Analizan nuevas medidas para controlar las extensas filas en el puente Posadas-Encarnación

Las largas filas y los prolongados tiempos de espera para traspasar el puente internacional San Roque González de Santa Cruz se volvieron moneda corriente para quienes ingresan al país desde Encarnación hacia Posadas. En el medio, crece la tensión por las demoras que superan las diez horas para el cruce de tres kilómetros sobre el río Paraná.

Ante esta situación, se realizó ayer una reunión bilateral entre autoridades argentinas y del Paraguay en el afán de avanzar en una solución a una problemática que se repite desde hace años y se acentuó después de la reapertura del viaducto tras el cierre producto de la pandemia.

En el encuentro, que se hizo en horas de la tarde en Encarnación, se trataron tres ejes: las largas filas, los adelantamientos suscitados para el ingreso al centro de frontera de Posadas y la limpieza del puente. “Una de las propuestas fue realizar en los próximos días un estudio sobre el estado actual de los tensores, para ver con detalle cuánto peso puede aguantar el puente internacional, teniendo en cuenta que en los últimos meses toda la espera para ingresar a la Argentina se da sobre el viaducto”, afirmó Andrés Morel, concejal encarnaceno y partícipe de la reunión en diálogo con El Territorio.

En este sentido, el edil del vecino país explicó que el estudio apunta a realizar el mantenimiento de la infraestructura del puente, que ya tiene más de 30 años de uso. Pero además, para evitar que los automovilistas esperen durante prolongadas horas sobre el viaducto, sobre todo, en medio de jornadas de altas temperaturas sobre estas latitudes.

También comentó que autoridades argentinas plantearon la posibilidad de que la espera para el cruce de ambos lados de la frontera no se concentre sobre el corredor internacional, sino en las ciudades. Sin embargo, desde Encarnación reiteraron que se carece de un camino exclusivo que conecte con el centro de frontera, como sí ocurre en Posadas, a pocos metros de la costa del río. Este mismo planteo, se realizó a mediados de enero, en medio de extensas esperas para traspasar la frontera. En ese momento, se resolvió eliminar la exigencia del PCR negativo que muchos paraguayos se hacían en la cabecera argentina debido a la diferencia de costos, ya que en el país resultaba más económico.

“A diferencia de Posadas, la fila para cruzar desde Encarnación se mete dentro del ejido urbano, causando problemas en el tránsito sobre las avenidas y esquinas de la ciudad. Además, esto provoca la situación de adelantamientos y cobros que se están registrando en los últimos días. También, la espera en la ciudad genera muchos problemas de suciedad. Si bien es una propuesta, la solución para esto será a largo plazo, con un proyecto que incluya un corredor costero cerca del Paraná; pero esto demandará tiempo e inversión. Por eso, se pidió tiempo para una mejor organización para solucionar esta situación y que la espera sea en la ciudad y no sobre el puente”, explicó Morel sobre lo dialogado en el encuentro del que participaron personal de aduana, puerto, policías, consulados y miembros de la gobernación de Itapúa (Paraguay) y de Misiones.

Sobre los adelantamientos, comentó que ante esta situación se evalúa reforzar la seguridad en la zona de frontera, con la colocación de más cámaras y el refuerzo del personal que se encargue de la cuestión, en el afán de evitar estos hechos que generaron malestar en los últimos días.

Asimismo, indicó que en las próximas jornadas se concretará una nueva reunión entre las autoridades para definir próximas medidas mientras se monitorea cómo sigue la situación sobre el viaducto.

En tanto, Héctor Careaga, coordinador de Centro de Frontera Mesopotamia Norte, comentó que se analiza la posibilidad de aplicar multas para aquellos que se adelanten sobre el puente.

Además, consideró que las extensas demoras sobre el puente internacional se deben al crecimiento en el flujo vehicular que provocan una saturación en el carril de ingreso al país, como también por la falta de personal en el área de Aduana.

“Todo el personal de Migraciones está trabajando y no podemos habilitar más carriles porque no tenemos más personal”, planteó el funcionario nacional.

Forman fila para luego vender el lugar

El adelantamiento de vehículos, tanto en el puente como en la fila de espera para el ingreso al centro de frontera, se convirtió en los últimos días en un gran problema. Y en el medio, los negocios que giran en torno a ello.

En este sentido, en las últimas horas trascendió a través de redes sociales que algunas personas realizan la fila y luego “venden” ese espacio, para traspasar con rapidez hacia el puente internacional San Roque González de Santa Cruz. Según informó el medio paraguayo SNT, se trata de personas que realizan la espera con su vehículo en la ciudad pero no realizan el cruce hacia Posadas. A través de publicaciones en Facebook, ofrecen el lugar por un monto que asciende hasta los 100.000 guaraníes, es decir, por casi 3.000 pesos.

El Territorio