Los combustibles no podrán subir más de 4 por ciento mensual hasta marzo

El ministro de Economía, Sergio Massa, anunciará este lunes la incorporación de los combustibles al programa de Precios Justos durante cuatro meses, con aumentos máximos del 4 por ciento en los primeros tres meses y del 3,5 el último.

Es un refuerzo sustancial para el objetivo de detener la inercia inflacionaria, que fue acelerando este año desde el 3,9 por ciento de enero hasta el máximo de 7,4 por ciento en julio, para estacionarse el último trimestre arriba de los 6 puntos. El objetivo del equipo económico es que en abril del año que viene el índice de precios vuelva a empezar con 3.

La medida se suma a la nueva versión del dólar soja, que arranca también desde este lunes, a través del cual se asegura el ingreso de al menos 3000 millones de dólares para el Banco Central, con el reconocimiento de un precio de 230 pesos para la liquidación de exportaciones del sector. Es un camino para intentar consolidar una paz cambiaria que sirva para aminorar la inflación.

Massa y la secretaria de Energía, Flavia Royon, se reunirán con representantes de las petroleras para definir los términos del acuerdo que contempla un aumento limitado en la venta de los combustibles líquidos, confirmaron fuentes oficiales, aunque las empresas prefirieron mantener silencio.

“Habrá un sendero de incrementos en los próximos cuatro meses con topes de aumentos para reducir la inflación”, expresaron los voceros oficiales. El jefe del Palacio de Hacienda, Royon y el secretario de Comercio, Matías Tombolini, se reunirán con directivos de YPF, Shell, Axion y Puma para terminar de definir los detalles del acuerdo.

El nuevo acuerdo se sumará a los que realizó el Gobierno con las principales empresas de consumo masivo para Precios Justos, más los dos convenios con la industria textil y de indumentaria y entendimientos acotados con laboratorios, con resultados disímiles, más el cambio en el esquema de incrementos para las prepagas. De todos esos sectores, el de los combustibles es el que tuvo aumentos más moderados, pero también es el que más repercute en el resto de la economía por el encarecimiento de la logística, entre otros motivos.

Con la última suba de noviembre, de entre 6 y 9 por ciento en promedio, las naftas treparon en torno al 60 por ciento en el año, aunque las versiones premium se encarecieron hasta 70 por ciento. En cuanto al gasoil, donde pesa la importación, subió 84 por ciento el común y 112 el premium. La inflación general acumulada hasta octubre, en tanto, se ubicó en 76,6 por ciento.

En cuanto a Precios Justos, se espera que se termine de instalar la señalética que distinguirá a los productos en las góndolas y se avance con la capacitación de inspectores que estará descentralizada y a cargo de los municipios.

Hasta el momento hay más de 113 empresas incluidas en el programa y 1823 productos que se mantendrán a precios constantes en 2500 bocas de expendio de 18 cadenas de supermercados, 9 cadenas mayoristas con 200 puntos de venta, y 25 cadenas locales del interior con más de 150 comercios de todo el país.

Ya está disponible la aplicación para teléfonos móviles -Precios Justos, para teléfonos con Android y IOs- que ya tuvo más de 100.000 descargas en las últimas jornadas y que permite ver la lista de productos incluidos, lectura de códigos de barra y una opción para denunciar una diferencia de precios o faltantes.

De esta forma, se busca evitar los abusos de empresas, con un límite de aumentos del 4 por ciento que estará monitoreado por la Secretaría de Comercio, a través de sistemas electrónicos y de la asistencia de los intendentes y los inspectores que podrán fijar y cobrar las multas.

“Estamos muy enfocados en seguir profundizando la hoja de ruta para lograr orden fiscal, acumular reservas y avanzar con la política de precios”, dijo Tombolini días atás. “Precios Justos ayudará a ordenar la dinámica de precios en un sendero más tranquilo”, estimó. El nuevo paso es el acuerdo por los combustibles.

Fuente: Revista Códigos