Esos kilos de más por la cuarentena: cómo combatirlos

En el tiempo que llevamos en cuarentena, más de la mitad de los argentinos aumentó de peso. De este porcentaje, el 18% acumuló entre tres y cinco kilos en sólo dos meses. La mayor ingesta de alimentos y bebidas (alcohol y gaseosas) y la disminución de la actividad física, se encuentran entre las principales causas que obraron como responsables de los kilos de más, según se desprende de la encuesta Impacto de la cuarentena en los hábitos de los argentinos, que publicó recientemente la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN).

El muestreo se realizó de forma online, y participaron 5.458 jóvenes y adultos de 18 a 70 años de todo el país. Los resultados preocupan a quienes ya advierten que la ropa ajusta, y también a los especialistas, que llaman la atención acerca de que si no se controla esta situación, cuando pase la pandemia emergerán más cuadros asociados a obesidad como hipertensión y diabetes.

En Misiones, si bien no hay un estudio pormenorizado de este efecto de la cuarentena, el panorama en general coincide con las observaciones de la SAN. La nutricionista Moira Mazzanti, a cargo del servicio de nutrición del Hospital Escuela Ramón Madariaga, expresó que “es verdad que en esta cuarentena muchas personas subieron de peso, es una cuestión que se debe abordar, porque cuando pase la pandemia vamos a tener más casos de enfermedades asociadas como la hipertensión, niveles elevados de azúcar en sangre, dolores musculares”, enumeró en una entrevista telefónica con El Territorio. En este sentido, explicó que el servicio del Madariaga aborda el sobrepeso y obesidad desde un enfoque de salud integral.
“Con los pacientes trabajamos en enfocarnos en mejorar la salud. Para ello, hay que realizar al menos cuatro comidas al día, que son las que nos tienen que garantizar los nutrientes necesarios para nuestro bienestar”.     

Estas comidas no siguen un plan riguroso sino que se basan en una distribución saludable de los alimentos ingeridos: “es importante que podamos incorporar más verduras y frutas. Siempre se recomienda elegir verduras y frutas de estación, que son más fáciles de adquirir y más económicas. Somos una población que consume mucho hidratos de carbono y no lo compensamos con las verduras que nos van a aportar las fibras”. Precisó que no se trata de suprimir ningún grupo de alimentos, sólo hay que incorporarlos en equilibrio.
“No decimos que no hay que comer hidratos. Los hidratos son necesarios porque son fuente de energía, pero hay dietas muy de moda que promueven la alimentación libre de hidratos y no las recomendamos para nada”.
Así, habló de que un plato saludable se distribuye una mitad para verduras -al menos una porción debe ser cruda-, la otra mitad se parte en dos cuartos: un cuarto para las proteínas como carnes y huevo y otro para los hidratos como polenta, arroz, fideos, legumbres, también papas, batatas, mandioca. En tanto, la ración recomendada de frutas es de dos a tres unidades diarias y no olvidarse de ingerir dos litros de agua e infusiones tibias, sin azúcar añadida.  Asimismo, remarcó que en la búsqueda de un peso saludable, además de una dieta balanceada y la práctica regular de actividad física, es aconsejable adoptar hábitos saludables en relación a la comida y las emociones.
“Si hay algo positivo que podemos sacar de la cuarentena, es la oportunidad que tenemos de tomarnos el tiempo para generar hábitos saludables. En relación a un tratamiento para perder peso, nosotros siempre indicamos también el acompañamiento terapéutico con un psicólogo”.
Añadió que detrás del sobrepeso “suelen aparecer cuestiones irresueltas que es bueno ir sanando, tanto si uno va a un profesional o si hace una reflexión para sí mismo, es muy importante atender a las emociones que nos hacen comer: ¿qué nos pasa cuando comemos de más o a deshora? estamos enojados o frustrados, aburridos o ansiosos, discutimos con alguien, tuvimos un mal día o nos sentimos incómodos ante una situación o un problema”.
Como pedir ayuda profesional en medio de la pandemia es difícil, la especialista aconsejó que “tenemos que encontrar el tiempo para mirarnos, escucharnos, conectarnos con esas emociones que nos molestan para poder detectarlas y así tener la posibilidad de modificarlas. Otra muy buena práctica es comer con conciencia, dedicarnos a masticar, a disfrutar de los sabores, eso ayuda a una mejor digestión”.
En este punto, consideró que el ejercicio del mindfulness con sus técnicas para la atención plena y consciente es un aliado de la salud mental, emocional y del cuerpo.
“Vivimos corriendo, no tenemos tiempo o ganas de cocinar entonces optamos por alimentos muy elaborados que no son los más saludables. La cuarentena, si bien dejó a muchos sin la rutina de moverse, es un momento propicio para adquirir hábitos saludables como ejercitar diariamente, meditar, cocinar, compartir con la familia la hora de la comida”.
Sostuvo que el  no moverse  propicia la aparición de dolores nuevos como malestar del estómago, dolor de cabeza, contracturas musculares.      “Hagamos cosas que nos hagan bien, si estamos en casa por la cuarentena, bailemos, pongamos música, generemos endorfinas, que ser feliz es el mejor camino para el equilibrio”, dijo. 

Servicio gratuito
El servicio de nutrición del hospital ofrece atención gratuita a personas que buscan perder peso y también casos más complejos de obesidad y obesidad con patologías asociadas.
En estos momentos, por la cuarentena, no se hacen ingresos de pacientes nuevos, sí se realiza el seguimiento y control de los pacientes que ya están en el programa. Desde esta semana, además de la atención en internación, se otorgan dos turnos diarios a los casos urgentes.

Explicó Mazzanti que “el servicio cuenta con nueve nutricionistas y se trabaja en interconsulta con médicos de otras áreas y el área de salud mental, un logro que nos llena de alegría es la adherencia de los pacientes, porque es difícil dar el primer paso y pedir ayuda y también es complejo mantener la asistencia a los controles y no abandonar. Entonces tener pacientes que cumplen, que siguen, que con su voluntad y con el acompañamiento salen adelante, es un orgullo”.

Por último, acerca del momento en que el peso se convierte en una preocupación, concluyó, “creo que es cuando algo nos está diciendo que estamos comiendo de más, que no nos sentimos cómodos con nuestro peso, que estamos ingiriendo alimentos de manera desordenada, es un momento de parar, pensar y buscar una opción más saludable, no hace falta subir diez kilos para recién comenzar a hacer algo”.

Hábitos y pandemia

  •  En kilos
    El 78,5 de los encuestados por la Sociedad Argentina de Nutrición ganó de uno a tres kilos en cuarentena. El 18%, subió entre tres y cinco kilos. Y el resto, cinco kilos o más. 
  • Sedentarismo
    La cuarentena impone un sedentarismo obligatorio, pero gran parte de la sociedad no tiene por hábito realizar actividad física, por lo que se aconseja moverse. 
  • Ansiedad
    El 44,7% admitió que picotea entre comidas. Y el 21,8 tuvo episodios de ingesta excesiva con sensación de descontrol. 
  • Mantenerse activo
    Entre los consejos, la SAN señaló la importancia de las actividades placenteras como escuchar música, leer, bailar.

TERRITORIODIGITAL.COM