Corrientes es la primera provincia en pasar a la fase 5

El gobernador de Corrientes, Gustavo Valdés, anunció que, sin casos activos de coronavirus a la vista, esa provincia pasará a la fase 5 de la cuarentena, denominada “nueva normalidad”, lo que permitirá la reapertura de bares, restaurantes, gimnasios, y hoteles, en tanto que se autorizarán las reuniones sociales.
“En Corrientes decretamos la cuarentena y establecimos protocolos de aislamiento casi 10 días antes de que lo hiciera la Nación, lo que nos permite el ingreso a la fase 5 del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio”, celebró el mandatario provincial al brindar una conferencia de prensa en la Casa de Gobierno.
Valdés solicitó a la ciudadanía de su provincia que continúe cumpliendo con las medidas de protección, como el uso de barbijo, productos de higiene y desinfección, así como el respeto del distanciamiento social, y advirtió que si esto no ocurre y se registran casos positivos de Covid-19 se podría “volver a fases anteriores de la cuarentena”.

“Mediante el programa Hospedaje Seguro, habilitaremos los hoteles para que los correntinos se trasladen fronteras adentro de la provincia. Además, se habilitan todas las áreas del gobierno de Corrientes con personal esencial y sin aquellos que están en grupos de riesgo”, comunicó.
A diferencia de otras provincias que tuvieron una nula circulación del virus como Formosa y Catamarca, en Corrientes se registraron 78 casos positivos, pero la totalidad de las personas afectadas ya se recuperaron y fueron dadas de alta, por lo que no queda ningún enfermo activo.
“Gracias a Dios, podemos decir que no tenemos coronavirus en territorio correntino. Los últimos que padecían la enfermedad fueron dados de alta. Los que estaban en el Servicio Penitenciario dieron negativo y los últimos médicos también dieron negativo. En Corrientes no hay coronavirus positivo”, festejó el gobernador.
En la nueva fase 5, se reforzarán los controles en las fronteras de la provincia para evitar la importación de la enfermedad: se prestará particular atención a las fronteras con Brasil, como el Paso de los Libres-Uruguayana y Santo Tomé-San Borja, debido a que Brasil es el “nuevo epicentro mundial del coronavirus”, alertó Valdés.
También se pondrá el ojo en la frontera con Paraguay, en el paso Ituzaingó-Ayolas, y habrá controles más estrictos en el puente General Belgrano que comunica con la vecina provincia de Chaco, donde la situación epidemiológica es compleja.
Según se informó, los gimnasios estarán habilitados desde el 1 de junio, y será obligatorio el uso de barbijos para los clientes.
Los bares y restaurantes se habilitarán pero con reserva de turnos y una ocupación máxima del 50% de la capacidad de los locales, en tanto que estará prohibido el servicio de barra y se fijará un máximo de cuatro personas por mesa, que deberán usar barbijos a excepción del momento de ingerir.
Las reuniones sociales serán de hasta 10 personas los sábados y domingos: los sábados con amigos y los domingos con familiares.
“La guerra contra el coronavirus no está ganada aún. Si vuelve a reaparecer el virus, tenemos que poner todo nuestro esfuerzo y no perderle paso y la trazabilidad. Si nos va mal, vamos a volver a las fases anteriores”, advirtió Valdés.

territoriodigital.com