Los anticuerpos contra el COVID-19 permanecen ocho meses en la sangre

Así lo determinó un reciente estudio que se realizó en el hospital San Raffaele de Milán tras un seguimiento a 162 pacientes con COVID-19 y con síntomas múltiples desde graves a leves.

En medio de la segunda ola del COVID-19 y el aumento de las reinfecciones, un reciente estudio realizó una importante revelación acerca de los anticuerpos generados por el organismo y su durabilidad en la sangre, un dato clave para evitar recontagios de la enfermedad.

Se trata de una investigación realizada por el hospital milanés de San Raffaele y el Instituto Superior de Sanidad italiano (ISS) y publicado por la revista Nature Communications, que concluyó en que, en la mayoría de los casos tras la infección, los anticuerpos neutralizantes contra el SARS-CoV-2 persisten en los pacientes recuperados al menos 8 meses.

A esta conclusión se llegó tras el seguimiento de 162 pacientes COVID-19 positivos, -un 67% de ellos hombres, con una edad media de 63 años- que acudieron a emergencias del San Raffaele durante la primera ola de la pandemia en Italia. Las primeras muestras de sangre se recolectaron cuando les fue diagnosticado el contagio en marzo-abril del 2020, y las últimas a finales de noviembre del 2020. El 57% padecía de una patología distinta al COVID-19 en el momento del diagnóstico. La más frecuente era la hipertensión (44%) y diabetes (24%).

Es así que llegaron a la promedio de la durabilidad de los anticuerpos en los pacientes recuperados. ”Ocho meses después del diagnóstico solo hubo tres pacientes que ya no mostraron su positividad a la prueba de anticuerpos”, explicaron el ISS y el San Raffaele en un comunicado.

El estudio también reveló que el 79 % de las personas analizadas produjo anticuerpos en las dos primeras semanas desde el inicio de los primeros síntomas, mientras que los que no lo hicieron tuvieron un mayor riesgo de padecer dolencias graves. “Los pacientes que no pueden producir anticuerpos neutralizantes durante la primera semana de infección deben identificarse y tratarse a tiempo, ya que tienen un alto riesgo de desarrollar formas graves de la enfermedad”, afirmó la directora de la Unidad de Evolución y Transmisión Viral del Hospital San Raffaele, Gabriella Scarlatti. La investigación tiene, además, “implicaciones tanto en la gestión clínica de la enfermedad en el paciente como en la contención de la pandemia”.

Asimismo, se analizó la reactivación de anticuerpos frente a coronavirus estacionales, los responsables del resfriado, y se llegó a la conclusión de que estos “reconocen parcialmente el nuevo coronavirus y pueden reactivarse tras la infección, aunque no son efectivos para neutralizarlo”.

El estudio fue realizado por la Unidad de Evolución y Transmisión Viral del Hospital San Raffaele, en colaboración con investigadores del Instituto de Investigación en Diabetes de la misma entidad, quienes desarrollaron un test específico para los anticuerpos utilizando técnicas empleadas para el estudio de otro tipo de anticuerpos desarrollados como respuesta auto-inmunitaria.

Una investigación previa realizada por científicos del Instituto de Investigación Lunenfeld-Tanenbaum de Sinai Health y de la Facultad de Medicina Temerty de la Universidad de Toronto sostenía que «los anticuerpos del COVID-19 duraban al menos tres meses después de que una persona se infecte con el virus».

Este estudio publicado en la revista científica ‘Science Immunology’,  utilizó muestras de saliva y de sangre de pacientes COVID-19 positivo para medir y comparar los niveles de anticuerpos durante más de tres meses después los primeros síntomas. Es así que detectaron que «los anticuerpos de la clase IgG que se unen a la proteína de punta del SARS-CoV-2 son detectables durante al menos 115 días», lo que representa el intervalo de tiempo más largo medido. Se trata del primer estudio en mostrar que estos anticuerpos también pueden ser detectados en la saliva.

agenciahoy.com