Se acerca el eclipse parcial lunar más largo del siglo: cómo y dónde se podrá ver

El último eclipse lunar parcial del año, que además será el más largo de este siglo, se producirá entre el 18 y el 19 de noviembre y el evento será visible en varias partes del planeta.

La luna se deslizará en la sombra de la Tierra durante 3 horas y 28 minutos, según cálculos de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA). La sombra de la Tierra cubrirá el 97,4% de la luna. La fase máxima ocurrirá a la mitad del fenómeno, momento en que se apreciará a nuestro satélite natural con un color rojizo casi en su totalidad, similar a la «luna de sangre».

Este siglo, entre 2001 y 2100, habrá un total de 228 eclipses de luna y la mayoría de los años tendrán dos, mientras que en algunos otros se registrarán hasta tres o cuatro.

Según la NASA, si la climatología lo permite, el eclipse será visible desde cualquier lugar donde la luna aparezca por encima del horizonte durante el eclipse, publicó RT en Español. «Se trata de una enorme franja del planeta la que podrá ver al menos parte del eclipse», que incluye América del Norte y del Sur, Asia oriental, Australia y la región del Pacífico.

En la costa este de Norteamérica, el evento será visible a partir de las dos de la madrugada y alcanzará su máxima visibilidad a las cuatro, mientras que en la costa oeste podrá verse después de las 23, con su máximo a la una de la madrugada.

Para observar el fenómeno no se necesita de equipos especiales, telescopios ni gafas, solo recordar la fecha, esperar que la noche esté despejada y mirar hacia el cielo para ver los cambios en la luna. Sin embargo, los expertos recomiendan evitar la contaminación lumínica de las ciudades y buscar un lugar alejado de grandes construcciones.

Asimismo, la NASA informó que transmitirá en directo el eclipse lunar.

La luna cautivó con un rojo singular a los misioneros el pasado septiembre

En la noche del pasado 20 de septiembre, se pudo apreciar la gran luna llena, pero esta vez con un particular color rojo que conquistó a los misioneros. Algunos de ellos se hicieron una pausa para captar en imágenes el espectáculo de la noche.

Lo que muchos vieron en el cielo fue una luna llena de tinte rojizo, similar a las que se aprecian cuando hay un eclipse lunar, aunque no se trató de uno.

Una de las teorías respecto al color rojizo, sostiene que esto ocurre debido a las partículas de humo que permanecen suspendidas en el aire y producen un fenómeno óptico. El fenómeno se conoce como dispersión de Rayleigh y ocurre todos los días con la luz del Sol, y causa que el cielo sea azul, solo que el humo lo intensifica

Fuente: Ámbito