Intensifican fumigación ante más denuncias de casos febriles

En tiempos de coronavirus, hay otra enfermedad que también debe ser tenida en cuenta: el dengue. Es que tal cual estaba previsto la región atraviesa un fuerte brote de la patología que transmite el mosquito Aedes aegypti.

En Misiones hasta este martes se notificaron un total de 6.813 casos febriles asociados al dengue. Y si bien sólo 238 fueron confirmados por laboratorio, todos son tomados como positivos tal cual habían explicado desde el gobierno. La mayoría de los casos son de DEN-1, pero también hay cuadros de DEN-2 y DEN-4, y así, la coexistencia de tres serotipos complejiza el panorama pudiendo producirse cuadros graves o hemorrágicos.

Comandante Andresito y Puerto Iguazú fueron las zonas donde comenzaron a producirse este año los primeros casos; le siguió Oberá y actualmente la capital misionera. En ese sentido, y aprovechando que la gente está en cuarentena, la Municipalidad posadeña está reforzando los operativos que incluyen eliminación de criaderos, visita a las casas, búsqueda de febriles y fumigación.“Sólo se fumigan los posibles casos de dengue y donde viven los vecinos más próximos”, explicaron. Así esta semana visitaron las chacras 190, 193 y 189 del barrio Laurel. Ayer estuvieron en Las Tacuaritas, hoy harán lo propio en algunas chacras de Rocamora y previamente pasaron por Yacyretá, Yohasá y San Isidro, en coincidencia con las zonas que más fichas epidemiológicas reportan.“Recibimos una notificación del Ministerio de Salud de la Nación que establece que tenemos que continuar con los operativos de bloqueo porque estamos en brote y lo que necesitamos es reducir la posibilidad de que se expanda la enfermedad”, señaló a El Territorio Emilio De Lima, director de Epidemiología de Posadas.

Consultado sobre cuáles son los elementos que más detectan en las recorridas, indicó que baldes de pintura y potes de helado son “los criaderos más comunes”. “También hay elementos más grandes, como cocinas, lavarropas y sanitarios en desuso. Pero los que son criaderos efectivos del mosquito son elementos de pequeño tamaño”, insistió.

Falsa creencia

Por otro lado se explayó sobre una falsa creencia instalada donde se piensa que la fumigación es suficiente para contrarrestar el avance del dengue. “Estamos saturados con los pedidos de fumigación, la gente cree que es mágica, pero no es así. La fumigación controla solamente al mosquito adulto, al que vuela y está en el ambiente en el momento en que se aplica el insecticida, no es 100% efectiva”, aclaró.Y siguió: “Si sólo fumigo y no limpio el patio para sacar a las larvas y las pupas -última fase del mosquito en el agua- en unos días voy a tener mosquitos volando de nuevo. La verdadera prevención pasa por el control en la fase acuática, eliminando los criaderos”.

En esa línea, Lhea Alegre, secretaria de Salud, remarcó en que cuando llegan a un domicilio “explicamos la gente que hay casos en la zona, por eso necesitamos revisar los patios. En los patios eliminamos tachos o latas que se usan como maceta y no se encuentran perforados y acumulan agua, ya que cuando llueve el agua inunda la maceta, tapa de agua los huevos que están en los bordes y eclosionan”. Y recordó que el huevo del mosquito puede sobrevivir hasta un año sin estar en contacto con líquido. Pidió además renovar a diario y cepillar los recipientes de agua de mascotas, “prestar atención a los platos debajo de las macetas. En Villa Sarita, que hay un foco grande de mosquitos, es por esto, por los platos debajo de las macetas. Hay que colocar arena en esos portamacetas para que no junten agua”.

territoriodigital.com