Gripe Aviar: el Senasa extrema la vigilancia para evitar la propagación de la enfermedad

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) mantiene el “alerta rojo” encendido por la detección de casos de gripe aviar en aves silvestres y en algunas de corral en patios de casas ubicadas en Santa Fe o Córdoba.

Al mismo tiempo se recibió hasta el momento 98 notificaciones de animales muertos o con sintomatología, ninguno en establecimientos productivos.

Las autoridades sanitarias mantienen el control y seguimiento de cada caso con el objetivo de “proteger el estatus zoosanitario de la Argentina y evitar perjuicios en la actividad productiva”. Hoy habrá una reunión en el Gobierno. La misma será encabezada por el ministro de Economía, Sergio Massa, y participarán el Secretario de Agricultura, Juan José Bahillo, y funcionarios del Senasa, encabezados por la presidenta del organismo sanitario, Diana Guillén.

Hasta el momento, el Senasa informó que solamente se encontraron aves silvestres o en traspatios de casas, confirmando la detección de cinco casos positivos en Jujuy, Salta, Córdoba y Santa Fe. Al respecto, Rodolfo Acerbi, vicepresidente del organismo sanitario, en diálogo con este medio detalló que ante la aparición de los casos “inmediatamente se procedió a imponer un área de vigilancia a tres kilómetros a la redonda de donde fueron encontradas las aves que dieron positivo, con casos de patogenicidad H5, y se cumplió con el mapeo de granjas comerciales, si en la zona hay explotaciones como aves ponedoras o parrilleras. También se impone un segundo cordón de seguridad de otros siete kilómetros. Desde el Senasa, junto a las provincias y municipios, se trabaja fuertemente en asegurar medidas de bioseguridad en el área a través de control de movimientos y acciones de desinfección”.

“Mientras tengamos solo casos positivos en aves migratorias o en patios de casas particulares no se pierde el status de país libre de influenza aviar. Así Argentina puede seguir exportando sin dificultad sus productos avícolas. No subestimamos al virus por su alta contagiosidad, ya que puede ser transportado, aunque es sensible al sol y al calor”, agregó Acerbi.

Las autoridades del Senasa consignaron que es muy difícil que el ser humano se contagie de fiebre aviar, ya que el virus presente en la mucosa del animal infectado debería tomar contacto con los ojos o mucosa de una persona. Tampoco puede ser transmitido el virus por la ingesta. Por tal motivo, se recomienda no tomar contacto con animales enfermos y dar la alerta al número de whatsapp 11-5700-5704. Sin embargo, para las aves, el virus presenta una alta contagiosidad a partir de la detección de aves migratorias infectadas.

Información

Actualmente la Argentina está informando diariamente a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OMSA), con sede en París, sobre el detalle de los casos detectados y también a los países compradores de productos avícolas de Argentina. Se sigue de modo estricto un protocolo de comunicación con el envío de información a mercados árabes, China y la Unión Europea. Así la Argentina mantiene el status de libre de influenza aviar y que tiene controlada la enfermedad en ámbitos silvestres y de traspatios.

“Hasta el momento –dijo Acerbi-, el SENASA detectó casos en aves silvestres; en Santa Fe, es un traspatio; el segundo de Córdoba, murió un pavo en un traspatio (es decir patio interno de las casas donde se ubican por ejemplo gallineros): hay una campaña de sensibilización y la gente está denunciando. En el 2021 tuvimos una sospecha, en el 2022 tuvimos 30 en análisis, y ahora hay como 100. La gente, los veterinarios y los guarda parques nacionales y provinciales, con quienes estamos trabajando muy bien, están reportando lo que sucede en los espejos de agua cuando hay un ave muerta. El laboratorio del SENASA está trabajando todos los días y recibe muestras de todo el país”, dijo.

Acerbi comentó además que la influenza aviar es una enfermedad que hace 23 años fue detectada mundialmente, sobre todo en el Europa y también en el Continente Americano, y ahora detectada en aves como patos y gansos que emigran desde el hemisferio norte al sur. “Las líneas migratorias las veníamos estudiando desde el 2022. Una del Pacífico pasa por el centro de Córdoba, y hay otra que pasa por Punta del Este y baja por la panza de la provincia de Buenos Aires. Allí se ha detectado alguna ave portadora y nos ha causado algún dolor a los países sudamericanos”, aseguró el funcionario.

Funcionarios de Agricultura, el Senasa, y los ministerios de Salud y Seguridad, al momento de anunciar la semana pasada el primer caso de gripe aviar en la Argentina

Los especialistas sanitarios cuando reciben las aves denunciadas, se les hace una necrosis, se analizan los órganos, también la sangre y secreciones, y en menos de 48 horas de recibido el material se puede saber en el Senasa si es un virus de baja o alta patogenicidad (calificado como H5) u se es por otra causa la muerte. Hay que recordar que el organismo sanitario lanzó una alarma con los primeros focos de influenza aviar registrados en México, Cuba y República Dominicana en septiembre del 2023 y hoy se mantiene, junto a los controles que están realizando las autoridades sanitarias locales. Tras los casos registrados en Bolivia se pasó “al alerta de naranja a rojo directamente”.

Por último, el funcionario recordó, que el Senasa realizó un simulacro de detección de fiebre aviar en Santa Fe como preparación “ya que se consideraba que no hay cartel ni aduana que retenga a un ave migratoria. Lamentablemente, el cuadro de influenza aviar llegó a la Argentina, comenzó por Jujuy y siguió por Córdoba y Salta, y en las últimas horas tuvimos un caso en Villa Cañás, en Santa Fe”, concluyó.

Fuente: El Misionero