Si se repiten los resultados de las PASO en noviembre, el Frente de Todos dejará de tener mayoría en el Senado

Los resultados de las PASO dejaron un panorama complejo en el Congreso para el Frente de Todos e incluso los resultados provisorios proyectan, de cara a noviembre próximo, una eventual pérdida de quorum propio para Cristina Kirchner en el Senado. 

Los resultados de las PASO en las ocho provincias que elegirán senadores nacionales en noviembre encendió alarmas en el Frente de Todos debido a que si se repiten los números la bancada oficialista perdería seis bancas y dejaría de tener quórum propio.

En la actualidad, los 41 senadores del kirchnerismo más esos dos aliados sumaban 43 voluntades -no así los dos tercios, que son 48 votos- y un control a dedo de la Cámara alta por la mayoría absoluta propia del Cuerpo. No obstante, las modificaciones y escenarios parciales que se dieron en Santa Fe, Chubut, Corrientes, La Pampa y Córdoba dejarían lastimado al Frente de Todos y con seis legisladores menos, es decir, 35 votos.

Además de la caída ante Juntos por el Cambio en «la madre de todas las batallas», como se denomina a la provincia de Buenos Aires, el oficialismo perdió en distritos donde no se imaginaba. La Pampa, San Luis y Santa Fe fueron algunas de esas sorpresas.

Si bien serán los comicios de noviembre los que definirán la nueva composición del Congreso, los números de las PASO permiten proyectar un cambio drástico en la correlación de fuerzas, con el oficialismo sin quórum propio en el Senado y como segunda minoría en la Cámara de Diputados.

El Frente de Todos perdió contra Juntos por el Cambio en seis de las ocho provincias que elegirán senadores nacionales en noviembre: Chubut, Corrientes, Córdoba, La Pampa, Mendoza y Santa Fe. Solo pudo ganar en Tucumán y Catamarca.

Cada uno de esos distritos elegirá tres senadores (dos para la lista ganadora y uno para la segunda) y si los resultados de las PASO se repitieran el oficialismo perdería dos de las tres bancas que hoy tiene por Chubut; una de las dos por Corrientes; una de las dos por La Pampa; otra por Santa Fe y la única que tiene por Córdoba

El Frente de Todos pone en juego 15 escaños y perdería seis de ellos si en noviembre le toca la misma suerte que en las PASO. Por su parte, Juntos por el Cambio arriesga nueve lugares y sumaría cinco, por lo que su interbloque de 26 senadores crecería hasta los 31.

Si bien había distritos donde la derrota era previsible, como Mendoza, y otros donde era una posibilidad, como Santa Fe, lo que ocurrió en La Pampa no estaba en los cálculos del presidente Alberto Fernández ni de la titular del Senado. En este territorio peronista, Juntos por el Cambio sumó el 43,8% entre todas sus listas contra el 38,1% de la única nómina que presentó el Frente de Todos.

Si los resultados se repitieran en las generales de noviembre, el 10 de diciembre entrarían a la Cámara alta Daniel Kroneberger y Victoria Huala, mientras que por el Frente de Todos, que perdería una de las dos bancas que tiene hoy por ese distrito, ingresaría Daniel Bensusán.

Otro resultado desalentador para el el oficialismo se dio en Córdoba, donde las cuatro listas de Juntos por el Cambio reunieron el 47,8% de los votos contra el 24,4% de Hacemos por Córdoba (el partido del gobernador Juan Schiaretti) y un muy escaso 10,9% del Frente de Todos.

Santa Fe le dio otra mala noticia al Frente de Todos, que con dos listas sumó apenas apenas el 29,7% de los votos, mientras que Juntos por el Cambio se quedó con el 40% de los votos entre sus cuatro propuestas. En la coalición opositora ganó la lista radical de Carolina Losada y Dionisio Scarpin, que se quedarían con las dos bancas de mayoría mientras que la de minoría sería para Marcelo Lewandowski, el ganador de la primaria del Frente de Todos.

Con ese resultado, en las elecciones de noviembre se quedaría quedaría afuera de la Cámara María de los Ángeles Sacnun, una de las senadoras más cercanas a Cristina Kirchner.

En Chubut Juntos por el Cambio se impuso con el 39,5% de los votos contra el 26,6% del Frente de Todos. Esto permite suponer que ingresarían Ignacio Torres y Edith Terenzi (ganadores de la interna opositora) por la oposición y Carlos Linares por el oficialismo.

Por otra parte, en la provincia de Corrientes se repitió la historia de los comicios provinciales que tuvieron lugar dos semanas antes con una marcada victoria de ECO, la expresión local de Juntos por el Cambio que lidera el gobernador Gustavo Valdés.

En Mendoza Juntos por el Cambio obtuvo un cómodo 43% de local mientras que el Frente de Todos consiguió apenas el 25,2%. Así, el ex gobernador radical Alfredo Cornejo ingresaría al Senado junto a Mariana Jury y la kirchnerista Anabel Fernández Sagasti mantendría su escaño.

Una de las pocas victorias que logró el Frente de Todos fue en Tucumán, con el 48,6% de los votos contra el 35,2% de Juntos por el Cambio. Al igual que en Santa Fe, aquí también hubo internas en ambas coalición y la del oficialismo fue a favor del la lista apoyada por el gobernador Juan Manzur contra la de su vice, Osvaldo Jaldo.

El otro triunfo se le dio al oficialismo en Catamarca, donde consiguió el 51,1% de los votos contra el 31,4% de la alianza opositora, por lo que el Frente de Todos retendría las dos bancas que tiene actualmente y serían ocupadas por Lucía Corpacci y Guillermo Andrada, mientras que la de minoría quedaría para Flavio Fama.

Fuente: IProfesional