Se multiplican las denuncias por ataques, coimas y pases VIP en el puente San Roque González

El malestar de las personas que aguardan diariamente para trasponer el puente internacional Posadas-Encarnación es permanente. Aseguran que cada vez son más frecuentes los enfrentamientos entre los automovilistas y denuncian el pedido de coimas para adelantarse en la fila donde aguardan por más de ocho horas para trasponer el viaducto San Roque González de Santa Cruz. Ofrecen realizar esa arriesgada maniobra por tres o cuatro mil pesos.

Luego del feriado largo, algunos automovilistas intentaron saltearse turnos y adelantarse y las consecuencias fueron contundentes, sufrieron la rotura de parabrisas. Tal como lo publicó el periodista paraguayo Cristian Giménez, recibieron golpes en sus vehículos de bolitas que eran lanzadas con “honditas” o gomeras.

Luego, varias personas protagonizaron una pelea, que comenzó porque un grupo de automovilistas pretendía pasar desde Paraguay hacia Argentina, sin esperar y sobrepasando a quiénes ya estaban en la fila por varias horas.

En otro video, ya sobre el puente internacional, un camión detuvo el avance de un auto, que pretendía cruzar sin esperar su turno e incluso lo obligó a retroceder y formar la fila, como todos los que aguardaban.

En otros videos que circulan se puede observar, que los automovilistas están armados con “cuchillos y barretines”, para evita los adelantamientos en las eternas horas de espera.

Los trámites que se tienen que hacer en Migraciones y la lentitud con la que avanza el tránsito son determinantes para que se formen largas filas de vehículos que intentan cruzar la frontera todos los días generaron el enojo de los conductores.

Antecedentes

A mediados de febrero, una periodista paraguaya fue agredida mientras hacía un informe sobre el regreso de los llamados “cruces vip” en el viaducto internacional.

La periodista Rocío Gómez, corresponsal en Encarnación de Radio Universo AM 970, diario La Nación y el canal GEN (Grupo nación) vivió la ingrata experiencia junto a Malila Fariña Rodríguez, una pasera paraguaya.

Para evidenciar esta práctica ilegal en la que incurren los paseros y las autoridades, la periodista vestida de civil formó la fila por horas e intentó ingresar en la fila paralela para coimear y dar con el lado argentino, pero casi fue arrollada en el intento por una automovilista disgustada, quien se adelantó a Gómez e incluso le gritó “¡Para qué te metes!”.

Según relató el diario en el cual trabaja Gómez, “los conductores o “paseros” que ingresaban al puente, presuntamente, lo hacían coimeando a la Policía Municipal de Tránsito (PMT) de Encarnación así como a militares de la Base Naval, encargados del tránsito vehicular en la zona, para el adelantamiento y así evitar esperar como las demás personas”.

El tanto, el miércoles 23 de febrero, por las imágenes que circularon en las redes sociales, se armó un enfrentamiento entre unas 10 personas, hombres y mujeres, que se “trenzaron” a piñas y patadas en pleno puente, que une Posadas y Encarnación.

Reunión bilateral

Por las quejas de las coimas, falta de controles y la lentitud para cruzar, hoy jueves, el coordinador del Área de Control Integrado Alcides Brizuela, convocó a una reunión bilateral en Encarnación, a fin de abordar la problemática en el cruce fronterizo y la limpieza sobre el puente internacional.

“El puente en sí, es territorio de nadie”

Luego de 10 horas de hacer fila, la corredora inmobiliaria, Julia Acosta Azoya logró trasponer el puente internacional Roque González de Santa Cruz. “La odisea se da en dos etapas. Una arranca cuando se inicia la cola en la avenida Irrazabal que va a Pacú Cuá. Nosotros ingresamos 6:45 am a la fila , 7.30 aparece una persona en moto ofreciendo adelantar la fila por $4.000, al que obviamente dijimos que no. De ahí estuvimos casi hora y media sin que se mueva un centímetro la fila”, detalló.

Alrededor de las 13, lograron acercarse a la aduana paraguaya. “En la zona de Mega Shop, es donde aprovechan para meterse en la fila descaradamente, en las narices de quienes ya hacía como 6 horas estábamos transpirando en ella. A un par me tocó mandarlos al frente con la Policía, que mucho no se estresa para mantener el orden, pero en fin, cómo me puse enfrente para ver si efectivamente sacaba a la camioneta con patente argentina de la fila, no le quedó otra que pedirle que se salga. Convengamos no son solamente las patentes paraguayas que irrespetuosamente se suman, también automóviles con patente argentina”, cuestionó.

Otra etapa, según Acosta Azoya es el tramo sobre el puente. “Circula lento porque le encontraron la vuelta. Si hay uno que está más cerca de la aduana argentina, a punto de llegar, le deja un espacio para que ingrese el otro que también está en el puente, pero mucho más atrás. Avisa y este último viene como si estuviera en fórmula uno y se mete a la fila con total descaro. Es indignante”, sostuvo y remarcó “el trayecto sobre el puente es tierra de nadie”.

A Julia Acosta Azoya le ofrecieron adelantarse la fila por 4 mil pesos pero por la noche, a sus hermanas -que eran cinco personas en el vehículo- les ofrecieron hacerlo por 12 mil pesos.

Para la posadeña, en el puente deberían haber cámaras de seguridad o mayor presencia de Gendarmería. “Que estén en distintos puestos al menos para que quienes circulamos nos sintamos más protegidos. Tanto que dicen que el puente de la amistad de Foz y Ciudad del Este es peligroso, lastimosamente el nuestro va por el mismo camino”, comparó.

Primera Edición