Passalacqua: “En épocas de crisis, el misionero no se duerme”

Política

Sostiene que el próximo presidente deberá atender la necesidad de modificar la estructura impositiva ya que Nación se queda con el mayor porcentaje de la recaudación en detrimento de las provincias.

Periodista: ¿Qué significa para los misioneros tener una provincia desendeudada?

Hugo Passalacqua: Cuando el Frente Renovador de la Concordia Social en 2003 se hace cargo del Gobierno primero con Carlos Rovira (2003-2007), luego con Maurice Closs (2007-2015) y ahora conmigo (2015-2019), la consigna fue no endeudar más a la provincia. Al contrario, desendeudarla; y logramos cumplir con la meta. (N.D.R: en 1999 la provincia debía el 200% de su Presupuesto; a diciembre de 2018 la deuda significaba el 11% del Presupuesto provincial). Esta deuda influía en el bienestar de los misioneros porque al descontárnosla directamente de la coparticipación, no nos permitía destinar ese dinero a salud, educación, obras públicas, etcétera.

P.: ¿Se plantea tomar un crédito con organismos internacionales?

H.P.: Endeudarse significa que ese crédito lo paguen generaciones futuras. Así nos pasó con el endeudamiento en la década del 90. Pasaron casi 20 años para poder lograr el desendeudamiento. El desendeudamiento hace a la vida cotidiana de la gente y para el Estado le significa contar con más recursos para salud, educación, obra pública, etcétera.

P.: ¿Cuánto dinero invirtió hasta el presente la provincia en los programas de descuentos y créditos?

H.P.: Son cientos de millones. Sólo en el Fondo de Crédito Misiones la inversión se ubica en los 300 millones de pesos que les permite a los misioneros iniciar un emprendimiento comercial, productivo, empresarial, de servicios, profesional, etcétera, a una tasa del 12 por ciento anual cuando en los bancos los créditos personales se ofrecen a una tasa del 90 por ciento anual. El Fondo de Crédito generó miles de personas que ingresaron al mercado laboral en forma directa e indirecta. Desde que se privatizó el banco provincial en la década de los 90 Misiones no volvió a tener un organismo de crédito hasta la creación hace dos años del Fondo de Crédito Misiones. Y los Ahora… significaron un esfuerzo importante para la provincia de Misiones. Debo reconocer que los bancos hicieron un esfuerzo enorme colaborando con los Ahora… Todos los Ahora… apuntan a la mejora del empleo. Estos son paliativos previos a la mejora del país, porque esa mejora que todos pretendemos debe llegar en algún momento.

P.: ¿Qué factores se sucedieron para que la provincia sea récord en exportaciones de celulosa, té y yerba mate con economías regionales que no la están pasando muy bien?

H.P.: Reconozco que el valor del dólar nos favoreció. La yerba mate consiguió nuevos mercados y en términos de exportaciones no tiene techo; el té va por el mismo camino y la madera que desde el 2008 viene paliando una situación crítica; el Gobierno provincial está ayudando al sector con la financiación del gasto de energía; mejoramos las rutas para el paso de los bitrenes, estamos construyendo el puerto; se está terminando la fábrica de madera que estará instalada en el parque industrial de Posadas; bajamos los porcentajes de retenciones a las exportaciones. Ahora que se recuperó el dólar paralelamente se recupera el mercado externo principalmente el norteamericano; pero no es tan fácil porque el mercado perdido se debe recuperar y eso lleva su tiempo.

P.: ¿Por qué Misiones es la séptima economía del país?

H.P.: Hasta fines del año pasado estábamos octavos en crecimiento. Esto es muy importante porque ser la provincia número 24 en tamaño y la séptima economía habla muy bien de los misioneros que desean trabajar, progresar y salir adelante. En época de crisis el misionero no se duerme. No se queda en la queja y ese es el valor que tiene el ciudadano misionero. Desde el Gobierno hacemos mucho esfuerzo, construimos caminos, pagamos los sueldos el último día hábil del mes, sólo cuatro provincias pueden abonar los salarios en tiempo y forma, otras provincias van pagando por sectores. Eso genera un circuito de confianza.

P.: ¿Cómo les fue a los alumnos misioneros en las pruebas Aprender?

H.P.: Subieron considerablemente en las pruebas, y para una provincia modesta como Misiones es muy importante y me llena de orgullo porque tenemos un cuerpo docente extraordinario que le pone alma y vida a su trabajo en un momento de crisis donde muchos de los alumnos van a la escuela no sólo a estudiar sino a alimentarse. A eso le agregamos la escuela de innovación disruptiva en la cual se trabaja a través del aula invertida. Esto es muy interesante porque el mundo no sabe qué hacer con la escuela media. La Escuela de robótica permite que los chicos se sumerjan en el mundo de la tecnología. Nos falta mucho, pero estamos avanzando en la vanguardia educativa

P.: Usted viene pregonando que el país va hacia una especie de partido provincial dejando de lado los partidos tradicionales…

H.P.: Misiones hace rato que fue hacia la provincialización partidaria. Concretamente en 2003. No somos parte de ningún esquema nacional, no aspiramos serlo ni tampoco crear un partido nacional. Tenemos un país muy centralizado. Las provincias merecemos una reconquista de nuestros derechos y los partidos provinciales son el camino, y nuestro partido es un ejemplo de eso. El Frente Renovador de la Concordia Social, reitero, no aspira en pertenecer a ningún partido a nivel nacional.

P.: ¿Considera que es un sistema perverso que todo caiga en forma de embudo desde la Nación hacia las provincias?

H.P.: Sí. No tengo nada en contra del porteño, quiero dejarlo bien claro, pero la centralización debe terminarse en serio y es natural que otras provincias comiencen a plantear este tema como lo venimos haciendo nosotros no sólo con este Gobierno nacional sino también con el próximo más allá del signo político que sea. La defensa de los derechos federales está en el centro del debate.

P.: Usted planteó que quien quiera ser presidente deberá ecualizar y armonizar los intereses de todas las provincias…

H.P.: Es natural que otras provincias también busquen el ejemplo de Neuquén o Misiones con partidos provinciales y quien quiera ser presidente deberá indefectiblemente ecualizar y armonizar con las provincias y ser el presidente de todos. Las provincias merecen su revalorización. Yo no reniego de los partidos nacionales que en su momento fueron muy importantes para constituir la nacionalidad. Misiones, por ejemplo, le transfiere a la Nación sólo en IVA 7.500 millones de pesos y recibe por el mismo concepto 2.500 millones de la Nación y 5.000 millones de pesos se queda la Nación. Ese dinero es nuestro. ¿Qué hace la Nación con ese dinero? Mientras que no se modifique la estructura y volvamos a tener las provincias energía propia, no hay salida. Por eso es natural que otros gobernadores piensen en esquemas provinciales similares al de Misiones.

P.: ¿Qué se juega el 2 de junio?

H.P.: La identidad misionerista. Es decir, si vamos a seguir con identidad propia, soberanía de pensamiento, ir en búsqueda de la soberanía alimentaria que estamos muy cerca de conseguirla; de la soberanía eléctrica que estamos lejos, pero debemos conquistarla; la soberanía educativa; nosotros educamos más allá de los contenidos básicos a la misionera; seguir con el sistema de salud que es envidia de otras provincias. En definitiva, seguir revalorizando lo propio. Eso se vota. Si seguimos siendo una provincia soberana con la estima alta o somos parte de un sistema nacional donde seríamos parte de un todo donde a la larga o a la corta nos perjudicará.

Entrevista de Alejandro Fabián Spivak

revistacodigos.com