Tras casi 4 años de su suspensión, se anunció la construcción del ARSAT-3

Una de las primeras medidas en política satelital que adoptó la gestión de Mauricio Macri, en 26 de marzo de 2016, fue suspender la construcción del ARSAT-3.

Este satélite geoestacionario tenía por objetivo brindar servicios de telecomunicaciones y contaría con una cobertura que abarcaría todo el continente americano. Ahora, a cuatro años de su suspensión, el Gobierno anunció mediante un comunicado que, finalmente, se construirá.

De suspensión y “autofinanciamiento”

“ARSAT necesita autofinanciamiento porque nos encontramos con una empresa que tiene cosas buenas, pero con un desmanejo de los fondos. Y en este camino buscamos la incorporación de socios colaborativos”, había afirmado el por entonces presidente de la compañía estatal ARSAT, Rodrigo De Loredo.

El 30 de junio de 2017, el propio titular de la compañía, mediante un video, anunciaba que la empresa había alcanzado la “autosustentabilidad”. “Cerramos importantes contratos que nos permiten afirmar, menos de un año después, que logramos vender la capacidad del ARSAT-2 y traer inversión extranjera”, afirmó Loredo, pero del ARSAT-3 no había noticias.

Ya en febrero del año pasado, la ubicación que le correspondía a la Argentina dentro de la maraña de satélites que rodea al planeta volvía a estar en riesgo, como había ocurrido con el ARSAT 1. Es por eso que la gestión de Cambiemos decidió alquilar un satélite europeo, que ya había superado su vida útil, para no perder la posición orbital.

El acuerdo con la empresa SES tenía un costo de unos 454 mil euros mensuales, es decir unos 7 millones de euros por 11 meses; los cuales vencían el pasado diciembre. Pero además se debieron pagar 2 millones de euros por el cambio de ubicación, ya que se desplazó desde la ubicación POG de 67° Oeste, destinada a la Comunidad Andina (Ecuador, Perú, Colombia y Venezuela) hacia la posición orbital 81 Oeste, donde debía ubicarse el ARSAT-3.

El satélite alquilado, denominado ASTRA-1H, ya había pasado su vida útil, la cual se calcula en unos 15 años aproximadamente, ya que fue lanzado al espacio en 1999 y la tecnología con la cual había sido desarrollado y confeccionado es, según los propios expertos, muy rudimentaria si se contraponía con la que se estaba trabajando con el INVAP.

Vuelve el ARSAT-3

Ahora, tras el cambio de gestión, se realizó la primera reunión entre las autoridades de la Secretaría de Innovación Pública, ARSAT e INVAP para iniciar con la construcción del ARSAT-3.
“Este proyecto es una política de Estado muy importante para nosotros. Debemos igualar derechos y gestionar políticamente para garantizar la universalización de la conectividad”, afirmó Micaela Sánchez Malcolm, secretaria de Innovación Pública de la Jefatura de Gabinete de Ministros.

Al tiempo que aseguró: “Este hito, el lanzamiento de ARSAT-1 segunda generación, es una continuidad de una política que fue iniciada durante la segunda presidencia de Cristina Fernández de Kirchner y que está fuertemente impulsada por la Presidencia de Alberto Fernández y por la Jefatura de Gabinete de Ministros a cargo de Santiago Cafiero”.

“El Estado es el actor fundamental para igualar derechos sin el cual es imposible garantizar el acceso universal a internet o el acceso a la conectividad”, completó la funcionaria tras el encuentro del que también participaron el subsecretario de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, Martín Olmos; el Presidente de ARSAT, Pablo Tognetti; y el Gerente General de INVAP, Vicente Campenni.

Ahora, el ARSAT-3 tendrá entre sus tareas primordiales brindar banda ancha a todo el territorio nacional y se convertirá en el primer satélite de alto rendimiento de la flota geoestacionaria, el cual se sumará a sus “hermanos” recién en 2023.

“Poder contar con soberanía en materia de telecomunicaciones es fundamental para nosotros. Eso hace que tengamos una posición estratégica internacional pasando a ser uno de los pocos países con capacidad plena de desarrollar satélites de semejante envergadura”, destacó Tognetti (ARSAT).

Al tiempo que Campenni afirmó: “Este encuentro es un hito fundamental para los objetivos del país, de hacer de la tecnología una herramienta para el desarrollo del pueblo” y aseguró en el INVAP “esto nos llena de alegría y de alguna manera está completamente alineado con nuestro objetivo que es hacer de la tecnología un elemento de desarrollo del país”.

A24.