Científicos creen que podemos comunicarnos con los gatos parpadeando muy lentamente

Los gatos tienen un poco de reputación de distantes, especialmente en comparación con los perros. Pero si se encuentra que el amigo felino es un poco difícil de vincular, tal vez simplemente no se esté hablando su idioma.

La investigación muestra que en realidad no es tan difícil. Solo se necesita sonreírles más. No sonreír a la manera humana, mostrando los dientes, sino a la manera del gato: entrecerrando los ojos y parpadeando lentamente.

En un estudio, los científicos observaron las interacciones gato-humano y pudieron confirmar que este acto de parpadear lentamente hace que los gatos, tanto animales familiares como desconocidos, se acerquen y sean receptivos a los humanos.

“Como alguien que ha estudiado el comportamiento animal y es dueño de un gato, es genial poder demostrar que los gatos y los humanos pueden comunicarse de esta manera”, explicó la psicóloga Karen McComb de la Universidad de Sussex en el Reino Unido cuando se publicaron los resultados del estudio.

“Es algo que muchos dueños de gatos ya habían sospechado, por lo que es emocionante haber encontrado evidencia de ello”.

Si se pasó algún tiempo cerca de gatos, probablemente se haya visto la expresión facial de “ojos parcialmente cerrados”, acompañada de parpadeo lento. Es similar a cómo los ojos humanos se estrechan cuando sonríen, y generalmente ocurre cuando el gato está relajado y contento. La expresión se interpreta como una especie de sonrisa de gato.

La evidencia anecdótica de los dueños de gatos ha insinuado que los humanos pueden copiar esta expresión para comunicar a los gatos que somos amigables y abiertos a la interacción. Entonces, en el estudio, un equipo de psicólogos diseñó dos experimentos para determinar si los gatos se comportaban de manera diferente hacia los humanos que parpadeaban lentamente.

En el primer experimento, los propietarios parpadearon lentamente a 21 gatos de 14 hogares diferentes. Una vez que el gato estaba acomodado y cómodo en un lugar en su entorno familiar, los propietarios recibieron instrucciones de sentarse a un metro de distancia y parpadear lentamente cuando el gato los estaba mirando.

Las cámaras grabaron tanto la cara del dueño como la cara del gato, y los resultados se compararon con la forma en que los gatos parpadean sin interacción humana.

Los resultados mostraron que los gatos son más propensos a parpadear lentamente a sus humanos después de que sus humanos han parpadeado lentamente hacia ellos, en comparación con la condición de no interacción.

El segundo experimento incluyó 24 gatos de ocho hogares diferentes

Esta vez, no fueron los dueños los que parpadearon, sino los investigadores, que no habían tenido contacto previo con el gato. Para un control, los gatos fueron grabados respondiendo a una condición de no parpadear, en la que los humanos miraban a los gatos sin parpadear.

Los investigadores realizaron el mismo proceso de parpadeo lento que el primer experimento, agregando una mano extendida hacia el gato. Y descubrieron que no solo era más probable que los gatos parpadearan, sino que también era más probable que se acercaran a la mano del humano después de que el humano hubiera parpadeado.

“Este estudio es el primero en investigar experimentalmente el papel del parpadeo lento en la comunicación gato-humano”, dijo McComb.

“Y es algo que puedes probar tú mismo con tu propio gato en casa, o con gatos que encuentres en la calle. Es una excelente manera de mejorar el vínculo que tienes con los gatos. Intenta entrecerrar los ojos como lo harías con una sonrisa relajada, seguido de cerrar los ojos durante un par de segundos. Descubrirás que responden de la misma manera y puedes iniciar una especie de conversación”.

Fuente: TN