Coronavirus enferma a los mercados: caen las bolsas del mundo y el petróleo, mientras sube el oro

La semana comienza con bajas en las bolsas, fuerte caída del petróleo y suba del oro. Ya son más de 80 los muertos por el virus chino. Wall Street opera con descensos de más del 1%.

Los efectos del coronavirus chino, que ya dejó al menos 80 muertos, continúan teniendo efectos negativos en los mercados del mundo. El impacto de la propagación de la enfermedad hizo que la semana comenzara con bajas en las bolsas, fuerte caída del petróleo y suba del oro.

Wall Street

Las acciones estadounidenses operan con descensos de más de 1%, arrastradas por el temor a que se produzcan más turbulencias de los mercados por la veloz propagación de un nuevo tipo de coronavirus en China.

En los primeros minutos de la sesión, el Promedio Industrial Dow Jones perdía un 1,54%, a 28.542,49 unidades. El S&P 500 cedía un 1,47%, a 3.247,16 unidades; y el Nasdaq Composite bajaba un 2,39%, a 9.092,46 unidades.

Por su parte, los rendimientos de la deuda gubernamental estadounidense caían el lunes y tocaron mínimos de tres meses ante la preocupación por el impacto económico de la propagación de coronavirus desde China, mientras el Departamento del Tesoro se preparaba para vender 81.000 millones de dólares en deuda.

La cifra de muertos por el brote surgido en China ha subido al menos a 81. El virus llegó a más de diez países, incluyendo Francia, Japón y Estados Unidos, y algunos expertos en salud no están seguros de que Pekín pueda contener la epidemia.

«Estamos viendo ventas de acciones, compras de activos seguros», comentó Guy LeBas, estratega de Janney Montgomery Scott. «La noticia ciertamente es lo del coronavirus».

«Claramente habrá algo de impacto económico (…) se está dando en medio de una festividad de mucho consumo», agregó LeBas. «Además es muy pronto para saber cuál será ese impacto o cómo pasa a otras economías, pero el impulso de crecimiento chino es extremadamente importante para la economía global».

El retorno del bono a 10 años caía a 1,625% desde 1,680% el viernes. En las operaciones de la madrugada, el referencial llegó a rentar un 1,604%, mínimo desde el 10 de octubre.

La curva de rendimiento entre las notas a 2 y 10 años se reducía a 17 puntos básicos, nivel más plano desde el 11 de diciembre.

El movimiento se producía antes de la venta que realizará el Departamento del Tesoro de 40.000 millones de dólares en notas a 2 años y 41.000 millones de dólares en papeles a 5 años el lunes. También subastará 32.000 millones en deuda a 7 años el martes.

La Reserva Federal concluye el miércoles una reunión de dos días. El pronóstico es que el banco central no anuncie cambios en sus tasas de interés.

Bolsas del mundo

Las acciones mundiales caían a su nivel más bajo en dos semanas por el aumento de la preocupación por el impacto económico de la propagación del coronavirus chino, en medio de un alza de la demanda de activos seguros como el yen y los bonos del Tesoro estadounidense.

La cifra de muertes por el brote del coronavirus se elevó a 81 y la enfermedad se ha propagado ya por más de 10 países, incluidos Francia, Japón y Estados Unidos. Algunos expertos sanitarios han puesto en duda que China pueda contener la epidemia.

El índice de acciones mundiales de MSCI, que incluye títulos de 47 países, cedía un 0,42%, hasta su mínimo desde el 13 de enero.

En Europa, las bolsas caían siguiendo la estela de sus pares asiáticas. El índice paneuropeo STOXX 600 perdía un 2%, su cota más reducida en varios meses.

Las acciones de compañías mineras se desplomaban un 3,1%, presionadas por su exposición a China, liderando los declives entre los principales subsectores europeos.

«El coronavirus genera un impacto económico y financiero. Aún hay que analizar su magnitud, pero podría ser la chispa para un largamente demorado ajuste en los mercados de capital», dijo en una nota a sus clientes Marc Chandler, estratega jefe de mercados en Bannockburn Securities.

En Asia, el promedio japonés Nikkei perdió un 2%, su mayor desplome diario en cinco meses. Los futuros mini del índice S&P 500 de Wall Street cedían un 0,9%, tras caer un 1,3% más temprano en las operaciones en Asia.

«Con la mayoría de los mercados asiáticos cerrados, los inversores de dinero rápido están comprando activos sin riesgo como los bonos y vendiendo en el Nikkei», dijo Masahiko Loo, de Alliance Bernstein. «Creo que esto seguirá así esta semana, hasta que los mercados chinos reanuden las operaciones la próxima semana y ceda el brote del coronavirus».

El índice más amplio de MSCI de acciones de Asia-Pacífico excluyendo Japón perdía un 0,45%, aunque los mercados en China, Hong Kong, Taiwán, Corea del Sur, Singapur y Australia estaban cerrados el lunes.

En el mercado cambiario, el yen se fortalecía un 0,5%, a 108,73 unidades por dólar, su máximo en dos semanas y media. El euro operaba a 1,1031 dólares, mejorando el mínimo de ocho semanas de 1,1019 dólares del viernes.

Petróleo y oro

Los precios del oro tocaban máximos de dos semanas, mientras los del crudo retrocedían más de un 2%, tocando mínimos de varios meses.

El oro al contado avanzaba un 0,5%, a 1.577,93 dólares la onza, tras haber subido hasta un 1%, su nivel más alto desde el 8 de enero, a 1.586,42 dólares.

Los futuros del oro en Estados Unidos mejoraban un 0,3%, a 1.576,50 dólares.

El crudo referencial internacional Brent perdía 1,49 dólares, o un 2,46%, a 59,20 dólares el barril, tras haber tocado los 58,68 dólares, su mínimo desde fines de octubre.

Por su parte, el precio internacional del petróleo retrocede un 3% y se ubica en US$ 58,08 el barril en Londres, el valor más bajo desde principios de noviembre pasado, a causa del temor que produce en los mercados el continuo avance del brote de coronavirus de China.

Por su parte, el precio del barril West Texas Intermediate, de referencia para Estados Unidos, también cae más de 3% en el segmento electrónico, hasta los US$ 52,52.

La contracción en el precio del crudo se produjo luego que el gobierno chino reconociera que el número de infectados por el brote de coronavirus alcanza a 2.744 personas en la nación asiática, casi 800 más que el dato anterior, según un cable de la agencia Europa Press.

El ministro de Energía de Arabia Saudita, el príncipe Abdulaziz bin Salman Al-Saud, intentó calmar a los mercados asegurando el lunes que está atento a los desarrollos en China, al tiempo que indicó que confía en que el nuevo virus pueda ser contenido.

La reacción de los mercados «se debe principalmente a factores psicológicos y a las expectativas extremadamente negativas adoptadas por algunos participantes en el mercado, a pesar de su muy limitado impacto en la demanda mundial de petróleo», afirmó.

(Ambito)