Según un estudio argentino, muere casi el 60% de los pacientes con Covid-19 que ingresan en terapia intensiva

Luego analizar cientos de investigaciones de distintas partes del mundo, un grupo de intensivistas argentinos decidió analizar qué ocurría cuando un paciente Covid-19 positivo entraba a terapia intensiva. Tras un relevamiento realizado en 63 unidades de cuidados críticos del país, los especialistas concluyeron que muere casi el 60% de quienes ingresan.

El estudio denominado “Características clínicas y resultados de los pacientes con COVID-19 con ventilación invasiva en Argentina (SATICOVID)” estuvo liderado por la Dr. Elisa Estenssoro, del Servicio de Terapia Intensiva del Hospital Interzonal de Agudos “General San Martín”, y fue publicado en la revista The Lancet Respiratory Medicine.

El análisis se desarrolló en 63 terapias intensivas de todo el país y siguió el desarrollo de la infección en 1909 pacientes con COVID-19 positivo confirmado por PCR. Según explicaron los especialistas, todos “fueron seguidos hasta la muerte en el hospital o el alta hospitalaria, lo que ocurriera primero”. El 57% de los afectados finalmente falleció.

Asimismo, los especialistas advirtieron que, pese a que el número de muertes tras el ingreso a terapia fue similar a las registradas en otras partes del mundo, el cansancio en el sistema y personal de salud podría haber “contrarrestado los beneficios del aprendizaje relacionado con el manejo de COVID-19″.

¿Qué analizaron los especialistas de la SATI?

Desde el comienzo de la pandemia, científicos, investigadores y especialistas comenzaron a evaluar cuáles podrían ser los factores que provocarían la muerte de los pacientes. En este caso, intensivistas argentinos evaluaron si la realidad económica de la nación podría ser considerada como un factor negativo para los infectados.

“La información epidemiológica sobre pacientes críticamente enfermos con COVID-19 en países de ingresos bajos y medianos ha sido escasa. En Argentina, un país de ingreso mediano alto (definido por el Banco Mundial), la información proporcionada por el Ministerio de Salud está fragmentada y los datos disponibles sobre los subsectores privados de salud son deficientes”, argumentan en el documento realizado por la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI).

Según señalaron, la intención de esta investigación fue realizar un “análisis detallado” de cada uno de los pacientes y cada uno de los síntomas y patologías a los cuales debieron accionar.

Fuente: TN