Hoy es el Día Mundial del Aire Puro: Misiones es la única provincia carbono negativo del país, ¿en qué consiste esto?

El Día Mundial del Aire Puro tiene como objetivo elevar el nivel de salud y bienestar de la población. Además, nos invita a valorar la importancia de los espacios saludables y a aprovechar sus beneficios.

La celebración del Día Mundial del Aire Puro fue instaurada desde 1977 -establecida el tercer jueves de Noviembre-, por la Organización Mundial de la Salud (OMS), debido a su preocupación por las emisiones contaminantes que afectan la salud de las personas y en respuesta a movilizaciones de la sociedad civil en pro del cuidado del medio ambiente.

Este día es un reclamo a la humanidad ante el persistente deterioro del medio ambiente por contaminantes de gases industriales, de vehículos e incendios forestales. Es también un recordatorio contra la degradación ambiental que tiene repercusiones funestas para la vida del hombre y del buen estado de los ecosistemas.

Durante este día se pide a los gobiernos realizar un monitoreo de la contaminación ambiental en sus ciudades y llevar a cabo acciones que la disminuyan.

Paisaje de amanecer en un paisaje helado en Pingjum Frisia, en los Países Bajos.
18 de noviembre, Día Mundial del Aire Puro.
Día Mundial del Aire Puro: Causas de la contaminación del aire

¿Qué es la contaminación del aire? La contaminación del aire, también llamada contaminación atmosférica, se produce por la actividad humana, en especial por la agricultura, las industrias, el tráfico y los generadores de energía. Las causas de la contaminación del aire más frecuentes son:

  • La agricultura usa todo tipo de fertilizantes artificiales que contienen amonio, óxido de nitrógeno y metano. Estos compuestos son muy perjudiciales para la salud. Además, este sector utiliza pesticidas en grandes cantidades.
  • La industria, con sus diferentes procesos, genera demasiados desechos tóxicos, monóxido de carbono, metano e incluso radiaciones radiactivas. Cuando se produce energía, la combustión de gas natural y de carbón generan gases que son lanzados al aire y lo contaminan.
  • El tráfico es responsable de un tercio de la contaminación del aire. Los combustibles que se utilizan en los medios de transporte son derivados del petróleo y generan dióxido de carbono, que es expulsado al aire constantemente.

Ruidos excesivos, desechos mal depositados, pantallas y luces estridentes y gases dañinos son solo algunos de los factores que pueden causar contaminación ambiental. Muchos de ellos están más allá de nuestro alcance cotidiano, pero con pequeños cambios podemos contribuir al funcionamiento de la comunidad.

18 de noviembre, Día Mundial del Aire Puro.

¿Qué podemos hacer para tratar de disminuir esta problemática mundial?

  • Elegir movilidad sostenible es una de las respuestas. El uso de bicicletas y monopatines, o simplemente el hecho de caminar distancias cortas cuando sea posible, reduce el uso de los vehículos que emiten dióxido de carbono y usan combustibles fósiles para funcionar.
  • Consumir productos locales que no necesitan cadenas de distribución es un cambio en los hábitos alimenticios que tiene impacto.
  • Chequeá que el producto tenga un consumo energético eficiente, cuando necesites comprar un nuevo electrodoméstico.
  • Podés ahorrar al elegir la forma de iluminar interiores y exteriores: las lámparas LED reducen el uso de electricidad un 80% con respecto a las halógenas y un 45% sobre las fluorescentes compactas.
  • La instalación de paneles solares puede reemplazar parte del consumo eléctrico o a gas de la vivienda. En la actualidad, en el mercado se consiguen colectores solares para calentar el agua del termotanque y también equipos que permiten alimentar la red energética de la casa.
  • Evitar el uso de pinturas, aceites, solventes y aerosoles.
  • Consumir alimentos orgánicos o al menos aquellos no hayan sido sometidos a un uso tan intensivo de agroquímico y colorantes.
  • Ponga en práctica las 4Rs del ambiente: Rechace, Reutilice, Recicle y  Reduzca.
Cómo es el plan de Misiones para preservar la selva y ser sustentable económicamente

¿Preservar la naturaleza o crecer económicamente? El caso de Misiones evidencia la necesidad de soluciones económicamente justas y ajustadas a normas para quienes preservan el medio ambiente y la posibilidad de vida en el planeta, pero a la vez tienen el costo de oportunidad de no desarrollar actividades rentables en el corto plazo.

Con el récord mundial de diversidad de especies de árboles por hectárea -tiene 453-, Misiones se propuso un desafío: preservar la naturaleza pero, a la vez, lograr el crecimiento económico y el progreso social de su región.

La provincia intenta preservar así la más grande y continua superficie de mata atlántica, 1,4 millón de hectáreas de selva, 46% de la superficie de la provincia, declarada biodiversity hot spot por ONU en 2020. Mientras regiones similares en Paraguay o Brasil fueron deforestadas para plantar soja y para otras actividades,; la provincia argentina durante 20 años aplicó políticas de estado relacionadas con el cuidado del medioambiente.

Recientemente creó el Ministerio de Cambio Climático para llevar adelante gestiones concretas y definir políticas públicas de largo plazo. Una de esas decisiones fue la de entrar en el mercado voluntario de créditos de carbono. Para Silvia Kloster, subsecretaria de Gestión, Desarrollo Sostenible e Innovación, la provincia «se adelantó y vio la posibilidad de contar con financiamiento económico para valorizar uno de los servicios que brindan los bosques nativos, como lo es el de la fijación de CO2. Esta decisión política es producto de una visión sobre la importancia de los recursos naturales y del ambiente que tenemos a largo plazo», dice.

Los mercados voluntarios de carbono (MVC) están dirigidos a organizaciones públicas y privadas que buscan responsabilizarse de su acción climática y compensar su huella de carbono. Posibilita que se adquieran créditos de carbono destinados a financiar proyectos sostenibles. Para ello, se pueden adquirir créditos de carbono participando como financiadores de proyectos que absorben y capturan CO2.

«Nos vinculamos con la empresa Mercuria Energy Trading; mientras a nivel país se avanza en un programa piloto REDD+ financiado por ONU, de u$s 82 millones, como jurisdicción decidimos dentro de ese acuerdo nacional y como parte de nuestra estrategia provincial de mitigación, dar un paso adelante para financiar el trabajo por hacer», dice Kloster.

Según cálculos del mercado voluntario de carbono, un certificado de reducción de emisiones de carbono tiene una valuación actual de u$s 10 por tonelada, por hectárea/año, aunque se espera que los precios suban sustancialmente después de la COP26. El FMI calcula en u$s 75 el valor de la tonelada de carbono para 2030.

El programa que planean no solo contemplaría superficies públicas sino también se invitaría a privados a sumarse al proyecto. «Se trata de fomentar e incentivar la conservación y restauración a cambio de un rédito económico», dice Kloster. Parte del trabajo por hacer será relevar actividades económicas para que no sean factores de deforestación o entrañen riesgos en ese sentido.

«Si la oportunidad económica fuerza a la reducción de los bosques, se propondrían actividades alternativas», dice la funcionaria que reconoce el desafío de encarar la conservación mientras la realidad socioeconómica de las familias locales es compleja.

18 de noviembre, Día Mundial del Aire Puro.

Fuente: cleanipedia.com / fcai.uncuyo.edu.ar