La pandemia pone en jaque el ritual de compartir mate

El mate no se prohíbe, pero si el ritual de compartirlo. Algo que costará aplicar para aquellos amantes que deberán cambiar costumbre a raíz de esto.

Uruguay, Argentina y Paraguay se encuentran en plena lucha contra el coronavirus y una de sus máximas tradiciones se pone en jaque: el mate.

En plena pandemia, el Gobierno de Uruguay pidió que no se comparta la bombilla. Una uruguaya, Florencia Arezo, dijo: “En el ámbito del trabajo o en el ámbito social o con amigos o lo que sea ahí ya no lo compartes o no lo ofreces el mate, como que ya te da cosita compartirlo, pero en familia, yo que sé, o con la personas con la que vives, ahí sí que lo compartes.”

Los uruguayos son los mayores consumidores de yerba mate, 10 kilos al año por cabeza, unos dos litros diarios. Pero con la pandemia este ritual ha empezado a peligrar.

El virólogo Santiago Mirazo de la Universidad de Uruguay, manifestó: “La temperatura en la bombilla, que es de metal no es homogénea, y a medida que el agua avanza, se va enfriando por el metal que cuenta emisión de calor, y en la punta de la bombilla el agua está mucho más fría y en esa temperatura el virus sobrevive, con lo cual, la carga viral que hay en la punta de la bombilla es alta.”

El mate no se prohíbe, pero si el ritual de compartirlo. Algo que costará aplicar para aquellos amantes que deberán cambiar costumbre a raíz de esto.

D26.