Posadas registra un boom gastronómico con calidad, variedad y muchos clientes

A diferencia de otras capitales del país, la nuestra vive niveles inéditos para la pandemia. No solo crecen las opciones, sino que mejoran en calidad, variedad y servicios. El cuidado de los protocolos y trabajo conjunto con el gobierno es clave.


Posadas se ha convertido en un verdadero polo gastronómico de primer nivel y eso lo confirman los turistas y consumidores locales que, cada fin de semana -y también durante la semana-, llenan los restaurantes, bares y cafés ubicados en la Costanera y en otros puntos de la ciudad.

De viernes a domingo es casi imposible conseguir lugar para cenar sin hacer reserva previa o esperar que se desocupe alguna mesa. Durante las mañanas o las tardes de clima invernal, los cafés tampoco tienen descanso.

Esto demuestra un nivel de consumo y satisfacción muy alto por parte de los clientes y visitantes. Las vacaciones de invierno, ya en los primeros días, ha disparado la demanda tanto en los locales como en modalidad delivery.

Una recorrida por la ciudad permite encontrar una gran variedad de platos, salones y gustos para todos: comida árabe, comida tailandesa, japonesa y china, tenedores libres, pescados de río y de mar, carnes, pastas y vegetarianos, entre otros. Sin dejar de lado las opciones más jóvenes como hamburguesas gourmet, que se han multiplicado en los últimos años, sándwich de todo tipo, y las pizzas y empanadas que suman más de cien variedades entre el conjunto de los locales. Los tragos, la pinta de cerveza artesanal y las marcas más prestigiosas de vinos le dan el toque de distinción que redondea el combo.

Hace muchos años el sector gastronómico no vivía una situación así. Algunos consultados recuerdan la mejor época cuando se llenaba de ciudadanos paraguayos y brasileños, hace más de 6 años. Ahora no pueden venir, pero se vive un “reverdecer” de la gastronomía que atrae permanentemente a los posadeños, familias del interior y turistas argentinos que vienen a Misiones.

Está demás decir lo que significa para la economía local, la generación de empleo y el movimiento económico que se genera: salarios de los empleados, proveedores de comestibles y bebidas, impuestos, remodelaciones de locales, etc.

Posadas registra un boom gastronómico con calidad, variedad y muchos clientes

Justamente por ello hay un trabajo conjunto permanente entre el Gobierno provincial, el municipal y los propietarios de los locales.

Las autoridades municipales, consultadas al respecto, hablan de un compromiso muy fuerte de los restaurantes, bares y cafés para hacer cumplir los protocolos por la pandemia de Coronavirus y, a la vez, ofrecer gastronomía de calidad. Sin duda que las posibilidades de expandir el negocio están limitadas por el distanciamiento social, pero en la adversidad se ha encontrado un equilibrio muy positivo para salir adelante en el rubro.

Martín Oria, presidente de la Cámara Metropolitana de Turismo, Servicios y Comercios de Misiones, expresó que esta demanda se debe en gran medida a que “los locales bailables se encuentran cerrados por lo que la gente recurre a frecuentar lugares como los restaurantes y bares”. Remarcó que la demanda también aumento porque hubo mucha gente que tuvo que volver a sus quehaceres en la ciudad “A fines del año pasado mucha gente tuvo que volver de lugares como Córdoba, Rosario, Buenos Aires, por cuestiones laborales, home office o de estudio”.

Gustavo Pona, dueño de comercios como Rustic, La Ruedita y El Rancho ubicados en la costanera de Posadas, remarcó que “se está trabajando bien, hay turistas y hay consumo”.
“Acá en la ciudad, la situación es buena en comparación de lo que es el resto del país”, agregó.

En cuanto a las modalidades de venta dijo que la modalidad de Delivery se instaló, pero que “la gente también sale porque no tiene otra cosa ante el cierre de fronteras y boliches”.

Por otro lado, Iván Paiva, encargado de Cristóbal Café, elogió el buen funcionamiento del rubro “En cuanto a capacidad venimos trabajando bastante bien, al tener que respetar el distanciamiento establecido por protocolo, ello deriva en que no podamos utilizar toda la capacidad del local. Pero la concurrencia de gente es muy buena, y más en este mes, con la llegada de las vacaciones, donde se observa un marcado aumento respecto al mes anterior.”

Aclaró que “con el tiempo cálido que tuvimos la última semana la gente prefería ubicarse al aire libre, terminábamos teniendo el local completamente lleno”.

Por último, argumentó que la actividad está creciendo porque la gente necesita salir de sus casas y “una muy buena opción es poder encontrarse en un bar o restoran”.

Nuevas ofertas llegan

El año pasado fue Antares, la cadena de cervecerías que abrió un coqueto local en la costa del río y se encuentra repleto de gente de jueves a domingo, desde que apenas baja el sol.
Misiones parece tener un atractivo que seduce. El embellecimiento que tiene Posadas en el último año atrae a los inversores gastronómicos, así como el nivel de consumo y el movimiento de turistas.

Este año la cadena de hoteles Bagú dio la novedad al hacerse cargo del hotel Grand Crucero en Posadas y, con una enorme inversión, transformó la esquina céntrica de San Lorenzo y Catamarca en un patio de comidas gourmet con su propia marca de cerveza como un atractivo para turistas y ejecutivos que desembarquen en la capital misionera.

Ernesto Casareto, gerente, explicó que eligieron Misiones porque “en plena pandemia teníamos 14 hoteles cerrados” y en Misiones “vimos a una provincia distinta a todas las demás, que estaba abierta, que no le tenía tanto miedo a la pandemia, que se trabajaba, que se podía generar cosas”.

Bagú tiene una marca de restaurante gourmet, que se llama PataNegra, donde se ofrecen frutos de mar, fiambres, cocina bastante mediterránea y una cerveza artesanal propia llamada Cachalote, explicó el CEO.

Recalcó que Misiones es la única provincia que tiene todo funcionando: “acá vemos que la gente está en la calle, la gente sigue trabajando, entonces nos interesó mucho la impronta del misionero que se sigue moviendo”.

La empresa promete tomar mucho personal, porque no solo está con los hoteles en Posadas e Iguazú sino que abrirá el emprendimiento gastronómico más grande de Puerto Iguazú, con 400 cubiertos sentados, el PataNegra Iguazú, en la calle Tareferos 155.

El grupo también adquirió lotes sobre el río Paraná en Corpus, San Ignacio y Santo Pipó para generar centros de turismo costeros con todos los servicios y de práctica de pesca deportiva en el río Paraná. Brindarán servicio en la costa del río para aquellos que estén disfrutando del agua puedan pedir, pasar a buscar y llevar o comer; un servicio exclusivo que ya ofrecen en otros lugares.

misionesonline.net