Revelan que 3 de cada 10 chicos llega a 6º grado con 11 años y conocimientos satisfactorios

Solo el 31% de los alumnos misioneros que ingresan a primer grado llegan al sexto grado en el tiempo aguardado y con conocimientos satisfactorios de lengua y matemática. A nivel país, logran este estatus el 43% de los alumnos. A diferencia de lo que pasa en secundaria, en primaria los niveles de repitencia y abandono son bajos: 9 de cada 10 alumnos llegan a sexto grado en el tiempo teórico. Hay desigualdades significativas entre provincias.

Los datos surgen del informe “¿Cómo llegan los estudiantes al final de la escuela primaria? Trayectorias escolares y aprendizajes”, del Observatorio de Argentinos por la Educación, con autoría de Melina Furman (Universidad de San Andrés), Gabriela Catri y Martín Nistal (Observatorio de Argentinos por la Educación).

El documento analiza el Índice de Resultados Escolares de los estudiantes de primaria, relevante de la cantidad de cuántos estudiantes de una cohorte (en este caso, quienes comenzaron primer grado en 2016) llegan a sexto grado en el tiempo teórico (es decir, en 2021) y con los conocimientos esperados de Lengua y Matemática (de acuerdo con las pruebas Aprender 2021).

Según aclararon los autores, aunque la cohorte analizada (2016-2021) se vio afectada por la pandemia, los resultados de la cohorte 2011-2016 muestran un nivel similar.

Poca repitencia y abandono

A nivel nacional, el 92% de los alumnos llegan a sexto grado en el tiempo teórico: a diferencia de lo que sucede en secundaria, los niveles de repitencia o abandono en primaria son escasos. Los resultados de las provincias varían. En algunas, prácticamente todos los estudiantes que ingresan a primer grado llegan a sexto en el tiempo teórico esperado, sin repetir ni abandonar: el porcentaje asciende al 99% en Córdoba, Jujuy, Neuquén y Río Negro. En el otro extremo se encuentran Misiones (82%).

Niveles satisfactorios de aprendizaje

Sin embargo, solo el 43% de los estudiantes llegan a 6° grado a tiempo y con niveles de aprendizaje satisfactorios o avanzados en lengua y matemática. Se trata de dos áreas fundamentales para generar una base de conocimiento que les permita acceder a una ciudadanía plena y continuar su trayectoria educativa en el nivel secundario.

Las tres provincias con mayor Índice de Resultados Escolares son: CABA (63%), Córdoba (56%) y Río Negro (47%). En el extremo opuesto se encuentran Corrientes (30%), Catamarca (26%) y Chaco (25%).

“Estos resultados muestran que las dificultades en los aprendizajes no comienzan en la secundaria y que hay que atajarlas antes, en la primaria. Que un alto porcentaje de alumnos comience la secundaria sin una base que los habilite a seguir aprendiendo es una mecha encendida para el fracaso escolar posterior, cuando la escolaridad se complejiza con más profesores y una modalidad más desafiante como la del nivel medio”, señala Melina Furman, coautora del informe. Y añade: “Garantizar que los chicos y chicas alcancen en la primaria una buena plataforma de aprendizajes es clave para sus trayectorias posteriores. Para eso, es necesario fortalecer las estrategias de enseñanza de los docentes, asegurar recursos y acompañamiento a aquellos estudiantes con mayores dificultades”.

Revisar paradigmas

“Estas trayectorias reales con bajo rendimiento académico se hacen presentes cada día en las escuelas, muy a pesar de los esfuerzos de los docentes, de los directivos, del cuerpo de supervisión, de las familias, de las políticas educativas y las políticas públicas en general. Si todos estamos haciendo el mejor de los esfuerzos, ¿qué nos lleva a estos índices? En mi opinión, como docente rural de humilde trayectoria, esos esfuerzos deberían encontrarse, revisar paradigmas, y buscar sobre todo que el saber en las aulas sea funcional y auténtico. Es decir, devolverle a la escuela su misión de educar (y que deje de ser el lugar donde todo se soluciona)”, reflexiona Marina Gómez, maestra en una escuela estatal de Salta.

Fuente: Primera Edición