Legisladores misioneros sancionaron una ley para mejorar la calidad de vida de los adultos mayores

La Legislatura sancionó este jueves en una nueva sesión, una ley para mejorar la calidad de vida de los adultos mayores. Para concretar esta medida, unificó 19 proyectos que habían sido presentados en el ámbito parlamentario con el objetivo de promover, proteger y asegurar el reconocimiento y ejercicio de los derechos humanos en adultos mayores. La ley aprobada contribuirá con la inclusión, integración y participación en la sociedad de las personas que tengan 60 años o más.

Algunos de los objetivos de esta norma son: proteger y atender a las personas mayores desde una perspectiva de derechos humanos; promover una vida plena, independiente y autónoma; favorecer su identidad cultural; garantizarles un trato digno, preferencial y especializado en todos los ámbitos; y fomentar su permanencia en el entorno familiar y desalentar el ingreso a establecimientos residenciales.

También se busca garantizar a las personas mayores la accesibilidad al sistema de salud; la mejora en la calidad de vida; la educación para la salud; y la realización de los controles médicos preventivos; entre otros propósitos.

Además, se pretende promover para estos individuos el acceso a la educación, al manejo de las nuevas tecnologías, a mercados laborales y a actividades culturales, recreativas y deportivas.

La sanción tuvo en consideración proyectos presentados por oportunamente los legisladores Carlos Rovira, Anita Minder, Roque Gervasoni, Héctor Llera y Rossana Franco; por los ex diputados Víctor Kreimer, Lidia Batista; Oscar Alarcón; Hugo Escalada; Mabel Pezoa; y María Inés Rebollo; y los Parlamentos de la Mujer de los años 2018 y 2021.

En la ley se creó el Consejo Provincial de las Personas Mayores para coordinar acciones que garanticen sus derechos; y del Sistema Provincial de Centros de Día para Personas Mayores, con el fin de impulsar la creación de servicios que aseguren a estos individuos el desarrollo personal y emocional, el fortalecimiento de sus vínculos sociales. Y se instituyó el 15 de junio de cada año como “Día de toma de conciencia sobre el derecho al trato digno y a una vida sin violencia de las personas mayores”.

Al momento de aprobarse la ley, Silvia Rojas se refirió a la iniciativa y manifestó que “esta pandemia nos obligó a acelerar un camino que ya lo veníamos transitando que es de la tecnología, y en esta transición los mayores afectados fueron y son las personas mayores a quienes les cuesta un poco más amigarse con la tecnología, y a través de esta ley tendrán las herramientas necesarias para capacitarse y contarán con programas que reducirán esa brecha que existe ente lo digital y lo generacional”.

“Esta ley corresponde a una serie de trabajos que realizamos de manera permanente y viene a mejorar la calidad de vida, a proteger y apuntar a la verdadera inclusión de nuestras personas mayores en una sociedad que se encuentra en permanentes cambios y progreso; de esta forma seguimos dando respuestas concretas atendiendo a las personas mayores, favoreciendo y posibilitando su integración plena”, expresó la legisladora.

En tanto, en los fundamentos de su proyecto, Rovira señaló que se pretende que “las personas mayores no permanezcan al margen del nuevo manejo del mundo tecnológico”. Si bien este tipo de medidas favorecerá el aprendizaje y la adquisición de nuevas competencias por parte de personas mayores, va más allá: “lo importante es que busca una sociedad que persigue la plena integración e igualdad entre las personas, independientemente de la edad, sexo o procedencia”.

revistacodigos.com