«Los rugbiers me incriminaron por maldad», Pablo Ventura habló tras ser sobreseído

Pablo Ventura fue incriminado por los rugbiers en el asesinato de Fernando Báez, tras ser sobreseído sostuvo que, «Hasta que me liberaron fue algo horrible»

Pablo Ventura, el remero de Zárate que ayer fue sobreseído por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell, aseguró hoy sentirse reconfortado por la decisión de la Justicia y dijo que cree los rugbiers lo involucraron en la causa «por maldad».

El joven de 21 años afirmó esta mañana en C5N que luego de haber sido notificado formalmente ayer del sobreseimiento dictado a su favor se siente «mejor» y está tratando de volver «a una vida normal»

Al ser consultado sobre el motivo por el que alguno de los diez rugbiers imputados y aún detenidos en la causa lo incriminaronen el hecho, Ventura respondió: «Creo que por alguna maldad».

Además, reiteró que a los imputados sólo los conocía «de vista, del boliche», que no tenía relación con ellos y que sólo «una vez» lo habían provocado.

Ventura dijo que el día que lo fueron a detener a su domicilio en Zárate sintió «tristeza y bronca» por «no saber» qué estaba pasando y nunca entendió por qué lo acusaron de algo que no hizo.

«Nadie me supo explicar. Recién cuando legué ala DDI de Villa Gesell me dijeron que estaba acusado del asesinato de un chico y que supuestamente me había fugado. Yo les dije que nunca estuve en Villa Gesell y siempre estuve en Zárate, pero al principio no me creían», recordó el remero.

«Por suerte conmigo la Justicia actuó bien y rápido», dijo Ventura y en ese sentido explicó que «al tercer día» los investigadores lo trataron «un poco mejor porque ya se daban cuenta que no tenía nada que ver» con el crimen.

«En los videos se veía bien que yo no estaba», dijo sobre la prueba fílmica que se recabó en el expediente y además mostró en cámara una de sus zapatillas y señaló que él calza «49 y medio» cuando la zapatilla ensangrentada que los rugbiers dijeron que era de él y secuestrada en Villa Gesell es talle «42 o 43».

«Hasta que me liberaron fue algo horrible», dijo el joven y manifestó que ahora espera que » simplemente se haga justicia» y que se «determine quiénes fueron» los autores del asesinato.

Fuente: Los Andes