Conozca cómo prevenir infecciones por salmonella

El Hospital Escuela de Agudos “Doctor Ramón Madariaga” se referió enfermedades de transmisión alimentaria; en especial a la infección por salmonella (Salmonelosis), una de las cuatro principales causas de enfermedades diarreicas.

En este contexto, los galenos de dicha institución precisaron varios datos sobre la prevalencia de las enfermedades diarreicas. “En el mundo cada año se enferman 550 millones de personas, de las cuales 220 millones son niños menores de 5 años. La salmonella es una de las cuatro causas principales de enfermedades diarreicas a nivel mundial”.

Al tiempo que, también se refirieron a la transmisión y relataron que “Por lo general, las personas contraen la salmonelosis a través del consumo de alimentos contaminados de origen animal (principalmente huevos, carne, aves de corral y leche), aunque también hay otros alimentos que se han vinculado a la transmisión, como por ejemplo las hortalizas contaminadas por estiércol. Asimismo pueden transmitirse entre las personas por vía fecal-oral”.

Asimismo dieron a conocer cuales son los síntomas, manifestación y duración de la enfermedad. “Aparición brusca de fiebre, dolor abdominal, diarrea, náusea y, a veces, vómitos. Los síntomas de la enfermedad comienzan a manifestarse entre 6 y 72 horas (generalmente 12 a 36 horas) después de la ingesta de Salmonella, y la enfermedad dura entre 2 y 7 días”.

Asimismo, señalaron que la mayoría de los casos de salmonelosis son leves, pero que los niños y adultos mayores deben estar controlados porque pueden llegar a tener complicaciones por deshidratación que puede ser grave y poner en peligro la vida.

Finalmente, y muy importante dieron a conocer algunas medidas de prevención. “Primeramente asegurarse de que los alimentos estén debidamente cocinados; evitar tomar leche cruda y los productos elaborados con leche cruda; beber sólo leche pasteurizada o hervida; beber agua segura, lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón; en particular después de haber tenido contacto con mascotas o animales de granja o haber utilizado el inodoro; lavar cuidadosamente las frutas y hortalizas, especialmente si las consume crudas”.

Primera Edición