Qué artefacto de calefacción evita un fuerte impacto en factura de electricidad

Existen algunos tips para elegir entre las opciones más eficientes para calefacción: caloverntor, radiador eléctrico o estufa de cuarzo. Qué tener en cuenta a la hora de elegir.

Todavía no empezó el invierno, pero la primera ola polar ya llegó. Cuando se viene el frío muchos salen en búsqueda de opciones rápidas para calefaccionarse, en especial que no requieran de instalación alguna. Sin embargo, este apuro puede costar caro a fin de mes a la hora de ver el impacto del consumo en la factura.

Si bien hay varias opciones para calefaccionarse con electricidad, algunas gastan mucho más que otras. Por eso, desde Edesur ofrecen algunos tips fáciles para tener en cuenta a la hora de elegir cómo subir la temperatura de tus ambientes de forma eficiente y a la vez reducir el impacto del consumo en tu factura.

Las preguntas a la hora de elegir son muchas: ¿Qué gasta más? ¿El aire acondicionado en modo calor o las placas eléctricas? El caloventor es pequeño y sin instalación, pero ¿cuánto consume?

El impacto en la factura de electricidad

Al comprar algún artefacto eléctrico para calefaccionarse lo barato puede salir caro a fin de mes y tener un impacto fuerte en el gasto mensual. Entonces, es importante pensar a largo plazo. No solo hay que evaluar el costo del aparato, también debemos tener en cuenta cuánto consume.

El caloventor es una opción pequeña, que se adapta a casi todos los ambientes y bolsillos. Sin embargo, es la que más gasta. Puede llegar a consumir tres veces más que un panel eléctrico de bajo consumo, los que en contrapartida hoy se presentan como la opción más eficiente.

Mientras un caloventor de 2.000 W de potencia consume 2 KW por hora, un panel usa 0,60 kWh y para su instalación no es necesario realizar ningún tipo de obra compleja, además de ser un método de calefacción sustentable.

El radiador eléctrico estándar se encuentra también entre los que menos gastan por hora de consumo, unos 0,96 kWh, seguido por el aire acondicionado que eleva el consumo a 1,01 kWh, siempre y cuando el equipo se coloque en los 20° modo calor. Por cada grado que se suba el termostato, la demanda de energía puede incrementarse entre 7 y 9%.

En tanto, debajo del podio que ocupa el caloventor se coloca en segundo lugar la estufa de cuarzo (2 velas), que consume 1,20 kWh.

Mirar la etiqueta de eficiencia energética

Cuando se compra un artefacto eléctrico para calefaccionarte hay que saber que algunos consumen mucho más. Además, dentro de un mismo tipo de artefacto algunos gastan menos que otros. Esto se puede chequear en la etiqueta de eficiencia energética.

La etiqueta está pegada a los aparatos y cuenta con una escala de colores. Cuanto mayor es la eficiencia, menor es el consumo.

La mayor eficiencia es el color verde, clase A. La menor eficiencia es color rojo, clase G.

Preparar los ambientes

Es indispensable aislar correctamente los ambientes para que el calor no se pierda. Para ello, existen varios consejos:

  •  Chequea ventanas y puertas para minimizar al máximo las filtraciones de aire frío. Utiliza burletes o masilla. Recordar ventilar los ambientes una vez por día.
  • Durante el día abrí persianas y cortinas para aprovechar la luz y el calor natural que brinda el sol. Durante la noche, cerrarlas y bajar las persianas para proteger las superficies vidriadas del frío.

Fuente: ámbito