Hoy es el Día del Derecho a la Identidad: un homenaje a las Abuelas de Plaza de Mayo

Cada 21 de octubre, desde el 2004, se celebra el Día del Derecho a la Identidad, una jornada donde se recuerda a las Abuelas de Plaza de Mayo y sus 44 años de lucha por recuperar la identidad.

Íconos de la resistencia, en este Día del Derecho a la Identidad, y en la historia nacional, las Abuelas de Plaza de Mayo llevan 44 años de lucha ininterrumpida, firmes en el objetivo de recuperar las identidades de niños y niñas apropiados durante la última dictadura cívico militar ocurrida en el año 1976.

Impulsadas por que se haga memoria, verdad y justicia, las Abuelas de Plaza de Mayo han logrado restituir hasta ahora 130 identidades, pero quedan cerca de 300 nietos y nietas que viven sin conocer su verdadero origen.

Abuelas de Plaza de Mayo: una lucha que sigue vigente

Abuelas de Plaza de Mayo es una organización no gubernamental creada en 1977 cuyo objetivo es localizar y restituir a sus legítimas familias todos los niños desaparecidos por la última dictadura argentina.

El 24 de marzo de 1976 las Fuerzas Armadas se adueñaron del poder en la Argentina por medio de un golpe de estado. El régimen militar, que se autodenominó “Proceso de Reorganización Nacional”, desapareció a 30.000 personas de todas las edades y condiciones sociales. Centenares de bebés fueron secuestrados con sus padres o nacieron durante el cautiverio de sus madres embarazadas.

En la ESMA, Campo de Mayo, Pozo de Banfield y otros centros de detención de la dictadura, funcionaron verdaderas maternidades clandestinas, incluso con listas de matrimonios en “espera” de un nacimiento, y unos 500 hijos de desaparecidos fueron apropiados como “botín de guerra” por las fuerzas de represión.

La movilización que marcó el fin de la
última dictadura militar autodenominada «Proceso de Reorganización Nacional»

Algunos niños fueron entregados directamente a familias de militares, otros abandonados en institutos como NN, otros vendidos. En todos los casos les anularon su identidad y los privaron de vivir con sus legítimas familias, de sus derechos y de su libertad.

Nada ni nadie detuvo a las Abuelas de Plaza de Mayo para buscar a los hijos de sus hijos. Tareas detectivescas se alternaban con diarias visitas a los juzgados de menores, orfanatos, oficinas públicas, a la vez que investigaban las adopciones de la época. También recibían las informaciones que la sociedad les hacía llegar sobre sus posibles nietos.

Las Abuelas siguen buscando a sus nietos, hoy adultos, pero también a sus bisnietos -que, como a sus padres, le han vulnerado el derecho a la identidad.

Con esta finalidad trabajan los equipos técnicos de la institución, además de crear las condiciones para que nunca más se repita tan terrible violación de los derechos de los niños y exigir castigo a todos los responsables de estos gravísimos delitos.

Las Abuelas de Plaza de Mayo han logrado restituir hasta ahora 130 identidades, La última restitución de un nieto fue la de Matías Mijalchuk en junio del año 2019. Sin embargo, se estima que todavía quedan cerca de 300 nietos y nietas que viven sin conocer su verdadero origen.

Javier Matías Mijalchuk, último nieto recuperado en el 2019 junto a Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo

Como ellas mismas dicen, primero enfrentaron a la dictadura, luego a la ausencia de justicia y “hoy al paso del tiempo” (no solo siguen buscando a sus nietos, hoy adultos, pero también a sus bisnietos -que, como sus padres, ven violado su derecho a la identidad)

misionesonline.net