Avanza un nuevo IFE ante las alarmantes cifras de pobreza e indigencia en Argentina

Avanza un nuevo IFE ante las alarmantes cifras de pobreza e indigencia en Argentina. Los datos que arrojó el informe de “Incidencia de la pobreza y la indigencia” en la Argentina, que difundió el Indec, este miércoles, son los que esperaba el Gobierno para enviar un mensaje de contención, tanto para frenar la presión social en alza como para cumplir con el pedido del bloque del Frente de Todos que lidera Juan Grabois, de un salario de emergencia desde hace meses.

En un escenario convulsionado, con datos que comienzan a mostrar recesión en la economía, alta inflación, las agrupaciones sociales en la calle y gremios en tensión por la recomposición salarial, este viernes, Sergio Massa presentará los resultados finales de la liquidación extra por el “dólar soja”, y se espera el anuncio de “ayuda” a través de la Anses a los sectores más vulnerables.

El Gobierno informó que la pobreza infantil afectó a 50,9% en el primer semestre del 2022. Según la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) que hizo el Instituto Nacional de Estadística y Censos en 31 aglomerados urbanos de todo el país con una población de 29,2 millones de personas, la pobreza afectó en la proyección al total país de 47,3 millones habitantes -según el Censo 2022 del Indec- a 5,54 millones de niños menores de 14 años, de los cuales 1,38 millones son indigentes.

En la segunda mitad de 2021, ya virtualmente superados los efectos negativos sobre el empleo en general de la pandemia de Covid-19, el informe del organismo oficial de estadística había detallado que el 51,4% de los habitantes de 0 a 14 años eran pobres. De ese grupo, el 12,4% de los niños vivían en la indigencia, es decir en hogares en donde los ingresos monetarios por todo concepto no llegaban a cubrir la compra de la canasta básica alimentaria al promedio de precios que releva el Indec en todo el país.

En el primer semestre del año, antes del shock de precios de julio, la pobreza alcanzó al 36,5% de la población y la indigencia a 8,8%, luego de descender al 37,3% y al 8,2% entre julio y diciembre del año pasado, respecto al 40,6% y 10,7%, que se llegó en la primera mitad de 2021, respectivamente.

Los resultados, muestran el cuarto retroceso consecutivo en el nivel de pobreza, luego de la situación crítica que generó la pandemia que llevó a esta condición al 42% de la población.

(Fuente: ED)