayores rubros en problemas por la caída del consumo.

Suba en el ranking de preocupaciones

La creciente preocupación por la estabilidad a nivel empleo se empieza a notar en las mediciones del humor social. En la encuesta semanal que realiza la consultora Management & Fit, el “índice de optimismo” marcó la semana pasada un descenso de 1,5 punto.

El factor que explicó esa baja fue, precisamente, la incertidumbre por la situación en el mercado laboral, que se contrajo 3,5 puntos.

Para los expertos, el malestar por el escenario laboral amenaza con tomar fuerza justo en medio de la campaña electoral, lo cual disminuye las posibilidades del oficialismo.

Por lo pronto, en la última encuesta de la Universidad de San Andrés se observa cómo la preocupación por el desempleo subió seis puntos en menos de un año y ya se ubica casi al mismo nivel que la delincuencia en el ranking de los temores argentinos.

En el mismo lapso, el índice de desaprobación de la gestión de Mauricio Macri se disparó 10 puntos, hasta ubicarse en un 63% de la opinión pública.

Ante la constatación de que el problema va en crecimiento, el Gobierno comenzó a analizar medidas que ayuden a frenar la crisis. Actualmente se está en plena negociación con algunas de las industrias más afectadas, como la automotriz, que reclaman protección del mercado interno y reintegro de impuestos a la exportación, como forma de reactivar rubros que mantienen altos niveles de capacidad instalada ociosa.

revistacodigos.com

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *